¡Ojo con abusar de los zapatos de punta y tacón! Estas pueden ser las consecuencias para tus pies

El Neuroma de Morton es uno de los problemas que puedes padecer al utilizar este tipo de calzado

Por Pilar Hernán

Ojo con el abuso de los zapatos de tacón. Estilizan, suponen el complemento perfecto para cualquier look, pero su uso excesivo puede provocar diversas dolencias en los pies. Los expertos del Ilustre Colegio Oficial de Podólogos de la Comunidad Valenciana (ICOPCV) han querido centrarse en la que es una de las dolencias menos conocidas que están muy ligadas al uso excesivo de un calzado de punta estrecha y tacón elevado, que generan neuropatía por comprensión y hacen que la parte del antepié reciba una presión exagerada, en sus estadios iniciales hablamos de neuritis y, en momentos más crónicos, el nervio se “engrosa” y aparece el llamado Neuroma de Morton.

“El Neuroma de Morton es una fibrosis que aparece alrededor del nervio digital plantar cuando pasa por las cabezas metatarsiales y es común que esté entre el dedo tercero y cuarto del pie, aunque podría aparecer entre otros dedos. Es un dolor muy molesto porque es de tipo eléctrico, como el que podemos sentir cuando nos damos un golpe en el codo. Entonces, esto implica que cuando aparece el dolor vaya acompañado de una reacción corporal de movimiento brusco”, ha explicado Pilar Nieto, presidenta del ICOPCV. Según comentan los podólogos, el dolor lo provoca la inflamación que resulta del roce continuo sobre el nervio por las estructuras por las que discurre.

Lee también: Metatarsalgia: te contamos las causas y el tratamiento para este molesto dolor en el pie

VER GALERÍA

¿Cuáles son sus causas?

-Junto al abuso de un calzado inadecuado, otras causas que potencian su aparición son los dedos en garra, ya que la deformación de los dedos de los pies puede comprimir el nervio y provocan el Neuroma de Morton.

- También predispone a padecerlo apoyar mal el pie al caminar. En concreto, realizar más apoyo en la zona lateral del pie cargando todo el peso del cuerpo en esta zona debido a que se realiza menos descarga en el primer dedo.

Lee también: ¿Cuáles son los motivos por los que duele el talón?

Así se manifiesta

¿Cuáles son los síntomas que nos pueden alertar de que padecemos este problema? “El síntoma es un dolor localizado en la zona del antepié. Es un tipo de molestia que se asemeja a cuando pisamos una piedra o como si tuviéramos pequeñas rampas en la zona”, nos explica por su parte Maite García, vicepresidenta del ICOPCV, a la que le preguntamos si hay personas con más riesgo de padecer este problema. “Más que personas en sí, está relacionado con trabajos o deportes que requieran que el pie apoye con más frecuencia en esa zona y se compriman los nervios. Un ejemplo de esto son las azafatas, profesionales del baile, corredores, albañiles…”, nos matiza.

¿Cómo se llega al diagnóstico de este problema? “El diagnóstico suele ser clínico, es decir, con la sintomatología descrita por el paciente. No obstante, en ocasiones se puede confirmar por ecografía (que no irradia) o resonancia magnética”, resume la experta.

Lee también: La causa por la que te duele el dedo gordo del pie si haces 'running'

¿Qué debemos hacer?

Una vez que se llega al diagnóstico, toca ponerse manos a la obra. La recomendacion es dejar el calzado que ha perjudicado la salud del pie y optar por uno más ancho que respete el ancho natural del pie. “Alternar el tipo de calzado que utilizamos es una buena opción. Eso sí, si parecemos una dolencia de este tipo lo mejor es que el calzado tenga una horma ancha”, nos explica. ¿Y qué se puede hacer una vez que los tratamientos más conservadores no dan sus frutos? “Si un tratamiento conservador no funciona, tenemos que recurrir a tratamientos más invasivos que no son excesivamente dolorosos como son las infiltraciones o la neuromodulación. Si estos tampoco funcionan, sólo quedará la opción de la cirugía”, apunta Maite García.

¿Es un problema que se puede prevenir? La especialista nos detalla que se puede prevenir si utilizamos un calzado amplio en la zona anterior, es decir, hemos de comprobar que la horma del calzado no nos comprima en exceso el ancho del pie, pues en esa zona es donde los huesos pueden comprimir los nervios y dar lugar a este tipo de dolencias.

Lee también: Dolor de espalda: para prevenirlo, elige bien tu calzado