retina

Las señales que indican que estás cansada de tu trabajo

Con la vuelta de las vacaciones, muchos nos preguntamos si el trabajo que estamos realizando ya no nos gusta o si estamos presas de la rutina. Así puedes saberlo

por Nuria Safont

Puede que solo sea una etapa más. Pero es posible que se trate, efectivamente, de haber caído presa de la rutina en tu trabajoSegún nos explica Antonio Cano, presidente de la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (Seas), la monotonía en el entorno laboral depende tanto del trabajador como del trabajo. Por ejemplo, un individuo extrovertido, con grandes dotes de comunicación, muy sociable y que necesite relacionarse con sus compañeros puede acabar cayendo en la telaraña de la rutina si le encierran en una oficina dónde apenas tenga contacto exterior. En cambio, la persona con el carácter opuesto, más introvertido suele ser a su vez mucho más creativo y su capacidad para encontrar sentido a cualquier oficio que desempeñe es mayor.

La monotonía por si sola puede cargarte tanto que, aunque tu trabajo en apariencia sea cómodo y no requiera mucho esfuerzo, esta rutina acaba haciendo tanta mella que te provoque cansancio y fatiga mental y que acudas a tu trabajo aburrida y desmotivada. Esto puede acabar cuasando estrés y convirtiendo al profesional en un trabajador quemado. Por otro lado, el hecho de estar siempre conectado, debido al teletrabajo o a las nuevas tecnologías, no hace más que agravar esta sensación que puede afectar a la salud mental. 

Vuelta al trabajo: síndrome postvacacional, sus síntomas, causas 

Síndrome del profesional quemado

En mayo de 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconocía oficialmente como enfermedad el ‘burnout’ o ‘desgaste profesional’, trastorno emocional vinculado al ámbito laboral que aparece como consecuencia de una situación de estrés laboral crónico, fruto de la incapacidad para desconectar del trabajo, lo que repercute negativamente en la salud física y mental, nos explican desde Cigna. 

Un estudio de la aseguradora ha puesto de manifiesto, además, que la pandemia ha incrementado el porcentaje de profesionales que se sienten así. Según Cigna, la situación de incertidumbre y los cambios en el entorno laboral han propiciado que el 45% de los españoles en activo reconozca sufrir estrés relacionado con el trabajo. 

¿Qué es el síndrome del trabajador quemado o 'burnout'?

La monotonía como generadora de estrés

Cuando la sensación de monotonía y repetición persiste en el tiempo puede llegar a generar estrés. Y que este no siempre se produce por situaciones de excitación o de exceso de trabajo, sino que el defecto o la reiteración de una misma tarea puede propiciarlo. Trabajar mucho estresa, pero aburrirse también.Es entonces cuando el sujeto se expone a padecer crisis de angustia, ansiedad o incluso depresión.

Cuando se sospecha que la rutina o la monotonía laboral está perjudicando la salud, es conveniente acudir a un especialista para que analice cuál es el grado de afectación y para que ayude a tomar decisiones. Lo ideal sería un cambio de puesto o de funciones en la misma empresa pero no siempre es posible y hay que plantearse un cambio más drástico.

Cómo cuidar la salud mental si estás en paro

Cómo saber si estoy cansada 

Algunos síntomas lo delatan: 

  • ¿Ya no disfrutas con tu trabajo? 
  • ¿Te has notado más agresiva últimamente?   
  • ¿Te sientes más cansada mental y físicamente? 
  • ¿Padeces insomnio?
  • Los domingos por la tarde, ¿te pones de mal humor?  
  • Te pasas la semana deprimida y Cuándo llega el viernes ¿vuelves a sentirte feliz?
  • ¿Padeces problemas gástricos o cardiacos que remiten el fin de semana o los periodos vacacionales?  
  • Tus relaciones con los compañeros de trabajo, ¿han empeorado? 
  • ¿Has notado que tu rendimiento laboral ha disminuido?

 Si contestas afirmativamente a dos o más preguntas es posible que el trabajo te canse o te estrese. Lo mejor que puedes hacer es hablar con tus superiores y comentarles tu problema para tratar de solucionarlo.

Cómo vencer la monotonía

Como decíamos, en primer lugar, es recomendable que hables con tu empresa. Pero, además, es conveniente que intentes vencer tú misma la sensación de montonía 

Más implicación. Puedes aportar nuevas ideas e intentar ser siempre muy participativa. Esto también te compromete a asumir todas aquellas responsabilidades que el puesto te permita. 

Evita la comodidad. Intenta encontrar el placer de trabajar y aléjate de la idea simplista de hacer solo lo que se te pide. Cada día puede ser un aprendizaje.

Recompénsate. A menudo, una tiene que sacar fuerzas de flaqueza y tratar de hallar razones estimulantes y atractivas en la labor que se desempeña. Puede darte pequeñas recompensas por el trabajo bien hecho. Seguro que con ello conseguirás motivarte. 

Comunicación asertiva. Huye de situaciones tóxicas e intenta mantener siempre un buen clima en tu entorno labora. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie