mujer estrés

¿Qué es el síndrome del trabajador quemado o 'burnout'?

Si te sientes frustrado, fatigado y crees que tu trabajo ha perdido valor para ti, ¡ojo!, porque puedes estar experimentando una situación de estrés cronificado

por hola.com

El burnout o el síndrome del quemado laboral, "se refiere a un proceso complejo que se desarrolla como respuesta a un estrés en el lugar de trabajo que no se ha afrontado de forma exitosa y se ha vuelto crónico", nos explican los expertos del equipo de SENS Centro de Atención Psicológica (www.senspsicologia.com). Un síndrome que la OMS ha incluido recientemente a su listado de enfermedades y que caracteriza en tres dimensiones: Sentimientos de falta de energía, cansancio o agotamiento, distanciamiento mental y sentimientos negativos o cínicos con respecto al trabajo, miembros del equipo y clientes relacionados con el trabajo y eficacia o productividad profesional reducida.

¿Cómo sé si estoy sufriendo de 'burnout'?

¿Te sientes agotado o crees que has perdido la energía porque te cuesta levantarte para ir a trabajar? ¿Presentas actitudes y sentimientos negativos hacia tus compañeros de trabajo o hacia el rol que desempeñas en tu trabajo? ¿Te sientes frustrado, te ves sobrepasado por las responsabilidades o te sientes angustiado permanentemente en tu lugar de trabajo? ¿Percibes que el trabajo ha perdido el valor que tenía para ti, te sientes insatisfecho o has perdido la ilusión en lo que haces? ¿Percibes que tu rendimiento ha decaído considerablemente? Entonces, puede que estés experimentando un estrés laboral que se ha cronificado y es importante que lo atiendas cuanto antes, nos detalla Marcela González, Psicóloga y Psicoterapeuta de SENS.

"Todo esto aparece de manera paulatina y puede repetirse a lo largo del tiempo. Lo que sí es importante descartar es que el estrés no se deba a una situación puntual como puede ser un proyecto muy demandante en el que te encuentres, la adaptación que implica un cambio de rol dentro de la empresa o la presencia de un jefe complicado. Además de que no hayan factores externos como los mencionados anteriormente que expliquen los síntomas descritos, los mismos deben ser intensos y mantenerse a lo largo del tiempo", advierte.

VER GALERÍA

"El estrés se cronifica cuando las estrategias de afrontamiento o los recursos con los que cuenta la persona para gestionar situaciones estresantes dejan de ser eficaces o le resultan insuficientes. La persona se ve sobrepasada por la demanda en el ambiente laboral y, además, esta demanda se mantiene en el tiempo sin disminuir", apunta Olivia Szinetar, Psicóloga y Psicoterapeuta del centro.

¿Qué puedo hacer para salir de esta situación?

Si ya se ha detectado que estás sufriendo el síndrome de burnout el siguiente paso es tomar medidas para superar esta situación y disminuir el malestar. "Es importante tener claro que el tratamiento será diferente para cada individuo. Dado que la forma de ser, el contexto al que pertenece, los factores concretos que entraron en juego en su malestar, las características de su trabajo, incluso la cultura a la que pertenece la persona hacen de cada caso una historia muy particular", comenta Patrícia Pizzolante, psicóloga y psicoterapeuta de SENS. Con esto en mente mencionaremos algunas estrategias generales que pueden ayudar a la persona a superar el síndrome de burnout:

  • Abre un espacio para pensar en lo que te está sucediendo. Poder hacerse preguntas sobre el propio malestar y entender qué significado tiene para la persona lo que está viviendo, son los primeros pasos para elaborar la realidad en la que está inmerso.
  • Reconoce y acepta las emociones que estás sintiendo. Poder integrarlas al resto de tus vivencias permitirá comenzar a trabajar en ese malestar, en pro de buscar construir soluciones.
  • Pide ayuda cuando lo necesites. Activa tus redes de apoyo y forma un equipo que pueda acompañarte.
  • Abre un espacio para el autocuidado. Respetar los horarios, poner límites, aprender a decir que no, fomentar tus aficiones, cuidar los autorreproches y la culpa, forman parte del cuidado propio y facilitan la posibilidad de construir un equilibrio entre la vida laboral y personal.
  • Presta atención a tu cuerpo. El ejercicio físico y las actividades orientadas a manejar la tensión en lo fisiológico como la respiración abdominal o la relajación muscular, son estrategias que ayudan a calmar la ansiedad y permiten aumentar la sensación de bienestar.
  • Busca ayuda de un profesional. La psicoterapia abre un espacio hacia el cambio. Ofrece la posibilidad de revisar junto con otro su historia personal, identificar sus sentimientos y emociones, además de trabajar una o más visiones diferentes acerca de la problemática, así como respuestas posibles a la misma. La psicoterapia permite construir un camino para que la persona sea capaz de regular la ansiedad que le genera la situación y gestionar las diferentes emociones que experimenta frente a este tipo de experiencias.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie