mujer haciendo ejercicio en la playa

Si quieres tonificar tus abdominales, apunta este ejercicio

Los giros rusos te ayudan a trabajar, especialmente, los abdominales oblicuos de forma efectiva, pero debes saber bien cómo hacerlos.

por Pilar Hernán

Trabajar la zona abdominal es uno de los grandes objetivos que se marcan muchas personas cuando comienzan a hacer ejercicio. Por eso, la opción que te planteamos hoy, puede serte de ayuda, pues estamos ante un ejercicio que muchos entrenadores recomiendan incluir en nuestro entrenamiento, sobre todo si queremos trabajar una zona complicada como es el abdomen. Pero, eso sí, hay que hacerlos de la forma correcta para sacarles todo el partido y aprovechar sus beneficios, tal y como nos detalla Javier González, entrenador y director de JG Fitness Coaching.

Lee también: Ejercicios para trabajar la zona lateral de los abdominales

¿Qué músculos trabajamos con este ejercicio?

Estamos ante un ejercicio, sin duda,  muy completo que nos ayuda a tonificar la musculatura de toda la faja abdominal. El entrenador personal nos detalla que con este ejercicio trabajamos sobre todo los oblicuos internos y externos, ya que son los principales músculos que intervienen en el giro del torso que tenemos que realizar, pero además incluye trabajo de recto abdominal y zona lumbar.

Lee también: 'Bird dog': el ejercicio que te ayuda a fortalecer tu zona lumbar

Paso a paso

El entrenador personal nos detalla cómo realizar, paso por paso, este ejercicio, para que le saquemos el máximo partido: 

1. Sentado con piernas flexionadas hacia el pecho, sin que los pies toquen el suelo.

2. Realizar giros con el torso llevando las manos hacia la derecha y posteriormente hacia la izquierda.

3. Repetir este movimiento continuamente.

Lee también: Estos son los errores más comunes de las mujeres cuando hacen entrenamiento de fuerza

Errores que tienes que evitar al hacerlo

Matiza, eso sí, que es importante para este ejercicio realizarlo con la espalda recta, “sacando pecho” y por supuesto a un ritmo que nos permita mantener esta posición. “Si lo hago a gran velocidad, pero no soy capaz de mantener la espalda recta, podría perjudicar la zona lumbar y además el ejercicio no sería tan efectivo. Más rápido no siempre es sinónimo de más trabajo”, nos cuenta.

Lee también: Ejercicios para adelgazar o tonificar que no sirven si los haces mal

Ir aumentando la dificultad

Javier González nos detalla que para sumar exigencia podemos realizarlo con carga extra, aguantando peso con las dos manos. Eso sí, este peso debe ser también el adecuado para que no influya en la ejecución del mismo. También podemos añadirle más exigencia si nos obligamos a levantar los talones del suelo.

Una buena progresión para este ejercicio sería, en opinión del experto, la siguiente:

  1. Giros sin peso y apoyando los talones.
  2. Giros sin peso y sin apoyar talones.
  3. Giros con peso apoyando talones.
  4. Giros con peso y sin apoyar talones.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie