mujer despertándose

Ritmos circadianos

Test de personalidad: ¿eres búho, alondra o colibrí?

Hay personas con hábitos más nocturnos y otras que prefieren aprovechar el día. Te contamos sus características y te ayudamos a averiguar cuál es tu caso

por Pilar Hernán

“De dormir adecuadamente depende nuestro bienestar en todos los sentidos”. Así de contundente es la doctora Marisa Navarro, psicoterapeuta y autora del libro Las ruedas dentadas. Pequeños cambios para grandes cambios, que nos cuenta que necesitamos recargar pilas y eso lo conseguimos con un buen descanso. Tenemos que tener presente que las funciones fisiológicas que se llevan a cabo durante el sueño son tan importantes como las que se realizan durante el tiempo en el que permanecemos despiertos. No descansar bien, no dormir adecuadamente nos afecta a todo, a lo personal, familiar, laboral, social, emocional, sin duda a todos y cada uno de nuestros ámbitos.

Lee también: Ganas peso, empeoran tus defensas... Así es como dormir mal afecta a tu salud

Y es que, tal y como nos cuenta, estamos hechos para dormir dos veces al día. “Los golpes de sueño, la somnolencia o ganas de dormir, nos vienen cuando en nuestro cuerpo se dan unas bajadas de temperatura. Y se producen dos al día. Una por la noche y otra alrededor del mediodía. Estas disminuciones de la temperatura están reguladas por un reloj interno que todos tenemos, y a unos se les presentan estas bajadas de temperatura antes y a otros después”, nos cuenta. Es una de las claves por las que nos encontramos con personas más diurnas y con otras más nocturnas. Y añade que “si nuestra bajada de temperatura nocturna se produce temprano, seremos alondras, y si nuestra bajada de temperatura se produce tarde, seremos búhos. Y a los colibríes se les presenta en un horario intermedio”.

Haz el siguiente test para descubrir si eres búho, alondra o colibrí.

 
 

Estos son sus rasgos más característicos

La experta nos resume, al detalle, cuáles son los rasgos que definen a cada uno de ellos

Alondras

  • Son un 20% de la población.
  • Su reloj biológico es el que mejor se ajusta al ritmo de vida de la sociedad.
  • Se van a dormir pronto y no suele costarles madrugar, es más, se levantan temprano llenos de energía y vitalidad.
  • Se adaptan muy bien a los horarios laborales.
  • Tienen una mayor secreción de una hormona llamada cortisol, a primeras horas de la mañana, y se mantiene más alta durante todo el día, lo cual les podría acarrear algunos problemas de salud, tanto física como emocional. El cortisol es la hormona relacionada con el estrés, y así las alondras parecen sufrir más de cefaleas y dolores musculares en general.
  • Se ven perjudicados en las relaciones sociales y familiares, al estar más agotados al final del día. Es en la última parte del día cuando las familias y amigos tienden a estar juntos y compartir momentos, pero a estas horas ellos ya están más cansados y suelen estar de peor humor y desarrollar menos paciencia y más ira.

Búhos

  • Son un 20% de la población.
  • Su reloj biológico, por el que están más despiertos por la noche, hace que tengan la fase de sueño retrasada, lo que quiere decir que les cuesta mucho dormirse por la noche. Por ello algunos creen, equivocadamente, que sufren insomnio.
  • Por la noche es cuando más creativos y despiertos se encuentran.
  • Les cuesta madrugar, y aunque estén despiertos por la mañana, están cansados y les cuesta concentrarse.
  • Al costarles conciliar el sueño por la noche, suelen ser más proclives a tomar pastillas para dormir.
  • Como duermen menos que el resto, en el trabajo suelen estar más cansados, no rinden lo necesario sobre todo en las primeras horas del día, por lo que tienden a sufrir estrés laboral.
  • Más predispuestos a padecer enfermedades relacionadas con el estrés, pudiendo llegar a provocarles alteraciones cardiovasculares, depresión y ansiedad.
  • Son propensos a tomar más café, que suele acompañarse de tabaco, alcohol, e incluso otras drogas para estimularse y mantenerse despiertos. Sus horarios y cómo se sienten, física y psicológicamente, les predisponen más al consumo de estas sustancias.
  • Suelen tener más problemas adictivos y emocionales, y también de obesidad y diabetes, debido a ser propensos a una mala alimentación, es frecuente que a muchos de ellos les da por comer a altas horas de la noche.
  • La aceptación, la adaptación y una higiene de vida adecuada, ayuda mucho a los búhos a vivir con estos horarios ajenos a su reloj biológico.
  • Encuentran una mejor situación de compartir tiempo con la familia y amigos a últimas horas de la tarde, que es cuando se sienten con más energía.

Colibríes

  • Son los más numerosos, aproximadamente un 60% de la población lo es.
  • Tienen más facilidad para adaptarse a cualquier horario.
  • Su capacidad de adaptación les hace ser los menos proclives a sufrir estrés tanto laboral como social.
  • Son los que gozan de una mejor salud, al saber convivir con diferentes horarios, aunque estos les exijan madrugar o trasnochar.

“Conocer a qué grupo pertenecemos es muy importante para organizar nuestra agenda, nuestras costumbres y encontrarnos lo mejor posible. Hay que darse cuenta de cómo nos afecta y dirige nuestra vida ese reloj biológico que todos llevamos dentro. Y lo que tiene que quedar muy claro es la importancia del sueño para todo. No dormir bien puede acarrearnos enfermedades físicas, psicológicas y un envejecimiento prematuro”, nos cuenta la experta.

Lee también: Cómo adaptar lo que comes a tus ritmos biológicos para ayudar a mantener un peso ideal

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie