bichectomia

¿Qué es la bichectomía y otros retoques de estética que son tendencia?

Se trata de una operación que afina y rejuvenece el rostro. Te explicamos qué es y qué otras intervenciones serán las más solicitadas el próximo año

por Nuria Safont

Es la operación de moda. Y todas hablan de ella. Esta y otras operaciones como la rinoplastia, la braquioplastia o, como no, la cirugía de mamas. De la mano del doctor Mato Ansorena, uno de los cirujanos plásticos más reputados en nuestro país, te contamos en qué consisten estas intervenciones y qué precauciones hay que adoptar si decides someterte a alguna de ellas. 

- Relacionado: Aparato digestivo: En qué consiste la cirugía bariátrica 

¿Qué es la bichectomía?

Se trata de una intervención que busca la estilización del rostro mediante la extracción de las bolsas grasa situadas en la mejilla inferior y conocidas como bolas de bichat. Su retirada permite marcar bien el pómulo y definir el óvalo facial, a la vez que define el tercio inferior, mediante la marcación de la línea mandibular.

¿Para quién está indicada?

Según el especialista, es perfecta para personas con el rostro muy redondo que deseen lucirlo más afilado, mostrando así un efecto óptico de delgadez. No está recomendado, sin embargo, en aquellas que tienen la cara alargada y delgada, puesto que los resultados no serán tan obvios. Tampoco está indicada en personas mayores, puesto que, con el paso del tiempo, vamos perdiendo grasa facial.

- Relacionado: Lifting express, la forma más rápida de rejuvenecer el rostro

¿Se trata de una operación complicada?

No. En realidad, es una intervención de carácter menor, que dura aproximadamente 40 minutos y de recuperación inmediata. En cuanto a las complicaciones podemos decir que son menores que el de otras cirugías más invasivas. Las complicaciones pueden depender de la edad de la paciente y de las condiciones de salud previas a la cirugía. Por eso, siempre es fundamental un estudio preoperatorio. Por otro lado, puede aparecer en ocasiones un hematoma postquirúrgico que desaparece a los pocos días.

- Relacionado: Un nuevo tratamiento puede eliminar las varices sin cirugía

VER GALERÍA

 

¿Qué otras operaciones serán tendencia en 2020? 

Además de esta, intervenciones como la rinoplastia o la braquioplastia (lifting de brazos) serán las más demandadas el próximo año. La primera consiste en cambiar el esqueleto óseo cartilaginoso de la nariz con el fin de lograr la forma deseada. Hay infinidad de opciones. Se puede disminuir o aumentar su tamaño; cambiar el ángulo entre la nariz y el labio superior; estrechar los orificios nasales; cambiar la forma de la punta o del dorso... Es una intervención más delicada y un verdadero desafío para los cirujanos. Requiere anestesia general y hospitalización de un día. El postoperatorio puede durar entre 7 y 12 días y los resultados definitivos se notarán a las tres semanas. 

La braquioplastia, por su parte, se practica en la zona humoral y consiste en retirar el exceso de grasa y piel que se encuentra entre el hombro y el codo y que ha quedado descolgada. Este tratamiento suele practicarse en personas que han perdido peso o, simplemento, por el paso del tiempo. La incisió se realiza en la axila y es, practicamente, impercetible. Se realiza con anestesia local y sedación, en régimen ambulatorio.

Aumento y elevación de pecho

Por último, la mamoplastia (aumento) con mastopexia (elevación) sigue siendo una de las intervenciones de cirugía estética más demandadas por las mujeres. Y es que tener el pecho pequeño, muy caído o las asimetrías pueden propiciar la aparición de trastornos que terminan afectando a la autoestima de la mujer.

La intervención puede realizarse mediante diferentes técnicas e, incluso, con anestesia local. En todos los casos se debe realizar un examen de los pechos para determinar la técnica más idónea y en qué localización aproximada quedarán las cicatrices. Una vez establecida la nueva posición de la areola y del pezón y estimada la cantidad de piel sobrante, esta se elimina y se contornea el pecho. La recuperación de la anestesia es muy rápida, es frecuente que la paciente vuelva a su domicilio a las pocas horas. 

Según el especialista, lo ideal es practicar esta cirugía vía axilar de modo que la cicatriz quede prácticamente imperceptible a la vista. Esta técnica, además, reduce considerablemente el periodo de recuperación a cinco días. De hecho, señala que al cabo de una semana se podrán volver a realizar actividades cotidianas como por ejemplo, conducir y al mes hacer ejercicio físico como antes de la operación. 

Según concluye el doctor Mato Ansorena, “la cirugía estética ya no es un capricho. Muchas personas la necesitan para sentirse bien consigo mismas y no se avergüenzan de ello". Eso sí, insiste en tratar este tema con conocimiento y de forma responsable, así como alejarse de 'gangas' o cirugías 'low cost' que implican más problemas que beneficios a los pacientes”, recuerda. 

- Relacionado: Medicina estética: ¿qué hay detrás de los llamados hilos mágicos?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie