Los ingredientes básicos de la 'feijoada' son los frijoles y diferentes carnes de cerdo. Se suele presentar acompañada de arroz y naranja, entre otras guarniciones. Esta es nuestra versión

Por

La gastronomía brasileña puede que sea algo desconocida -sobre todo en lo que a sus cocinas regionales se refiere- pero hay varias cosas en las que pensamos al hablar de comida y bebida cariocas: una es el famosos rodizio -ese tipo de restaurante en el que los camareros te sirven diferentes carnes asadas a la parrilla-; otra son las caipirinhas -cóctel elaborado con un aguardiente denominado cachaça y limón- y la tercera es la famosa feijoada, que hoy queremos enseñarte a elaborar -de una de las maneras más sencillas y con ingredientes cotidianos- y que está considerada como el plato nacional del país.

Un poquito de historia

Además de en Brasil, la feijoada se come en Portugal, Mozambique y Angola -dos ex colonias lusas- y es un plato consistente en un guiso de alubias negras o frijoles y verduras, acompañado de varias carnes de cerdo (frescas y secas) y servido con arroz, naranja fresca, col picada y rehogada con ajo y aceite, chicharrones y farofa- hecha con harina de tapioca o de yuca, cebolla, mantequilla y aceite-. En ocasiones, se le echa unas gotas de salsa picante. Entre las especias y/o hierbas aromáticas que habitualmente se usan están el perejil, el cebollino, la mejorana, el clavo, el laurel, la pimienta, el comino y el pimentón.

Leer más: cómo hacer el arroz blanco perfecto

Y aunque es un plato popular -cuentan que se originó durante la época de la esclavitud- que en el país de la samba se come los miércoles y los sábados, también es hoy sinónimo de reunión y fiesta entre amigos y/o familia, entre quienes no falta una buena caipiriña.

La leyenda más extendida sobre el nacimiento de la feijoada  es que la gente más adinerada solamente comía la parte noble del cerdo, desechando los pies, el rabo y las orejas, que las esclavas negras aprovechaban para enirquecer el humilde guiso de frijoles. 

La variedad de legumbre que se usa para la feijoada es la alubia negra o frijol.

Leer más: así se hacen los 12 cócteles clásicos de todos los tiempos

Estos son los ingredientes de la feijoada fácil

  • 200 gramos de frijoles puestos en remojo la noche anterior
  • 150 gramos de carne magra de cerdo cortada en tacos
  • 1 chorizo criollo cortado en rodajas -o 1 longaniza fresca-
  • 100 gramos de panceta de cerdo cortada en tacos
  • 150 gramos de costilla de cerdo cortada en trozos
  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla
  • 2 tomates maduros
  • 1 vaso de vino blanco
  • 1 hoja de laurel
  • Aceite 
  • Sal
  • Pimienta
  • Para acompañar: arroz blanco, farofa, gajos de naranja y col picada rehogada con ajo
  • Opcional: salsa picante

La feijoada se sirve con arroz blanco, naranja fresca, col picada y rehogada con ajo y aceite, chicharrones y farofa.

Feijoada fácil paso a paso

  1. En una cazuela echa un poco de aceite y sofríe la carne magra de cerdo, la panceta y la costilla. Retira y reserva.
  2. Cuece el chorizo criollo -o longaniza- a parte a fuego lento.
  3. En la cazuela sofríe el ajo y la cebolla picados, añade el vaso de vino y deja que se evapore el alcohol.
  4. Incorpora el tomate troceado y la hoja de laurel y cocina durante 5 minutos.
  5. Añade los frijoles, las carnes, sal y pimienta y cubre con agua.
  6. Cocinar entre 1 hora y media y 2 o hasta que los frijoles estén tiernos.
  7. Servir la feijoada con arroz blanco, gajos de naranja y la farofa.
  8. Echa unas gotitas de salsa picante.

Le da un toque muy especial a la feijoada una salsita picante que lleva guindilla, zumo de limón, vinagre y aguardiente.

La farofa

En Brasil esta elaboración se utiliza para acompañar todo tipo de platos de carne, pescado o pollo. Y, por supuesto, la feijoada. Hay que rehogar cebolla cortada en juliana con aceite y mantequilla hasta que empiece a dorarse. Después, se añade la harina de mandioca o de yuca y saltea durante unos minutos sin dejar de remover hasta que se seque y quede suelta. Se le puede añadir huevo y carne seca.

La salsa picante

También hay quien no concibe este guiso sin añadir una gotas de una salsa que se hace mezclando guindilla picada y/o Tabasco, zumo de limón, cebolla muy picadita, aguardiente, sal, pimienta, perejil y vinagre.

Ahora ¡tú eliges como tomar la feijoada, ambienta tu casa con un poco de música brasileña, prepara unas caipiriñas y viaja a Brasil con la imaginación!

En el restaurante brasileño Rubaiyat, los sábados puedes disfrutar de su feijoada y repetir las veces que quieras.

Feijoadas en Rubaiyat

Rubaiyat es uno de los restaurantes brasileños de más renombre, con varias sedes repartidas por el mundo. En Madrid (Calle Juan Ramón Jiménez, 37), han vuelto todos los sábados sus famosas feijoadas. Nos parece un plan de lo más divertido y, sobre todo, gastronómico. La “feijoada” tiene como protagonistas los frijoles, que se acompañan de arroz y de una variedad de excelentes carnes de cerdo, chorizos, salchichas, solomillo, lomo adobado, chuletas, manitas, lengua, rabo y farofa. En Rubaiyat todo ello se termina de cocinar en vivo en cazuelas de cobre a la vista de los comensales, que pueden servirse a voluntad acudiendo al centro de la sala, donde se sitúa esta contundente y humeante estación repleta de sabores y colores, única en España. Su precio es de 29 euros por adulto y 17 por niño. Un planazo en toda regla.

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.