Es una de las elaboraciones estrella de nuestra cocina. Si aún se te resiste y no te queda bien del todo, lee hasta el final y, con nuestros consejos, tendrás la tortilla de patatas perfecta

Por

Cuando pensamos en platos emblemáticos de la cocina española, enseguida nos vienen 3 a la cabeza: la paella, el gazpacho y, ¡cómo no!, la estrella de nuestros bares: esa tortilla de patata a la que pocos podemos resistirnos. Un pincho de esta mezcla de huevos, patata -y en ocasiones, cebolla, es un aperitivo que muchas personas toman desde el desayuno hasta la cena.

Y es que este plato lo hemos llevado por todos los rincones del mundo. Seguro que has viajado a casa de un amigo o familiar en el extranjero, españoles o de otros países, y te han pedido que prepares una buena tortilla de patatas, o tortilla española. Un plato que despierta pasiones y que también genera controversias. Los hay acérrimos defensores de la incorporación de la cebolla y los hay que no pueden ver este ingrediente en una tortilla.

Tortillas hay tantas como personas y 'cada maestrillo tiene su librillo' a la hora de prepararla. Pero nosotros te vamos a dar la fórmula que nunca falla, con todas las claves y consejos para que siempre te salga perfecta. No es una receta difícil, y cuantas mas veces la hagas, mejor te saldrá e irás ajustando las cantidades, el tiempo de pochado de la patata, el cuajado ideal para que quede jugosa pero no líquida, etc.

Cuál es la mejor patata para la tortilla

Todos los expertos coinciden en que la mejor variedad de patata para hacer una buena tortilla es la Monalisa ya que absorbe poco aceite, se confita a la perfección y se deshace en el punto justo que necesita esta receta, pero también queda bien con las variedades Kennebec, Red Pontiac o la agria. Así que el primer paso es comprar las patatas adecuadas.

¿Cómo se corta la patata para una tortilla?

No se trata de hacer mazacotes cuando cortes la patata para tortilla. El corte es importante para que se cocine de una forma homogénea y con la textura idónea. Lo recomendable es que, una vez que las peles, cortes las patatas en láminas más o menos iguales -en tamaño y grosor- de unos dos centímetros de lado y unos tres milímetros de espesor y, como decimos, evita los trozos demasiado grandes.

¿Cebolla sí o no?

Pues mira, lo que te guste. Para gustos los colores, y esta es una de las eternas controversias culinarias, cuya resolución la dejamos 'a gusto del consumidor'. Ambas quedan deliciosas y nosotros somos partidarios de ponerle una cebolla picadita, que cocinamos a la vez que la patata, porque contribuye a aportarle cierta jugosidad, pero lo dejamos a tu elección. Hay a quien también le fascina caramelizar la cebolla a parte e incorporarla después al huevo batido. ¡Tú eliges!

¿Cuántos huevos se echan en una tortilla de patata?

Los huevos -siempre frescos y a temperatura ambiente- te van a permitir darle a la tortilla la consistencia deseada. Lo suyo es que quede jugosa, pero tampoco líquida (a menos que te guste al estilo Betanzos) y, por supuesto, huye de esas tortillas que parecen adoquines de cemento. Así que nuestra recomendación es echar 5 huevos por cada 3 patatas de tamaño mediano y no batirlos en exceso para no acelerar la coagulación.

El aceite, mejor de oliva

Nosotros somos partidarios de un buen aceite de oliva que no sea muy fuerte, aunque puedes usar otros como el de girasol. Tenemos la suerte en España de poder elegir entre un sinfín de variedades, marcas, zonas de producción, intensidades... Hay que echar una buena cantidad porque la idea es que la patata y la cebolla se vayan confitando, primero a fuego más suave para subirlo en el momento final, una vez que esté pochada y darle un ligerísimo toque dorado (esto te llevará entre 20 y 25 minutos).

¿Cuál es la mejor sartén para la tortilla de patata?

La elección de la sartén para hacer la tortilla también influye en el resultado final. Tienes que fijarte en que tenga las medidas y la profundidad adecuadas. Lo ideal es una sartén con bordes redondeados y suaves, un diámetro de 24 cm y 4-6 cm de altura y, por supuesto, que sea antiadherente. Y ya, si nos ponemos 'puristas', te recomendamos que tengas una sartén exclusivamente destinada a hacer tortillas de patatas y no cocines en ella nada más. En cuanto al material, nos valen las de hierro, acero inoxidable o titanio. Eso sí, que no sea excesivamente pesada para poder darle la vuelta a la tortilla sin dificultad.

Cómo cuajar la tortilla de patata

Una vez que tienes la patata y la cebolla pochadas -a nosotros nos gusta ponerles la sal al principio aunque es igual de válido hacerlo una vez que están cocinadas-, se escurren bien del aceite y se mezclan con los huevos batidos a los que también echamos un pelín de sal. La dejamos reposar 2-3 minutos y aprovechamos un pelín de ese aceite sobrante para echar en la sartén y cuajar tu tortilla.

A fuego fuerte, se vuelca la mezcla de huevo, patata y cebolla y tan solo hay que dejarla un minuto, darle la vuelta -ayúdate con un plato o con una de esas tapas específicas para este menester- y cocinar un minuto más. No hace tiempo más porque así conseguirás que quede sellada por fuera y jugosa por dentro. Si te gusta la tortilla más hecha, déjala un poco más de tiempo y cocina ligeramente el interior, pero cuidado para que no resulte muy seca.

¿Puedo añadir otros ingredientes?

Desde luego que sí. Puedes añadirle pimientos, chorizo, jamón, calabacín, etc. pero... eso ya no es la tortilla de patata tradicional. Hay a quien le gusta ponerle gambas, atún, todo tipo de verduras e, incluso, más de una vez habrás visto esas alternativas rellenas.

Leer más: Siete tortillas diferentes tan buenas como la de patata

Si sigues estos consejos, te aseguramos, que tu tortilla de patata no fallará y que podrás presumir ante tu gente de hacer una de las más ricas que han probado, digna de participar en cualquier concurso y aparecer en los primeros puestos de cualquier ranking.