Patatas aliñadas ('Papas aliñás')
 / 
clock 40min | easyFácil | 4 COMENSALES

Patatas aliñadas ('Papas aliñás')

Su nombre nos lleva directamente a los sabores de Andalucía, de forma especial, a la provincia de Cádiz, donde las ‘papas aliñás’ no suelen faltar a la hora del tapeo. Una receta realmente sencilla de preparar, con apenas cuatro ingredientes, que además resulta muy económica, saludable y riquísima. Ideal para esos días en las temperaturas son más altas, estas patatas pueden hacer también las veces de guarnición, de entrante o, por qué no, convertirse en una magnífica alternativa para llenar el tapper cuando salimos a disfrutar de un día de playa o de montaña.

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

Su nombre nos lleva directamente a los sabores de Andalucía, de forma especial, a la provincia de Cádiz, donde las ‘papas aliñás’ no suelen faltar a la hora del tapeo. Una receta realmente sencilla de preparar, con apenas cuatro ingredientes, que además resulta muy económica, saludable y riquísima. Ideal para esos días en las temperaturas son más altas, estas patatas pueden hacer también las veces de guarnición, de entrante o, por qué no, convertirse en una magnífica alternativa para llenar el tapper cuando salimos a disfrutar de un día de playa o de montaña.

  • 1 kilogramo de Patatas no muy grandes (variedad Monalisa)
  • 1 Cebolleta o media cebolla dulce
  • 3 Huevos grandes
  • 1 manojo de Perejil fresco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Vinagre de Jerez
  • Sal
  1. 1.

    En primer lugar, lavamos las patatas para retirar posibles restos de tierra.

  2. 2.

    Las ponemos a cocer en abundante agua con una pizca de sal.

  3. 3.

    Podemos aprovechar para cocer los huevos también en el mismo recipiente.

  4. 4.

    Una vez empiece a hervir el agua contamos 9 o 10 minutos y sacamos los huevos (de esta forma la yema quedará cocinada, pero no excesivamente seca). Los ponemos en un cazo bajo el chorro de agua fría para cortar la cocción.

  5. 5.

    Dejamos seguir cociendo las patatas hasta que estén tiernas, en función del tamaño serán unos 20-25 minutos desde que el agua rompa a hervir (si son más grandes, unos 30 minutos). Si al pinchar con cuidado el centro de las patatas con un cuchillo, éstas no ofrecen ninguna resistencia y caen con facilidad, es que estás listas. Cuando estén la retiramos del agua y las dejamos templar.

  6. 6.

    Mientras, cortamos la cebolla en tiras finas (juliana) o en dados más pequeñitos (como prefiramos). Si quieres que pierda un poco su picor puedes sumergirla en agua unos minutos, y luego escurrirla bien.


  7. 7.

    Pica el perejil fresco (aprovechando solo las hojas).

  8. 8.

    Una vez las patatas hayan templado un poco, las pelas y sobre la fuente donde se vayan a servir las vas cortando en cachos (no hace falta que sean regulares). Será mejor hacerlo antes de que las patatas se hayan enfriado porque así el aliño se impregnará mejor.

  9. 9.

    Pela los huevos y pícalos sobre las patatas en cachos más o menos grandes en función de tu gusto.

  10. 10.

    Añade la cebolla picada y el perejil picado.

  11. 11.

    Aliña al gusto con son sal, vinagre de Jerez y aceite de oliva virgen extra y remueve bien para que todos los ingredientes queden bien impregnados.

  12. 12.

    Puedes de servirlas en esa misma fuente (como una ración para compartir) o bien en platitos pequeños a modo de tapa individual.

  13. 13.

    Consejo: Aunque así están deliciosas, puedes ‘ilustrar’ un poco más las 'papas aliñás' añadiendo un poco de atún o melva en conserva, aceitunas, un poco de tomate o pimiento picado…