COCINA  /  RECETAS
Tarta de queso con gelatina de fresa
 / 
clock 04:30 | easyFácil

Tarta de queso con gelatina de fresa

6 COMENSALES

Tarta de queso con gelatina de fresa

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

La tarta de queso es una de las recetas más populares, que se puede elaborar de múltiples maneras. Todo depende de los gustos de cada uno o de lo que prefieras en ese momento: tarta de queso fría, al horno, con chocolate, con fresas, de frutas... Las combinaciones de ingredientes que puedes crear son infinitas. Esta que te proponemos es sin horno, con gelatina y mucho frío. El único inconveniente es que tendrás que dejarla un tiempo en la nevera para que se enfríe. De ahí que sea una tarta perfecta si no la necesitas con urgencia.

Para la tarta
  • 350 g de Queso crema
  • 3 ud de Hojas de gelatina
  • 350 g de Nata para montar
  • 75 g de Azúcar blanco
  • 150 g de Magdalenas
  • 75 g de Mantequilla
Para la cobertura
  • 200 g de Mermelada de fresa
  • 2 ud de Hojas de gelatina
  • Frutos rojos
LA TARTA
  1. 1.

    Desmiga las magdalenas en un bol, mezcla con la mantequilla derretida y pon esta masa en la base de un molde desmontable (de 23 centímetros), alisando la superficie con una cuchara para que quede plana. Reserva en la nevera.

  2. 2.

    Pon a remojar 3 láminas de gelatina en agua fría durante unos 5 minutos para que se ablanden.

  3. 3.

    En un cazo fuego medio echa 100 gramos de nata junto con el azúcar y la gelatina escurrida y remueve bien todo.

  4. 4.

    Añade el resto de la nata y el queso y mézclalo bien hasta que se integre todo (si quedan grumos es recomendable batir con la batidora de mano).

  5. 5.

    Saca el molde de la nevera y vierte sobre la base de magdalenas la mezcla anterior.

  6. 6.

    Mete la tarta en la nevera durante unas 3 horas mínimo hasta que se solidifique.
LA COBERTURA
  1. 1.

    Remoja las 2 hojas de gelatina en agua fría.

  2. 2.

    Calienta la mermelada en el microondas y añade la gelatina, mezclando todo hasta que se disuelva.

  3. 3.

    Añade la cobertura a la tarta de queso cuando esté solidificada (nunca antes). La cobertura deberá tener un grosor de 1-2 centímetros para que se note el sabor a fruta.

  4. 4.

    Introduce otra hora en el frigorífico para que se solidifique la cobertura.

  5. 5.

    10 minutos antes de servir, saca la tarta de queso de la nevera y decora con unas fresas o frutos rojos.

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.