Verdinas con pulpo
 / 
clock 02:00 | mediumMedia | 4 COMENSALES

Verdinas con pulpo

El sabor de las verdinas es muy delicado. De color verde pálido apenas tiene piel y dan lugar a platos de cuchara suaves y elegantes. En esta receta de verdinas con pulpo lucirán de forma espectacular. Un plato de legumbres delicioso y ligero.

¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

El sabor de las verdinas es muy delicado. De color verde pálido apenas tiene piel y dan lugar a platos de cuchara suaves y elegantes. En esta receta de verdinas con pulpo lucirán de forma espectacular. Un plato de legumbres delicioso y ligero.

  • 500 g de Alubias verdinas
  • 4 dientes de Ajo
  • 1 Cebolla
  • 2 hojas de Laurel
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • 1 unidad de Pulpo
  • 2 Chalotas
  • 1 rama de Perejil fresco
  • 1 cucharada de Pimentón dulce
  • 125 ml de Vino blanco
  • 1 Patata
LAS VERDINAS:
  1. 1.

    Para hacer estas verdinas con pulpo, lo primero que debemos hacer es poner a remojo las verdinas la víspera en abundante agua.

  2. 2.

    Ya en el momento de cocinarlas, escurrimos las verdinas.


  3. 3.

    Ponemos las alubias verdinas en una cacerola amplia, añadimos 4 dientes de ajos enteros y sin pelar, tan solo un poco chascados, dos hojas de laurel y la cebolla pelada y partida en dos.

  4. 4.

    Añadimos agua de tal forma que cubra las alubias.

  5. 5.

    Añadimos sal y un chorrito de aceite de oliva virgen extra y llevamos a ebullición. En cuanto rompa a hervir, bajamos el fuego y cocinamos a fuego suave durante una hora, hasta que las verdinas estén cocidas.
EL PULPO:
  1. 1.

    Acerca una olla grande con abundante agua al fuego. Cuando rompa a hervir, introducimos el pulpo sujetándolo por la cabeza y lo ‘asustamos’. Es decir, lo metemos en el agua hirviendo sin soltarlo, lo volvemos a sacar, lo metemos una segunda vez, y aún repetimos la operación por tercera vez.

  2. 2.

    Metiendo el pulpo y sacándolo del agua tres veces seguidas conseguimos romper sus fibras y que quede tierno una vez cocido. Ya no es necesario golpearlo contra el suelo, como hacían antaño las pulpeiras gallegas.


  3. 3.

    Añadimos sal.

  4. 4.

    Cocinamos el pulpo durante 30 minutos, aunque si fuera muy grande podría ser necesario cocinarlo 40 minutos.

  5. 5.

    Pasado este tiempo, sacamos el pulpo y reservamos tanto el pulpo entero, como el agua de su cocción.
TERMINAMOS EL PLATO:
  1. 1.

    Pelamos y picamos las chalotas en brunoise fina.

  2. 2.

    Lavamos el perejil, lo secamos ligeramente y lo picamos tan menudo como podamos.

  3. 3.

    Acercamos una olla amplia al fuego y sofreímos a fuego suave la chalota picada en un hilito de aceite de oliva.

  4. 4.

    Cuando la chalota comience a estar hecha apartamos un momento del fuego para añadir el pimentón (hay que tener cuidado, pues el pimentón se quema con facilidad y puede dar mal sabor) y el perejil fresco muy picadito.


  5. 5.

    Añadimos el vino blanco y volvemos a poner al fuego.

  6. 6.

    Incorporamos las verdinas escurridas, ya sin la cebolla ni los ajos de la cocción. Ponemos también el pulpo y añadimos agua de la cocción del pulpo hasta cubrir lo justo el guiso. Añadimos la patata pelada y partida en trozos gruesos.

  7. 7.

    Dejamos cocer las verdinas con pulpo durante 25 o 30 minutos.

  8. 8.

    Pasado ese tiempo, sacamos el pulpo, lo troceamos y volvemos a introducirlo.
PRESENTACIÓN:
  1. 1.

    Servimos las verdinas con pulpo inmediatamente, mientras aún están bien calentitas. Opcionalmente, podemos poner una pizca más de pimentón.