COCINA  /  RECETAS
Pollo al ajillo con cerveza
 / 
clock 35min | easyFácil

Pollo al ajillo con cerveza

4 COMENSALES
¡Gracias por votar! ¡Ya has votado!

El pollo al ajillo es una de las recetas más tradicionales y habituales de la cocina casera. Le vamos a dar un toque delicioso de sabor y aroma añadiéndole cerveza a la salsa. Es un plato que admite el acompañamiento de numerosas guarniciones: arroz blanco, patatas fritas o asadas, verduras... ¡y tendrás una opción de lo más completa!

  • 1 ud de Pollo troceado
  • 6 dientes de Ajo de
  • 0.75 l de Cerveza
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Romero al gusto
  • Tomillo al gusto
INFORMACIÓN NUTRICIONAL

Calorías

195cal

Hidratos

3.62g

Grasas

12.47g

Proteinas

15.88g

  1. 1.

    En primer lugar, tendrás que pelar y cortar en láminas todos los dientes de ajo. Si lo prefieres, también existe la posibilidad de conseguir un resultado similar aplastando los dientes de ajo con un cuchillo o con la mano.

  2. 2.

    Salpimentamos las piezas de pollo mientras se van cocinando los ajos. Ten mucho cuidado de que no se te quemen.

  3. 3.

    Calentamos bastante aceite en una sartén grande, añadimos los dientes de ajo sin pelar y los freímos.

  4. 4.

    Cuando los ajos estén listos, los retiramos y los reservamos.

  5. 5.

    En esa misma sartén, con el aceite con el que se ha hecho el ajo, echamos los trozos de pollo.

  6. 6.

    Buscamos que quede la piel crujiente y el interior más tierno, sin llegar a secarse, por lo tanto, vamos a elegir una intensidad media del fuego.

  7. 7.

    Cuando esté listo, retiramos el pollo (escurrimos todo el aceite que puedas) y lo volcamos en una cazuela con los ajos ya dorados y la cerveza.

  8. 8.

    Añadimos las hierbas al gusto.

  9. 9.

    Dejamos que todo se cocine a fuego lento para que la cerveza reduzca y los sabores se intensifiquen.

  10. 10.

    Después de media hora, aproximadamente, ya lo tendremos listo para servir.

  11. 11.

    Una vez terminada la cocción, déjalo reposar un ratito y mientras puedes preparar la guarnición que más te guste. Lo ideal serían unas patatas asadas o fritas aunque unas verduritas salteadas le van fenomenal.

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.