La cocina mexicana vuelve locos a David Muñoz y Cristina Pedroche

La cocina mexicana vuelve locos a David Muñoz y Cristina Pedroche

El conocido chef, en compañía de su inseparable Cristina Pedroche, no ha parado de cantar en sus redes, día a día, las excelencias culinarias del país azteca cuya cocina es Patrimonio de la Humanidad

Por

Lo han dicho siempre los grandes viajeros de diferentes épocas, aquellos que han tenido la oportunidad de probar casi todas las cocinas del mundo, que la de México es de las mejores, más sabrosas y variadas que hay, de hecho la cocina mexicana es, desde el año 2010, Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Y así opina también el mediático cocinero David Muñoz, que ha realizado un viaje por distintos puntos del país azteca, con la compañía de su pareja, la presentadora Cristina Pedroche.

Loading the player...

El creador de Diverxo ha caído rendido ante los sabores mexicanos, tanto los de los puestos de comida callejera como los de los restaurantes de alta cocina o los más tradicionales que ha tenido la suerte de visitar y no se ha quitado la palabra 'flipar' de su boca en todos estos días en los que ha dado buena cuenta de todo tipo de platillos, como ha compartido en su perfil de Instagram.

"La mejor fórmula para ser más creativo cada día, para ser tu mejor versión, es nunca dejar de aprender y estudiar. Por eso, siempre estoy convencido que lo mejor esta por llegar, que mi mejor plato todavía no lo he cocinado!" Así de rotundo es David Muñoz.

Leer más: la mejor cocina mexicana para el Día de Muertos

Ciudad de México, San Miguel de Allende, Guadalajara y Oaxaca han sido los lugares elegidos por la pareja para adentrarse en su gastronomía. De la capital, Muñoz ha dicho "creo que es una ciudad en la que no solo me gustaría ir de vacaciones, sino que sería capaz de quedarme a vivir. Hemos estado cuatro días, casi cinco, y se me ha hecho corto…. Es un lugar evocador, inspirador... con mucha calidad, variedad y muy cosmopolita” .

Ciudad de México, 'un sitio para quedarse a vivir'

Allí, el revolucionario cocinero madrileño ha tenido la ocasión de visitar reconocidos templos gastronómicos como Pujol, el restaurante de Enrique Olvera, reconocido como el mejor del país y el quinto del mundo; El Sud 777, especializado en cocina con vegetales a cargo del cocinero Edgar Núñez, quien le dio a probar las hormigas chicatanas, variedad de gran tamaño presente en buena parte de América del Sur -salen una vez al año, se secan y se tuestas con especiasl, sal y limón- y también en Nicos donde el chef Gerardo Vázquez Lugo le preparó chiles en nogada, originarios de Puebla, que son pimientos rellenos de carne y cubiertos con una cubierto de una salsa de nueces y queso con granada por encima.

Hormigas chicatanas tostadas con especias, sal y limón

Muñoz se ha vuelto loco con la comida callejera -en México la hay de muy buena calidad en puestos repartidos por todas las calles y es parte de su gran cultura gastronómica-, con los tacos de sitios muy populares -Los Cocuyos o El Vilsito-, las famosas mazorcas de maíz -llamadas elotes- o el huitlacoche -el hongo negro azulado del maíz, que crece en la época de lluvias, 'uno de sus productos fetiche'-, todo ello regado con tequila, la bebida nacional del país-, algún clamato, un cóctel muy popular elaborado con jugo de tomate y almeja y también mezcal -otro destilado obtenido de una variedad de agave-.

Leer más: Huitlacoche, comida de dioses

Además, ha vuelto extasiado ante los espectaculares y llamativos mercados -conocidos como tianguis-, con productos que solo se ven allí. Se ha quedado impresionado por el mamey, una fruta tropical que ha descubierto por primera vez, de pulpa anarajada con textura cremosa, y que dice que sabe a almendra amarga; por el callo de hacha, 'una manzana de mar', que es un molusco muy carnoso alojado dentro de una gran concha como una almeja gigante o por los escamoles, que son huevos de hormiga, 'el caviar mexicano'.

A los escamoles se les conoce como el caviar mexicano.

Guadalajara y Oaxaca y un festival gastronómico diario

Tras descansar en la pintoresca San Miguel de Allende, con sus construcciones de colores, la pareja Muñoz-Pedroche hizo un alto en Guadalajara para probar los tacos al pastor en la calle y cenar en el restaurante Alcalde, del cocinero Francisco Ruano. que define su oferta como de "alta cocina mexicana contemporánea, un cocina abierta, sincera y apegada a los ciclos de la tierra... y al producto local".

Este periplo gastronómico tuvo su punto y final en Oxaca, otro de los lugares con mayor cultura de la comida del mundo. "Una ciudad infinita; una ciudad que vive por y para la gastronomía", dice David Muñoz. Allí alucinó con los moles -concretamente con uno de guayaba, del restaurante La Cocina de humo-, una de las salsas estrella de la cocina mexicana, "es adictiva. Me flipa la inmensidad y la profundidad de los moles. Tienen una enorme cantidad de ingredientes, una textura, un sabor y una complejidad... como si fuesen un rascacielos con diferentes pisos, en donde en cada piso ocurre una cosa pero todos forman parte del mismo rascacielos".

El huitlacoche es un hongo que afecta al maíz, muy presente en la cocina mexicana.

Leer más: Huitlacoche, comida de dioses

Del restaurante Alfonsina, donde Jorge León y su madre doña Elvia hacen una cocina tradicional con una propuesta contemporánea, dice que ha sido"de lo mejor del viaje, con la segueza sopa-crema hecha con tomate verde asado, maíz quebrado, hongos, seta amanita y flor de calabaza".

David y Cristina no se fueron de Oaxaca sin probar las tlayudas, unas maxi-tortillas de maíz que se suelen disfrutar en puestos de comida callejera y que llevan gran variedad de ingredientes. Son crujientes y dicen que las mejores las hacen en La Chinita, con queso, carne, frijoles, aguacate...

Y del pozole rojo -originario de Jalisco- comenta el que fue elegido en 2021 como el mejor cocinero del mundo que es "una de las mejores sopas que me he comida en mi vida, con maíz, chiles, un caldo claro, suave y sin grasa de cerdo, pero con gelatina... brutal. Quiero una piscina de esto para bañarme en ella",

¡Menudo fetival gastronómico!, contrarrestado eso sí con la gran cantidad de deporte que practican. Rescatamos unas últimas palabras que escribe en su cuenta de IG y que le tomamos prestadas al 'chef de la inconfundible cresta' para poner punto y final a este auténtico disfrute para los cinco sentidos "comer delicioso alimenta el alma. Vivir la vida con el alma llena nos hace mejores personas y más felices".