Beneficios de cenar pronto, en casa y en los restaurantes, ¿te apuntas?

Beneficios de cenar pronto, en casa y en los restaurantes, ¿te apuntas?

Dormir mejor o tener un humor más positivo son solo algunos de los ‘pros’ de no dejar para muy tarde la última ingesta del día. Nos costará asimilarlo, pero podremos hacerlo

Por

Ya están más que asumidas. Inmersos aún como estamos en la pandemia, las restricciones horarias se han convertido en una manera más de reinventarse y aprender cosas nuevas, como lo de cenar pronto que, en nuestro país, no es un hábito muy adquirido. Pero en realidad, según los expertos y estudios médicos, hacerlo al menos dos horas antes de irse a dormir puede mejorar tu salud y ayudarte a descansar mejor. Algo positivo teníamos que sacar de todo esto, ¿no? Desde ¡H! Cocina hemos decidido intentarlo y, por eso, vamos a contarte los beneficios de cenar pronto, recetas para hacerlo en casa o formas que tiene la hostelería de invitarte a ello.

Cuatro beneficios de cenar pronto

No cenar tarde o dejar que pasen unas cuantas horas antes de irte a dormir -los expertos aconsejan un mínimo de dos horas entre la finalización de la cena y meterte en la cama- puede ser un gran primer paso para mantener una vida sana, pues los beneficios para la salud son muchos. Y es que nuestro organismo funciona de manera distinta durante el día y la noche, cuando no estamos preparados ni para comer ni para metabolizar correctamente los alimentos, pues lo que hace nuestro cuerpo, en realidad, es prepararse para el reposo.

  1. Aumenta nuestra capacidad metabólica, lo que se traduce en no ganar peso. Los expertos aseguran que, incluso, sería mejor adelantar hasta 5 horas antes la cena, potenciando así la quema de grasas durante la noche. En caso contrario, tu metabolismo cambia y el riesgo de sufrir obesidad o sobrepeso aumenta. Por tanto, es una buena práctica para conseguir mantenerse en forma. Aunque todo depende de los hábitos que cada uno tiene adquiridos (los hay que entrenan a última hora por la tarde, por ejemplo, o a primera hora de la mañana).
  2. Luchar contra el insomnio. Cenar tarde es una de nuestras prácticas más habituales, pero, aunque la defendamos, también ha producido que España sea uno de los países que más insomnio sufre de toda Europa. Y es que, acostarse con el estómago demasiado lleno nos impide conseguir un sueño correcto y reparador.
  3. Mejora la sensibilidad a la insulina, evitando los picoteos entre horas y consiguiendo que las hormonas implicadas en el control del azúcar y las grasas, mucho menos activas cuando cae el sol, hagan correctamente su trabajo.
  4. Disminuye la presión sanguínea a última hora de la noche, con lo que ayudamos también a una mejor circulación de la sangre por nuestro cuerpo.

Ideas y recetas para cenar pronto en casa

Las cenas, sean tempranas o tardías, deben ser ligeras, con gran carga de proteínas y sin exceso de carga glucémica. Por eso, los platos repletos de verduras son grandes aliados, pero también los que llevan un porcentaje importante de proteína. Y como a estas horas no apetece hundir la cuchara en un plato demasiado contundente, vamos a darte ideas para disfrutar de cenar pronto con platos ‘de picoteo’, pero saludables y más ligeros.

Paso a paso: tabla de hummus, crudités y frutos secos

Para hacer una cena bien temprana, la mesa ha de relajarse y ser algo más informal, con platos self-service en el que cada uno vea hasta dónde llega para sentirse satisfecho. Por eso, las tablas con un surtido de ingredientes pueden ayudarnos bastante, pero sin pasarse, por supuesto. En esta hay verduras, hay legumbres repletas de fibra y frutos secos con Omega-3.

Paso a paso: sándwich de huevo y berros al curry

Un sándwich es nuestra salvación para cualquier hora del día. Es rápido, permite una gran versatilidad y, además, apetece. En este caso, vamos a ponerle huevos (proteínas de gran calidad), berros y pepinillos, con un suave aroma y sabor a curry, que le dará ese toque que lo hace diferente.

Paso a paso: bagel de ensalada césar

No un sándwich, pero sí muy parecido, es este bagel en el que encerramos una auténtica ensalada César. Porque para cenar temprano, quizás una ensalada te chirríe, pero no este delicioso pan americano con ella dentro.

Paso a paso: camembert al horno con higos y nueces

Hornear queso Camembert es siempre un acierto, pues suele ser un aperitivo que triunfa por sí solo, por el sabor y la cremosidad que nos confiere este queso y porque untado sobre unas tostadas de buen pan, con el toque dulce de alguna mermelada o fruta, es delicioso y perfecto para una cena temprana.

Restaurantes con ideas diferentes para cenar pronto

Las actuales restricciones horarias han obligado al sector de la hostelería a pensar en nuevas vías para sentarnos a la mesa y, como pueden, lo están consiguiendo. El toque de queda impuesto nos invita a cenar bien temprano si queremos hacerlo fuera de casa, pero el ocio nocturno también puede ser un gran aliado en este caso y darte ideas para replicarlas.

En Tepic (todo un referente de cocina mexicana contemporánea en Madrid), por ejemplo, nos propone asistir a sus catas guiadas en las que probaremos tres tipos de mezcal, de la mano de su barman, Javier Quiñones, y podemos disfrutar de unos platillos elaborados ad hoc por su chef, la poblana Sara Herrera, como unas quesadillas de flor de calabaza o su guacamole con totopos caseros.

Por su parte, en Bule Bule (el último proyecto de los chicos de Viva Las Vegas en Madrid), el chef Pepe Roch (reconocido por su paso de grandes clásicos como Casa Macareno y Café Comercial en el barrio de Malasaña) te hace disfrutar de una cocina que te hará viajar hasta Asia -disfrutando de sus gyozas- y Sudamérica -con sus tacos de cochinita pibil con gacamango-. Por eso, han decidido adelantar su hora de apertura a las 17h, para que, incluso, puedas alargar tu sobremesa después de una cena temprana. Las improvisaciones musicales y los cócteles clásicos y de autor marcarán el ritmo de la velada.

Inclán Brutal Bar llega con otro de las propuestas más divertidas de la capital, con su cocina non-stop de 13h a 21h y una happy hour entre las 16h y 18h que, además de acercarnos mucho a esta práctica europea, nos ameniza la tarde y nos ayuda a cenar pronto con una playlist de música deep diferente y sorprendente. Es un concepto más bien evolucionado de los tradicionales bares-restaurantes, con un toque muy canalla y visual para que, además de disfrutar de la cocina del chef Joaquín Serrano, puedas hacer muchas (muchas) fotos. 

Y, si no, siempre te quedará una terraza en las alturas, como la de Doñaluz que con una larga carta de coctelería (repleta de clásicos y no tan clásicos) y muchos platos pensados para ir al centro, te permite escaparte de la ciudad con unas vistas casi únicas a la Puerta del Sol.

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.