Estos son los panes más fáciles que puedes hacer en casa

Estos son los panes más fáciles que puedes hacer en casa

Te contamos cuáles son los tipos de pan más consumidos, en qué se diferencian y cómo puedes hacerlos en casa de una manera muy sencilla

Por

Hacer pan en casa es todo un placer, no solo por el hecho de acabar disfrutando de un pan de calidad y con ingredientes naturales, sino por el propio proceso de su elaboración. Amasar, créenos, relaja. Y, además, es adictivo. Pero si eres de los que se inicia en este precioso mundo, primero tienes que tener claras unas nociones básicas; además de algunas herramientas que, aunque nos pesen, son básicas.

Una de las razones por las que nos lanzamos a crear nuestros propios panes, es porque buscamos un producto con sabor y saludable. Es decir, nos preocupa saber qué pan es más sano. No te preocupes, te vamos a dar la respuesta más abajo. Otra de las razones es porque también nos gusta experimentar y encontrar uno que nos gusta, porque, quizás, los que solemos comprar no nos convencen del todo o estamos ya cansados de la típica barra de pan blanco. Dentro del amplio espectro de tipos de pan, siempre hay unos que triunfan más que otros y unos que son más fáciles de hacer que otros. Por eso, vamos a darte una pequeña guía de los tipos de pan más usuales, qué harinas o ingredientes lo diferencian, para que tú decidas con cuál quieres empezar. Además de contarte, por supuesto, cómo hacerlo en casa.

¿Qué tipos de pan existen?

Si nos ponemos a ver los diferentes tipos de pan, según su forma, modo de elaboración, ingredientes e, incluso, su peso, puede que lleguemos a contar hasta 300 diferentes. No es broma, ya que la diferencia de clima, por ejemplo, también marca una variedad u otra. Y España, en esto de la climatología, es más bien dispar. Sin embargo, hay algunos bastante comunes que son fáciles de conseguir en casa y se distinguen, sobre todo, por el tipo de harina utilizada.

Pan de centeno

Este tipo de pan, con una miga oscura y de un sabor amargo muy característico, contiene menos gluten que otros cereales (aunque sigue teniendo) y es generalmente más compacto. Los que se comercializan suelen utilizar otros tipos de harina para conseguir una mayor esponjosidad. Si eliges este tipo de pan, ten en cuenta que su contenido en fibra es bastante grande y que se conserva fresco más tiempo que otros.

Pincha en la imagen o en este enlace para ver cómo hacerlo en casa

VER RECETA

Pan de espelta

La harina de espelta es otra variedad de trigo mucho más digerible y, como en el caso del centeno, con más cantidad de fibra pero menos gluten. Por eso, si tienes cierta intolerancia a esta proteína, quizás este pan sea la solución.

Pincha en la imagen o en este enlace para ver cómo hacerlo en casa

VER RECETA

Pan de maíz

Se elabora con harina de maíz, por lo que no tiene gluten y es apto para celíacos. Tiene un sabor ligeramente más dulce que los demás. Su color es de un amarillo muy parecido al pan enriquecido con cúrcuma. Y hay diferentes versiones: desde el que hacen en Estados Unidos (cornbread) hasta el que encuentras en cualquier panadería de Galicia.

Pincha en la imagen o en este enlace para ver cómo hacerlo en casa

VER RECETA

¿Cuáles son los tipos de pan más consumidos?

Sin duda, el pan más consumido en nuestro país es el pan de trigo, pues la harina de trigo es la más utilizada. Es más, muchos de los panes que te hemos comentado llevan en su composición algún porcentaje de este tipo de harina. Puedes ser refinada o integral (sin refinar, de grano íntegro), lo que consigue que el pan tenga un mayor valor nutritivo, con un mayor porcentaje de fibra, vitaminas y minerales. 

Pan de trigo (con harina refinada; pan blanco)

Aprende cómo hacer pan integral de una manera sencilla en casa pinchando en este enlace o en la propia imagen

VER RECETA

¿Qué pan es más sano?

El pan, si está realizado con ingredientes naturales de calidad y siguiendo un proceso artesano, no tiene por qué no ser sano. Su aporte calórico es relativamente moderado y, lo mejor, es que no contiene apenas grasa con un alto poder saciante. Pero, de entre todos ellos, lo mejor es que optes por panes integrales, con una mayor cantidad de fibra. Pero la diferencia, créenos, tampoco es tan inmensa: mientras 100 g de pan blanco nos aportan unas 260 kcal aproximadamente, 100 g de pan integral se queda en unas 230 kcal.

Pan integral casero

Aprende cómo hacer pan integral de una manera sencilla en casa pinchando en este enlace o en la propia imagen

VER RECETA

Este y muchos más trucos y recetas top, en tu mail cada semana si te suscribes a nuestra newsletter de COCINA aquí.