¿Me compensa contratar a un entrenador personal?

Por Juan Rallo

by hola.com

Es una pregunta cuya respuesta ya conoces, más si me la haces a mí. Un entrenador puede y debe ser la fuente extra de motivación que necesites para llegar, desde el punto donde, estás al que es el adecuado para ti.
Olvídate de relacionar al entrenador con un servicio elitista y casi exclusivo para personajes de la farándula. Olvídate también de ver al entrenador como un cachas culturista que va a estar una sesión entera gritándote como un militar cabreado, que va, hay entrenadores de pilates, de carreras, de deportes concretos, de lo que necesites.

El entrenador es una figura que debería ser obligatoria en cualquier sociedad civilizada, sobre todo en países desarrollados, donde el sobrepeso es una epidemia. Y es que prevenir, es mucho mejor que curar, lo que pasa es que estamos a acostumbrados aprevenir de manera autodidacta y a curar en la consulta del médico. Prevengamos también de manera profesional, a la larga saldremos ganando.

Pero, es caro, ¿no? Un entrenamiento personal suele salir por unos 40€, los hay más baratos, pero rara vez son buenos. El precio ronda esta cuantía porque si el entrenador va a tu casa invierte un tiempo y un dinero en el transporte, y si es en un gimnasio, el centro suele quedarse con 50% de la tarifa. Al final es más económico que un peluquero, un fontanero o un abogado, creo que los entrenadores, a pesar la fama de caros que tienen son los que menos cobran por servicios.

Además, hay diferentes modalidades de entrenamiento personal, por ejemplo, hay quien elige tener un entrenador en cada una de sus sesiones, lo cual sí se sube un poco, y hay quien contrata un entrenador, una hora al mes para que revise su rutina y le corrija algunos ejercicios. Esta última opción es muy interesante, porque además el entrenador, valorará mensualmente tu progresión, de manera que, en cierto modo, te obliga a esforzarte más.

Además de la motivación extra, un entrenador te va a aportar otras ventajas importantes, como por ejemplo:
• Entrenar con un plan claro y con unos objetivos personalizados.
Trabajar de acuerdo a tu historial, tanto deportivo como médico, evitando posibles problemas.
Corregirte en cada uno de los ejercicios para que sea efectivo.
• Va introduciendo progresiones adecuadas a tu ritmo.
• Te puede ayudar a comprarte el material necesario.

Para mí, la fórmula de la revisión mensual es económica y práctica, eso sí, si ves que no vas a cumplir el plan, no te gastes el dinero, para los entrenadores también es frustrante ver que sus clientes no mejoran.
A la hora de seleccionarlo intenta que sea licenciado en educación física, eso te da unas garantías importantes.

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie