dieta

Cinco claves para comer bien y no engordar los famosos '4 kilos de la Navidad'

La solución está en combinar una dieta saludable con algunos trucos que compensan los excesos

por Mariana Chacón

Lo dice la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición: los que menos, engordan dos kilos en Navidad y el máximo asciende hasta los cuatro. Aunque el resto del año existen recetas con las que, por ejemplo, quitarse el antojo de pizza con versiones mucho más saludables, la realidad es que, en las reuniones festivas, los buenos propósitos se aplazan hasta el Año Nuevo... con la semana de prórroga obligada cuando llega el roscón. En resumen, seguir las normas de alimentación equilibrada que todos conocemos resulta poco realista en estos momentos, por el contrario, lo que verdaderamente funciona es disfrutar de cada comida conociendo los trucos de experto que reducen el riesgo de que el peso se dispare. Para empezar, te adelantamos que compartir el postre o compensar los excesos el resto del día son dos de las cinco claves que te presentamos para superar la temporada navideña sin desabrocharte el pantalón. 

VER GALERÍA

-Ayuno intermitente en días alternos: ¿es realmente efectivo?

1. El truco del vaso de agua

Los brindis forman parte de cualquier reunión navideña pero también son el gran talón de Aquiles de los planes para mantenerse en forma durante las fiestas. Como truco, los expertos en nutrición de los centros Metropolitan prescriben hidratación contínua: "Recuerda beber siempre agua si estás bebiendo alcohol. Piensa que el alcohol aporta, siempre, calorías vacías. Bebamos en mayor o en menor medida". La recomendación general es el control y, "si no queremos excedernos, elegirlo solo para brindar y no como bebida entre la comida. Podemos optar por una copa de vino, cava o cerveza y evitar así otro tipo de bebidas blancas o destiladas que aportan más calorías". Además, desde Altrient, marca especializada en suplementos alimenticios, extienden el hábito hasta el día siguiente: "La regla de oro para aliviar los efectos secundarios del alcohol es beber muchísima agua. Durante la resaca el cuerpo esta deshidratado, así que lo que más necesita es que se beba agua continuamente a lo largo del día". 

2. Compensar

Este segundo truco no se traduce en saltarse comidas, de hecho, el efecto sería contraproducente: "Si sabes que vas a desayunar o cenar más fuerte, intenta sumar ese día algo de actividad física y tomar una comida más liviana. Esto no quiere decir que vayas a esa reunión sin comer, porque entonces será todo lo contrario, irás con mucho hambre y comerás de más", aseguran desde Metropolitan.

Lo que sí funciona, según los expertos, es el elegir opciones saludables antes y después de la reunión: "Controla esa ingesta anterior con más vegetales o frutas, por ejemplo y así podrás disfrutar de la cena, pero además comerás más moderadamente que si llegas con hambre. Elige técnicas de cocción como el vapor, plancha u horno y evita frituras o ingredientes que sean más pesados y de difícil digestión, como guisos o platos con salsas muy densas", recomiendan.

VER GALERÍA

-El 'snack' saludable de Sandra Gago que convencerá a las más golosas (¡y no es fruta!)

3. No renuncies al dulce

De nuevo, intentarlo sería un truco poco realista en una temporada como esta, aunque existe una solución para reducir su impacto calórico: "Si el postre escapa de nuestro control y nos encontramos con uno que contiene mucha cantidad de azúcar, otra opción buena sería compartirlo con alguien más. Siempre habrá alguien en la mesa dispuesto a compartir el postre con nosotros porque le preocupe su alimentación de igual modo", apuntan los nutricionistas del centro deportivo, quienes añaden que "un poco de turrón no implica romper con una alimentación sana pero empezar a comerlo un mes y medio antes, hacerlo en cada comida y repetir varias veces junto con otros alimentos que usualmente no están presentes es un gran error en lo que se refiere a andar por la senda de la salud". 

4. La importancia de la relajación

No ser demasiado duro con uno mismo es crucial para evitar el estrés y perder irremediablemente el control durante las fiestas: "Es verdad que es más fácil controlar el peso que bajarlo luego, pero es un momento del año en el que naturalmente nos desviaremos un poco y esto no está mal. No tenemos que obsesionarnos sino ser conscientes de ello y poder prever lo más posible qué, cómo y cuándo comeremos para poder organizarnos", nos tranquilizan los expertos de Metropolitan. Eso sí, "no dejes de hacer ejercicio. El cuerpo siempre responderá mejor si se mantiene activo y en forma". 

VER GALERÍA

-Por qué no debería importarte cuánto pesas si quieres adelgazar

5. No te saltes comidas

Aunque ya lo mencionan los especialistas en el segundo punto, esta última clave merece una sección aparte porque es un error muy común: "Restringir nunca es buena solución, incuso si has estado todo el día picoteando entre comidas. Por lo que no recomendamos dormir sin cenar, por ejemplo. Pero sí cenar temprano, ya que es clave para que el metabolismo tenga tiempo y pueda procesar los nutrientes ingeridos de manera adecuada", proponen desde Metropolitan. Este último consejo cuenta con la aprobación general de los expertos, como los de la plataforma de bienestar holístico Gympass, desde donde explican que "será importante cenar alimentos fáciles de digerir y acostarse transcurridas, al menos, 2 horas después de la cena" para dormir bien y levantarse con menor sensación de pesadez. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie