Pastora Soler

El año pasado fue madre por segunda vez

'Venga niña, ponte': Pastora Soler recuerda con humor las clases virtuales de su hija Estrella

Durante el confinamiento pudo disfrutar del tiempo en familia, aunque no todo fue de color de rosa

por hola.com

Toñi Moreno y Pastora Soler son dos grandes amigas que en 2020 se vieron unidas por algo más que su buena conexión. Ambas estaban esperando una niña a la vez, y fueron compartiendo las dificultades del embarazo, pero también de la maternidad a posteriori, porque les pilló la cuarentena nada más dar a luz. Ahora, ambas se han reencontrado en Un año de tu vida, el programa que presenta la comunicadora en Canal Sur y donde se han sincerado sobre lo difícil que han sido los últimos meses. "Yo me acuerdo que yo la llamaba y le decía 'no puedo más' porque la cuarentena es muy dura", comentaba la conductora del espacio, haciendo referencia a los 40 días que pasan después del parto.

- Pastora Soler muere de amor con esta foto de sus hijas (y tú también lo harás)

VER GALERÍA

En ese momento, justo antes de que se decretara el Estado de Alarma en nuestro país, Pastora estaba contando los días para marcharse a unos premios de Cadena Dial que eran para ella su "liberación". "Era lo primero que hacía", ha compartido la cantante, mientras su amiga se partía de risa. "Yo lo había dejado todo organizado para irme y me quedé con la maleta hecha", ha explicado. Pero lo peor estaba por llegar: "He aprendido muchísimo de estar en casa, la paciencia... si hemos superado esto, ya lo que nos echen. Porque es lo que tú dices, con dos niñas, con una recién nacida, viéndonos las caras en casa todos los días". Y sin embargo, algunos de los momentos más complicados llegaron de la mano de Estrella, la hija mayor de la artista, que tiene cuatro años. 

Pastora Soler, rota de dolor tras la muerte de su padre: 'Siempre serás mi héroe'

"Eso de los coles online... por favor, a los niños de infantil no", ha comentado Pastora mientras Toñi se partía de risa a su lado. "A la niña había que llamarla como si fuera al cole, 'venga niña, ponte', y la niña con el dedo en la nariz", ha recordado la cantante, que tiene los recuerdos muy vívidos de lo difícil que fue organizarse en estas circunstancias. "Pobrecitos, ese esfuerzo tan grande que hicieron los docentes pero ¿para los padres? Una clase detrás de otra, ¿ahora cuál toca? Dios mío...", ha explicado riendo la intérprete de Quédate conmigo.

VER GALERÍA

Pastora Soler recupera la sonrisa para celebrar su aniversario de boda

Sin embargo, Pastora se queda con el lado bueno de las cosas, con haber tenido al oportunidad de disfrutar de sus hijas, con haber podido vivir en familia de una manera totalmente diferente a lo que estaban acostumbrados. "Sigo con mi marido, por eso te digo, incluso más afianzados, y estando los cuatro solos, sin padres ni madre ni nadie", ha comentado. A su vez, Toñi ha señalado que ha sido una verdadera prueba de fuego para todos. "Además aprendes a que te para la vida, a mí ya me pasó una vez que me paró la vida. Entonces se para todo y no pasa nada", ha admitido la cantante, que tuvo que dejar los escenarios en 2014 al empezar a sufrir pánico escénico. Fue "un cúmulo de nervios, de preocupaciones y de haber estado más de diez años con discos y giras, con Eurovisión por medio", explicaba ella entonces. 

Para conocer lo más relevante de hola.com y no perderte artículos como este, suscríbete a nuestra newsletter aquí.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie