Iker Jiménez, desolado en 'Cuarto Milenio'

'Hacer de tripas corazón'

Iker Jiménez, afectado tras perder a familiares y amigos por culpa del coronavirus

El periodista lamenta cómo la pandemia ha tocado de lleno también a su círculo cercano

por Martín Gálvez Piqueras

Iker Jiménez siempre ha mostrado su inquietud y preocupación por todo lo que rodea al coronavirus y los devastadadores efectos que la pandemia está provocando en el planeta. El desasosiego del presentador se ha transformado ahora en pesadumbre al tocarle de cerca la enfermedad que asola el planeta. Este domingo, el periodista mostró ante las cámaras un rictus al que no nos tiene acostumbrados. Se le veía como abatido, apagado, afectado y compungido en su mensaje final a los espectadores. Con un nudo en la garganta, la voz entrecortada y los ojos vidriosos. Y no era para menos ya que, según admitió y explicó él mismo: "Hoy no he estado del todo fino porque, créanme cuando se lo digo, he tenido una serie de pérdidas de familiares y amigos". Los estragos del Covid han llegado al círculo cercano de Iker, quien pese a todo lo vivido quiso mandar un mensaje de optimismo: "Tengo la suerte de contar con este programa como bálsamo, porque uno se sienta en la nave y los temas que tratamos nos dan la fuerza suficiente para continuar con esta misión y hacer de tripas corazón".

Carmen Porter desvela que la secuestraron cuando tenía solo dos años

VER GALERÍA

Además, el presentador expresó de forma tajante: “Mi recomendación o consejo de amigo, con la sensación de que está pasando algo realmente peligroso y ha subido un grado exponencial de contagio, es que se cuiden todo lo que les sea posible. Que no desesperen cuando dentro de los ámbitos familiares haya personas que no les creen porque ellos piensan que no es para tanto… Eso suele pasar cuando no te toca de cerca". En este sentido, Iker manifestó que "me hace mucha gracia cuando algunos me dicen que el virus no existe. Vaya, pues si fuera así, yo ya he perdido un puñado de seres queridos y no he podido estar cerca de ellos. Ayer mismo el Covid se llevó a Miguel Pereira, el custodio de las Caras de Bélmez que nos consideraba de su familia. Le conocía desde hace treinta años y estaba el hombre débil y hospitalizado", relató el periodista, que añadía: "En este período que estamos viviendo, hasta he tenido que decir adiós a mis dos perros en los últimos meses, cosa que nos es fácil de argumentar. Esto es absolutamente anecdótico comparado con los desastres que está viviendo la gente, pero cada uno tiene sus propias tragedias."

Bertín abandona la grabación de su programa con Íker Jiménez, ¿qué le pasó?

VER GALERÍA

Iker Jiménez y su mujer se arrancan a cantar una rumba

Para terminar su speech, Iker manifestó que "así es la vida, un misterio y un enigma. La conclusión a sacar de todo esto es que debemos ser muy dichosos cuando las cosas van aparentemente normal. Nos quejamos de lo rutinario pero, a veces, es mejor que no pase nada porque casi es una bendición. Tengo la esperanza de que en un futuro valoremos aún más lo que ya teníamos, que era parte de nuestra vida y que era mucho más importante de lo que pensábamos. Muchos de ustedes están sufriendo sus propias peleas, batallas, soledades y tristezas; pero solo decirles que aquí tienen un equipo que, aunque contemos cosas preocupantes, lo quiere es ir con la mirada un poco más allá y seguir con esta profesión, la que amamos y la que nos salva. Estaré aquí como un clavo en siete días porque nos debemos a vosotros por tanto que nos dais", concluyó el presentador visiblemente emocionado.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie