Alicante: El otro caminito del Rey

Una pasarela de madera recién instalada permite caminar a 60 metros de altura por los acantilados que rodean la presa de Relleu, hace tiempo olvidada en los montes de la Marina Baixa. En el bonito pueblo que le da nombre se inicia este paseo que se ha convertido en la alternativa a quedarse en las playas cercanas de Villajoyosa y Benidorm. Es el plan de moda en la Costa Blanca

HOVIAJES Alicante
Andrés Campos

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Hasta hace unos meses, el pantano de Relleu era un embalse abandonado en un lugar inhóspito e inaccesible al que apenas se acercaba algún estudioso de las presas antiguas y de las aves que anidan en los acantilados calizos del entorno. Ahora es un solicitado destino gracias a su pasarela de madera instalada en enero de 2022. Tal ha sido el éxito de esta senda volandera que ya se la compara con la más famosa de España, la del desfiladero de los Gaitanes de Málaga. Es el Caminito del Rey alicantino.

HOVIAJES Alicante©ALICANTE
Vista del pueblo de Relleu, en el que sobresale el campanario de la iglesia de San Jaime Apóstol.

Relleu es un hermoso pueblo de calles en cuesta presidido por el campanario de la iglesia de San Jaime Apóstol. Muchos de los que pasean por él se hacen un selfi en la plaza del Magistrat Soler con la burguesa casa azul del Escrivà a sus espaldas y otro con la noble casa blanca de la Señoría. Y la mayoría, por no decir todos, se lavan la cara en su precioso lavadero de 1857, adosado a su fuente-abrevadero. Al lado hay una gran balsa y los restos de dos molinos harineros, el del Xorro o de la Verge y el del Foc, que eran alimentados por una séquia (acequia) procedente del río Amadorio. Todas estas infraestructuras hidráulicas hablan de lo vital que es y ha sido el aprovechamiento de un recurso tan escaso como el agua en la montaña alicantina.

Por el camí del Calvari se sube a la ermita de Sant Albert y al castillo, desde donde se ve Relleu encantadoramente abigarrado y vertical. Por encima del pueblo asoma el Puig Campana, la misma montaña que divisan los turistas de Benidorm desde la playa. Relleu, en línea recta, solo dista 14 kilómetros de ella. Eso explica, también, el éxito de su caminet.

HOVIAJES Alicante©Andrés Campos
Pasarelas de Relleu, un caminito colgante de 212 metros de longitud.

Detrás del ayuntamiento de Relleu arranca el camí de les Ripalmes y del Fasamais o camino de los Labradores, un sendero de 4,6 kilómetros que baja al pantano culebreando por la rambla del río Amadorio, entre bancales de almendros, olivos y algarrobos. Después de vadear el cauce junto a un cañaveral, se bordea una antigua calera y, al cumplirse una hora de marcha, se llega al embalse. El pantano, que en sus buenos tiempos tuvo 30 metros de profundidad, ahora es un depósito seco y colmatado por las arenas de infinitas avenidas, pero cuando llueve sigue siendo una zona húmeda importante, donde se ven anfibios y aves. Otras anidan en las paredes verticales del estrecho del Pantano. Y si miramos al escaso cielo que se ve sobre el cada vez más angosto cauce, se divisa a la reina de estas soledades, el águila perdicera.

Construida en el siglo XVII para regar los campos de Villajoyosa, que quedan río abajo, la presa-bóveda de Relleu fue un alarde de ingeniería hidráulica para su época. El único problema es que había que limpiarla de barro con asiduidad, descolgándose con una cuerda hasta su compuerta. En 1950 se construyó otra más abajo y esta se abandonó. Al lado mismo de la presa, en los primeros acantilados del estrecho del Pantano, se ha instalado la famosa pasarela, un caminito colgante que desemboca en un mirador con suelo de cristal.

HOVIAJES Alicante©Andrés Campos
El bonito lavadero de Relleu mide más de 20 metros y data de 1857. Se abastece del caudal subterráneo que llega desde el molino del Xorro.

La vuelta a Relleu se hace en una hora más por otro camino bien señalizado, el del Pantà, que regresa a mayor altura, siguiendo una pequeña carretera local. Subiendo por él, veremos la cresta de la sierra de Aitana, inconfundible por su estación de radar blanca. Al llegar a Relleu, espera el esmerado museo etnográfico. Junto a la ermita de Sant Albert, en el alto cerro del castillo y excelente mirador, está la piscina municipal, para darse un chapuzón con vistas.

No dejes de...

Acercarte a la playa. La Vila, como se conoce a este pueblo de tradición pesquera y chocolatera que es Villajoyosa, tiene su mejor imagen desde el mar, con las coloridas casas del antiguo barrio de pescadores asomadas al paseo marítimo que recorre su arenal urbano. No es la única playa del municipio, en sus 15 kilómetros de costa, hay para todos los gustos, desde la tranquila de La Caleta a la naturista del Esparrelló, las vecinas de Bol Nou y del Paradís o la del Torres, con eucaliptos. Y solo un poco más allá, las de Benidorm.

HOVIAJES Alicante©LianeM / Alamy Stock Photo
La Vila en Villajoyosa

Guía práctica

Guía práctica

HOVIAJES Alicante©Andrés Campos
Cómo llegar

Relleu dista 48 kilómetros de Alicante. También queda cerca de Villajoyosa (a 20) y de Benidorm (a 30).

Qué ver

RELLEU. Tres lugares de obligada visita son la iglesia de San Jaime Apóstol; la plaza del Magistrat Soler, con sus casas nobles y burguesas, y el complejo hidráulico que forman el lavadero, la fuente-abrevadero, la balsa y los molinos del Xorro o de la Verge y el del Foc.

RUTA DEL PANTÀ. Sendero circular de diez kilómetros, señalizado con letreros y trazos de pintura blanca y azul. Baja por la rambla del río Amadorio hasta la presa de Relleu y regresa por una carretera local. Junto a la presa arrancan las pasarelas que llevan hasta el mirador de suelo acristalado. El acceso está regulado (2,50 €), solo pueden pasar 15 personas cada cuarto de hora, y se reserva con antelación (tel. 613 03 33 36). Desde el ayuntamiento hasta las pasarelas se tarda una hora.

ERMITA DE SANT ALBERT. Es un fantástico mirador, pues se levanta sobre un cerro de 440 metros al oeste de la población, junto a las ruinas del castillo. En la misma elevación se encuentra la piscina municipal, con zona de barbacoas y merendero.

MUSEO DE RELLEU. La antigua casa consistorial, de 1793, alberga el museo municipal, de contenido predominantemente etnográfico. También se puede ver cómo era la antigua prisión del pueblo.

Dónde dormir

LAS PUERTAS DEL INDIANO (Relleu, puertasindiano.com). Casa histórica rehabilitada y decorada con gusto al pie del campanario de la iglesia. Dispone de piscina cubierta, sauna y azotea.

FOIES DE BAIX (Relleu, foiesdebaix.com). Complejo rural rodeado de monte y con piscina. Buen lugar también para comer, cenar o tomar una copa al aire libre.

VILAMASSALIA (Villajoyosa, vilamassalia.com). Habitaciones de lujo en el casco histórico, solo para adultos. También ofrecen apartamentos, Senabre Suites, a pocos metros de la playa.

Dónde comer

EL RECLAM (Relleu, foiesdebaix.com). Restaurante del complejo rural Foies de Baix. Arroces, carnes a la brasa y cordero al horno.

ABATEC C B (Relleu, abatec-c-b.business.site). Pequeño local situado al lado de la iglesia, ideal para tomar un desayuno inglés antes de caminar por el monte o una comida sencilla después.

CASA ELORDI (Villajoyosa, elordi.es). Mónica Alfaro e Ignacio Flórez llevan 22 años al frente de este restaurante, uno de los mejores de la Costa Blanca, que ocupa una elegante casa de inicios del siglo XX, al lado del mercado de abastos.

Más información

TURISMO DE RELLEU, relleuturismo.com

TURISMO COSTA BLANCA, costablanca.org


Más sobre