Carmona, una joyita con sabor andaluz para este fin de semana

A apenas treinta kilómetros de Sevilla, hay pocas ciudades en Andalucía que resuman mejor la estética, la arquitectura y el carácter del sur. Recorremos sus calles y plazas, casas blasonadas, palacios, iglesias, conventos y museos de esta ciudad sevillana, elegidos en decenas de ocasiones como escenario de rodaje.

by hola.com

Carmona es una ciudad encantadora. Lo es por dos cosas: de un lado, por su situación en el mapa, y de otro, por los encantos patrimoniales que encierra. A sus pies discurren las aguas del río Corbones y un inmenso campo de cereales se extiende frente a ella. Los cerros más cercanos, coronados por cortijadas, acogen olivos cuyas aceitunas aliñan a finales del invierno con hierbas aromáticas para servir de tapa a un buen chato de vino gaditano, que es costumbre degustar a la hora del aperitivo en los bares de la ciudad vieja.



Carmona tiene varias puertas de entrada, pero la más conocida de todas es la Puerta de Sevilla. En realidad es un alcázar, una sólida fortificación erigida con sillares colosales desde cuyo paseo de ronda, defendido con almenas, se advierte una vista asombrosa de la ciudad antigua. El Alcázar de la Puerta de Sevilla ha sido uno de los escenarios más escogidos por los realizadores para rodar secuencias de cine histórico. Ya no tiene Carmona nada a lo que temer y sus amenazas hace tiempo que desaparecieron, pero el alcázar y su puerta siguen ejerciendo como defensa simbólica de la ciudad, y en su oficina de turismo hay salas que muestran el pasado de estos muros y torreones, la memoria de tiempos turbulentos, batallas incruentas y quebradizos periodos de paz.



Carmona es el poso de muchas cosas. Por ella pasaron íberos y romanos, y la necrópolis situada a las afueras de la ciudad, donde en 1869 un grupo de arqueólogos descubrió hasta trescientos enterramientos de época imperial, da una idea del empuje que la urbe tuvo mucho antes del nacimiento de Cristo.

En Carmona Benito Perojo filmó en 1942 Malvaloca y años después, a principios de 1955, Florián Rey rodó la película titulada La cruz de mayo. Las calles de la ciudad sirvieron de telón de fondo de cintas como Diego Corrientes, filmada por Antonio Isasi-Isasmendi en 1962. Décadas después, en 1995, Juan Sebastián Bollaín rodó Belmonte y Pilar Távora Yerma. Pero fue Solas de Benito Zambrano y Nadie conoce a nadie de Mateo Gil las películas que pregonaron el nombre de la ciudad por las mejores films comission del mundo, los despachos donde inquietos directores de exteriores buscan los mejores lugares para ofrecer a sus realizadores. En 2003 Vicente Aranda rodó Carmen y tres años después Menno Meyjes filmó Manolete. La última película rodada en Carmona tiene al frente de ella al director venezolano Alberto Arvelo y lleva por título Simón Bolívar. El Libertador.



Hay ciudades que invitan a pasear por el tiempo. Carmona es una de ellas. Basta con situarse en una plazoleta del barrio viejo, cerrar los ojos, abrirlos unos segundos después e imaginar que el tiempo ha tenido con nosotros la facultad de transportarnos a la Andalucía barroca del XVIII, aquella que pregonaron los mejores viajeros románticos. La iglesia prioral de Santa María de la Asunción, a unas manzanas de la plaza de San Fernando, la casa palacio del Marques de las Torres o el recoleto y encalado barrio de San Blas son lugares donde la ciudad es más singular y atractiva que en ningún otro lugar.

Calles arriba aún guarda Carmona una última sorpresa. En la cima del altozano desde donde la ciudad sevillana mira con altanería a los Alcores abre sus puertas el llamado Alcázar de Arriba. Hay un parador de turismo al lado de estilo neomudéjar y desde cualquiera de los ventanales y miradores que se abren por él el viajero se cree por un momento Pedro I el Cruel oteando sus dominios y mirando con recelo las endebles fronteras del reino nazarí de Granada, apenas a unas leguas entonces de la histórica y evocadora Carmona.

GUÍA PRÁCTICA

DÓNDE DORMIR

Casa de Carmona
[casadecarmona.com]. Casa-palacio del siglo XVI situada en el centro histórico y decorada con antigüedades y grabados. Habitaciones con doseles y paredes enteladas. Cuenta con restaurante.

Parador de Carmona [parador.es]. Castillo de sabor morisco que fue residencia de los Reyes Católicos en el asedio de Granada. Hoy, sus estancias bien equipadas destilan detalles árabes en su decoración.



Alcázar de la Reina [alcazar-reina.es]. Ocupa el antiguo convento de la Trinidad, en pleno centro histórico. Posee bellas estancias de estilo mudéjar, el restaurante El Tabanco y un curioso pub irlandés.

Posada San Fernando [posadasanfernando.com]. En pleno centro histórico, hotelito de 18 habitaciones de ambiente familiar.

DÓNDE COMER

La Almazara de Carmona [tel. 954 19 00 76]. Antigua almazara de aceite en la parte alta del pueblo de exquisita decoración y sugerente carta, con sencillas sorpresas como los huevos fritos.

Molino de la Romera [molinodelaromera.com]. Antiguo molino aceitunero en pleno casco histórico con varios salones, patio, terraza y torre-mirador. Amplia carta y platos típicos de la zona.

No dejes de
Comprar anís, pacharán y otros licores en la destilería Anís Los Hermanos [anispacharanylicoresdecarmona.com], en la carretera de Carmona a El Viso, que lo elaboran de forma tradicional, y también los dulces que venden las monjas del convento de Santa Clara, donde, de paso, entrar en su iglesia repleta de cuadros de Zurbarán.



Más información
Turismo de Carmona, turismo.carmona.org

Si te interesa viajar a Sevilla no te pierdas...

- Dos pueblos y dos ciudades andaluzas que tal vez no conozcas

- Así se ve Sevilla desde la azotea

- Sevilla, Sevilla y ¡olé!

SÍGUENOS EN @HolaViajes

Más sobre:

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie