Sverre Magnus de Noruega cumple 15 años

Quinto de la princesa Leonor y amante del deporte, Sverre Magnus de Noruega cumple 15 años

El Príncipe escandinavo ha sido felicitado públicamente por su tía Marta Luisa de Noruega

por hola.com

Este tres de diciembre es una fecha muy importante para la Familia Real noruega ya que es el cumpleaños de Sverre Magnus. El hijo pequeño de Haakon de Noruega y Mette-Marit, que nació en el Hospital Nacional de Oslo, cumple 15 años y tanto desde la web oficial de la Corona como desde sus diferentes canales de comunicación han querido trasladar los mejores deseos al príncipe, que ocupa el tercer lugar en la línea de sucesión al trono escandinavo. "Hoy, el príncipe Sverre Magnus cumple 15 años. ¡Feliz cumpleaños!", se puede leer junto a dos imágenes pertenecientes al día de su confirmación en las que el protagonista aparece con gafas, vestido con traje y corbata mirando a cámara y esbozando una sonrisa. La felicitación se ha llenado rápido de mensajes de cariño entre los que destaca el de su tía Marta Luisa de Noruega. "Felicitaciones en tu día, Magnus", ha dicho la princesa junto a dos emoticonos con corazones.  

VER GALERÍA

-Mette-Marit, los últimos movimientos de una princesa en la retaguardia

-Haakon de Noruega, el mejor 'modelo' para Mette Marit en su excursión a las montañas

El único nieto de los reyes Sonia y Harald de Noruega es de la misma edad que otros royals europeos como Christian de Dinamarca (primogénito de Federico de Dinamarca), Alexia de Holanda (la hija mediana de Guillermo y Máxima de los Países Bajos),Emmanuel de Bélgica (el tercero de los cuatro hijos de Felipe y Matilde de los belgas) y se lleva solo unas semanas con la princesa Leonor, quien llegaba a los 15 años el pasado 31 de octubre. Cabe recordar que, además, la Casa de Glücksburg tiene un gran vínculo con los Borbón. El monarca noruego mantiene una gran amistad desde hace décadas con don Juan Carlos que han heredado sus hijos. No en vano, el príncipe Haakon eligió a Felipe VI como padrino de su hija Ingrid Alexandra de Noruega, a la que el jefe de Estado acompañó el pasado año durante su confirmación.

Sverre Magnus acude desde 2014 a la Escuela Montesori de Oslo, por la que han pasado tanto su hermana como su padre. Un centro educativo en el que apuestan por la autonomía y la responsabilidad por parte del niño. Cuando sus obligaciones escolares se lo permiten, al príncipe le gusta esquiar, principalmente hacer descenso y bicicleta, en las modalidades de BMX y cross, que se caracterizan por las acrobacias. También es un gran aficionado al surf igual que el resto de su familia. De hecho, su hermana Ingrid Alexandra ganó en octubre la final de Carolina del Norte en surf para mujeres junior mientras él estaba entre los espetadores animándola. Además, estas vacaciones vimos a ambos practicar con sus padres y su hermano Marius Borg (hijo de Mette-Marit) en las islas Lofoten y el verano pasado practicaron esta modalidad en Formentera.

VER GALERÍA

Una bonita (e íntima) confirmación

Escasas semanas antes de soplar las quince velas, Sverre Magnus vivía un emocionante momento al confirmarse en la iglesia de Asker, en la que compartió esta bonita experiencia junto a otros nueve compañeros. A pesar de que las circunstancias en las que nos encontramos hizo que los protagonistas invitaran a un máximo de 16 personas, lo cierto es que tuvieron una ceremonia muy emotiva, con música en directo y cargada de anécdotas. La celebración posterior se produjo en su residencia oficial, Skanugum, donde abrió todos los regalos que le hicieron: una canoa con remos y chaleco salvavidas, una obra de arte de Morten Andenæs del gobierno y una obra de arte de Magne Furuholmen del municipio de Asker. La Corte Suprema le dio una tabla de surf y un libro sobre la Corte Suprema, y ​​de la Iglesia de Noruega recibió una Biblia en una nueva traducción de 2011. De todos los gobernadores de los condados de Noruega, el  príncipe Sverre Magnus recibió un saco de dormir y una colchoneta.  

VER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie