Harry y Meghan consolidan, ahora sí, la vida que siempre habían anhelado en Estados Unidos

Los duques de Sussex dejaron Reino Unido hace cuatro años: analizamos su evolución hasta ahora

Por Belen Nava M.

Septiembre de 2019, fecha que cambió para siempre el rumbo de los duques de Sussex. Eran la pareja del momento, llevaban casi un año casados en una boda que enamoró al Reino Unido y acababan de ser padres del pequeño Archie. Cada paso que daban completaba ese cuento de hadas en el que nada resultó ser como parecía. El príncipe Harry y Meghan Markle no eran felices, tampoco se sentían cómodos con la vida que llevaban. Durante un viaje a Sudáfrica encontraron el momento perfecto de comunicarlo al mundo, sembrando de esta manera la primera semilla de un cambio radical que cuatro años más tarde se ha consolidado gracias a sus dos últimos movimientos profesionales.

VER GALERÍA

-El príncipe Guillermo reaparece con su hijo George tres semanas después de conocerse el diagnóstico de Kate

-Peter Phillips y Lindsay Wallace toman la 'difícil decisión' de romper tras cuatro años de amor

Los duques de Sussex están preparando dos proyectos con Netflix que cierran el círculo ya que todo comenzó con un documental, Harry and Meghan: an African Adventure. Las cámaras de ITV acompañaron al matrimonio en su primer viaje a Sudáfrica, refugio del Príncipe cuando murió su madre. Regresar a este país hizo un click en su interior y le llevó a hablar abiertamente del miedo a que la historia de Diana de Gales se repitiera ahora con su mujer, quien estaba en el centro del foco mediático: "Ser parte de esta familia, en este papel, en este trabajo...Cada vez que veo un flash me hace recordar el peor momento de mi vida".

Las confesiones del matrimonio al periodista Tom Bradby, al frente del citado documental, fueron la antesala de su salida de la Familia Real británica. Al regresar de Sudáfrica anunciaron que se tomaban seis semanas sabáticas. En ese mes y medio se gestó la noticia bomba que golpeó los cimientos de la Corona: dejaban de ser miembros senior de la Familia Real británica y se despidieron de los compromisos oficiales el día de la Commonwealth (9 de marzo de 2020). Su decisión causó un gran revuelo tanto en la opinión pública como en el seno de los Windsor, pero Harry y Meghan se mantuvieron firmes: querían proteger a su hijo (entonces no había nacido todavía la pequeña Lilibet Diana) y tener su independencia financiera. Ahora sí, lo han logrado.

-Carlos III abre al público el castillo de Balmoral, donde tiene los recuerdos más bonitos y más tristes

VER GALERÍA

Para llegar al momento que viven actualmente, han ido sembrando durante cuatro años. ¿De qué manera? Han diseñado su propia agenda para asistir a actos públicos que han elegido y se han adentrado en el mundo del entretenimiento por diferentes vías. En 2021 Meghan Markle debutó como escritora infantil con The Bench, inspirado en su familia; en 2022 lanzó con Spotify un podcast llamado Archetypes en el que pretendía derribar etiquetas y estereotipos a través de conversaciones con mujeres inspiradoras. Por su parte, Harry publicó en enero de 2020 En la sombra, una biografía que ha dado mucho que hablar; meses después estrenó en Netflix un documental sobre los Juegos Invictus. Juntos protagonizaron también en esta última plataforma un documental sobre su vida.

Durante los últimos meses de 2023 y las primeras semanas de 2024 su vida parecía haberse puesto en pausa (mediáticamente hablando). Apenas aparecían en público, cesó el acuerdo con Spotify y había muchas incógnitas acerca de los proyectos con los que continuarían. Pero en medio de una de las etapas más complicadas para la Familia Real británica, han vuelto. Y parece que lo han hecho para quedarse. En febrero llegó su nueva web y dos meses más tarde se ha confirmado que su ausencia respondía a la preparación de dos producciones con Netflix en las que son protagonistas además de productores ejecutivos.

-Las novedades de la gran boda del duque de Westminster, padrino del príncipe George

VER GALERÍA

Una de ellas gira en torno al polo, deporte preferido de Harry, y la otra tiene como principal reclamo a Meghan Markle, que hablará de los placeres de la cocina, de la jardinería, el bienestar y la amistad. Sigue de esta manera la senda de American Riviera Orchard, web de estilo de vida que lanzó el pasado mes y en la que ofrece un variado catálogo con productos de lifestyle, hogar, universo gastro, cosmética, mascotas y autocuidado. No es nueva en este ámbito ya que esos eran los ejes de The Tig, el blog que cerró cuando se comprometió con el príncipe Harry.

Durante estos cuatro años en los que se ha afianzado su ansiada independencia financiera, también se ha agrandado la brecha con la Familia Real británica, con la que se han reunido en contadas ocasiones. Están separados física y emocionalmente. La libertad que les otorga no seguir las férreas normas por las que se rige esta institución ha hecho que tomen la palabra. Han relatado su experiencia personal en el seno de los Windsor y han dado su propia versión sobre la parte más complicada de pertenecer a una de las Casas Reales más antiguas del mundo. Muchas de sus declaraciones han supuesto un tsunami cuyas consecuencias han seguido (y siguen) a miles de kilómetros de Reino Unido, en California, donde están cada vez más cerca de Hollywood y más lejos de la que antes fue su vida.