Peter Phillips en el funeral del duque de Edimburgo

Falleció en abril

Peter Phillips confiesa el momento más duro tras la pérdida del duque de Edimburgo

El nieto de Isabel II ha explicado que no poder abrazar a su abuela fue lo más complicado durante el funeral del marido de la Reina

por Raquel Barahona

Peter Phillips ha querido hacer un nuevo homenaje a su abuelo, el duque de Edimburgo, casi cuatro meses después de su fallecimiento. En una entrevista a la BBC, el nieto de Isabel II ha confesado cuál fue el momento más duro de aquellos días y, en especial, del funeral que tuvo lugar el 17 de abril en el castillo de Windsor. "Todos vieron la imagen de Su Majestad sentada sola", explicaba, añadiendo que lo más complicado fue no poder abrazarla en un día tan difícil para ella y para el resto de la familia. "Hubiera pasado lo mismo con cualquier otra familia en que lo más difícil es no poder abrazar a los más allegados a la persona fallecida", confesaba, refiriéndose a las consecuencias que han tenido las restricciones de contacto físico entre las personas por la Covid-19.

VER GALERÍA

- Isabel II ya disfruta de sus vacaciones en Balmoral, ¿se unirán a ella los duques de Cambridge?

El nieto de Isabel II ha relatado su pesar por no haberle demostrado su apoyo y cariño de manera física a la viuda del duque de Edimburgo, aun así, ha asegurado que "nuestros pensamientos fueron inmediatamente para mi abuela y hemos estado tratando de apoyarla tanto como podemos". Peter Phillips fue uno de los miembros de la Familia Real que caminó tras el coche fúnebre. Lo hizo, además, en una posición muy importante ya que fue colocado entre sus primos, los príncipes Harry y Guillermo. El hijo de la princesa Ana se mostró visiblemente afectado por la pérdida de alguien tan cercano como su abuelo y así lo ha manifestado en su reciente entrevista a la BBC. "Él fue un elemento sustancial en todas nuestras vidas y, por supuesto, es triste y claro que lo extrañamos", aseguraba. 

"A pesar de que tenía 99 años, vivió una vida extraordinaria y creo que si alguno de nosotros pudiera vivir la mitad de la vida que él vivió, todos seríamos muy felices", confesaba Peter Phillips remarcando la vitalidad y la energía con la que el duque de Edimburgo afrontó todos y cada uno de sus días y se volcó en su familia. Precisamente, una de las debilidades del marido de Isabel II eran sus bisnietos, con los que pasaba gran parte de sus veranos. Peter es padre de Savannah (10) e Isla (9) y ambas guardan grandes recuerdos junto al príncipe Felipe. "Son muy afortunadas de haber tenido dos bisabuelos que han vivido tanto como ellos", aseguraba a lo que añadía que sus hijas valoran profundamente el hecho de haber podido disfrutar de ellos durante su infancia. 

VER GALERÍA

- ¡Por fin! Lilibet Diana ya aparece en la línea de sucesión al trono en la web de la Familia Real británica

Los grandes sustentos de la Reina

Isabel II perdió al que fue el amor de su vida y con quien estuvo casada durante 73 años. A pesar de la soledad que sintió durante el funeral del duque de Edimburgo en el que, por motivos de seguridad sanitaria no pudo estar sentada al lado de ningún otro familiar, la Reina ha salido adelante y se ha apoyado en sus amigos, hijos y nietos que han querido estar con ella en la distancia. Uno de sus máximos pilares ha sido el futuro heredero al trono británico, el príncipe Guillermo, quien asumió mucha más responsabilidad en actos públicos tras la muerte de su abuelo y quien ha acompañado a la monarca en numerosos compromisos oficiales. Otras de las personas con las que se ha relacionado desde entonces ha sido su hija, la princesa Ana, que tiene un carácter muy similar al de su padre; Lady Pamela Hicks, una de sus grandes amistades desde la juventud; Angela Kelly, una de las grandes confidentes de la Reina y su asesora de imagen; y Sofía de Wessex, mujer de su hijo pequeño Eduardo, y por quien siente una gran predilección. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie