harry

El príncipe Harry bromea acerca de por qué su novia, Meghan Markle, no le acompaña en sus compromisos

por hola.com

Hasta en los compromisos oficiales más formales del príncipe Harry cabe una broma a la pregunta que muchos se hacen en cuanto le ven llegar a su cita y que solo uno tuvo la osadía (y tal vez la confianza) para atreverse a formular: “¿Dónde está Meghan Markle?”. El Príncipe, oficial y caballero, se tomó con humor el atrevimiento. Y bromeó diciendo que no podía llevar a su novia al acto en cuestión –la solemne ceremonia del Día de las Amapolas en memoria a los caídos en tiempos de guerra- porque “no podía esconderla en ningún lado”.

VER GALERÍA

¿Qué aportaría Meghan Markle a la familia real británica? Su hermana lo tiene claro

¡Ya llegó! El esperado encuentro de Harry y Meghan Markle con la Reina de Inglaterra

El príncipe Harry presentaba sus respetos durante su visita al Campo del Recuerdo de la Abadía de Westminster en Londres, cuando compartió bromas con Matt Weston, un experto en desactivación de bombas que sirvió en Afganistán. Weston, de 28 años, contó a los periodistas: “Bromeando le pregunté dónde estaba su mujer y me contestó que no estaba allí. Le pregunté entonces si vendría la próxima vez porque es increíble y dijo que no podía esconderla en ningún lado, pero yo le comenté que no tendría por qué esconderla”. Y agregó: “Me encantaría conocerla, creo que ella es muy buena. Es un hombre muy afortunado y es brillante”.

Weston, de Taunton, Somerset, perdió ambas piernas cuando explosionó accidentalmente un dispositivo explosivo en 2009 mientras prestaba servicio en el Regimiento 33 de Royal Engineers. Matt ya conocía al príncipe Harry: “Fue grandioso volver a verlo, lo conocí en la ceremonia de presentación del monumento dedicado a los que sirvieron en Afganistán e Irak”.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Luego el príncipe Harry prosiguió con el ceremonial en clave de solemnidad y colocó una cruz de madera ante la cruz mayor repujada de amapolas, la flor que conmemora la señalada ocasión. También conversó con veteranos de conflictos pasados ​​y presentes y volvió a hacer gala de sentido y sensibilidad hacia mayores y hacia pequeños, como en las imágenes superiores. El Príncipe, que sirvió en el ejército durante diez años, no se olvidó de nadie, ni siquiera del perro labrador presente, y protagonizó la imagen más bonita del acto con el saludo de firme que le dedicó a Harrison Degiorgio-Lewis, de siete años. El tío de Harrison, el teniente Aaron Lewis, del Regimiento Real de Comandos Artillería Real, fue asesinado en Afganistán en diciembre de 2008. El príncipe Harry reconoció al niño de un encuentro anterior en la Abadía y se detuvo a hablar con él.

VER GALERÍA

El pequeño asistió a la ceremonia acompañado por su abuela, Helen Lewis, que reveló a la prensa: “Él ha venido aquí durante cuatro años para representar a su tío. El príncipe Harry lo reconoció, ellos tienen un vínculo, ya que comparten fecha de cumpleaños. Acerca de su tío Aaron, le dijo lo orgulloso que estaba”. Y nosotros de este Príncipe que rinde honores a los héroes que han dado su vida por la patria y busca ‘escondite’ para poner a refugio a su princesa.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie