Tras las reformas de Anmer Hall y Buckingham, ¿para quién remodela la reina Isabel un ‘palacio’?

por hola.com

“Puertas correderas, grandes ventanales en el techo y en las paredes, bien ventilado y fácil de limpiar”. Esta descripción no es la de un “palacio” al uso, y es que la última reforma que la reina Isabel de Inglaterra está llevando a cabo en la finca de Sandringham, en Norfolk, está destinada a unos habitantes un tanto especiales: sus palomas.

VER GALERÍA

Un palomar que “proporcione a la finca un ambiente moderno, bien ventilado y cómodo, tanto para el cuidador de las aves como para las propias palomas”, ha informado un oficial del Consejo de Norfolk, quien ha aprobado la reforma, según cuenta el británico de The Telegraph. La Reina es una gran aficionada a las palomas -tiene 200- y forma parte de una asociación centrada en la competición con estas aves, fue el director de esta asociación, Stewart Wardrop, el que contó en Daily Mail que este tipo de construcción podría costar más de 56.000 euros.

Reformas en el palacio de Buckingham: ¿Tendrá que hacer Isabel II las maletas?

Los duques de Cambridge ya pueden mudarse a su casa de Anmer Hall, donde se han terminado las obras de reforma

Esta noticia llega un mes y medio después de que se anunciara una remodelación en el Palacio de Buckingham, que según informó una fuente a Hello! Online podría alcanzar los 210 millones de euros y que podrían llevar a la Reina de Inglaterra a abandonar su hogar, algo que no se producía que desde que en 1837 la reina Victoria la designara como residencia oficial.

VER GALERÍA

“Es algo que tenemos que estudiar seriamente porque la decisión afectará al coste de la remodelación. Una opción es desalojar Buckingham y la otra es hacer las obras por secciones e ir trasladando a la gente de una sección a otra”, contó entonces una fuente del entorno real a HELLO! Online, que explicó con esas históricas estancias necesitan mucho más que una mano de pintura.

Buckingham no sería entonces la única residencia real que luciría como nueva, puesto que el año pasado las obras se acometieron en la residencia de Anmer Hall, en Norkfolk. Una mansión de principios del siglo XIX, que la reina Isabel regaló a su nieto, el príncipe Guillermo, y en donde vive actualmente con su familia, la Duquesa de Cambridge y sus dos hijos, el príncipe George y la princesa Charlotte.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie