La otra boda real de Inglaterra: los secretos del enlace escocés de Zara Phillips y Mike Tindall

Contraerán matrimonio el próximo 30 de julio en la iglesia de Canongate de Edimburgo y lo celebrarán con una recepción en el palacio de Holyroodhouse

por hola.com

Aunque Zara Phillips resulta diminuta en comparación con su fornido prometido, Mike Tindall, jugador de rugby, los futuros esposos han demostrado en un momento de intimidad, durante un concurso hípico en Hampshire en el que participaba la joven, que el amor todo lo vence. Y es que Zara logró hacer fuerza de flaqueza en un arrebato cariñoso y levantar a su robusto príncipe azul, antes de que él la tomara pasionalmente en sus brazos. Otra prueba de su amor de hierro que, como la pareja anunció el pasado mes de diciembre, desembocará en boda.

 

VER GALERÍA

 

La suya será la segunda boda real del año en el seno de la familia real inglesa. Pero el enlace de Zara Phillips con Mike Tindall será absolutamente diferente a las nupcias de semi Estado del príncipe Guillermo con Kate Middleton. Separan ambas ceremonias apenas tres meses (el nieto de la reina Isabel se casará el próximo 29 de abril y su prima, el próximo 30 de julio), y todo un mundo de diferencias. Para comenzar Zara Phillips dará el sí, quiero a su prometido en Edimburgo. La última boda real que se celebró en Escocia fue precisamente la de la princesa Ana, madre de Zara, hace casi dos décadas, allá en 1992.

  

VER GALERÍA

 

La antigua iglesia de Canongate, una blanquecina parroquia amurallada del siglo XVII de la Milla Real de Edimburgo, es un escenario nupcial más modesto que la abadía de Westminster. El templo informa en su sitio web de sus honorarios a los contrayentes interesados en contraer matrimonio allí: unos 90 euros para el organista, 30 euros para el sacerdote y un donativo mínimo de 230 euros a la iglesia. El lugar había sido reservado inicialmente por otra pareja, que aceptó trasladar su ceremonia religiosa para que los novios reales puedan casarse allí el 30 de julio. El otro novio, Cherith Harrison, un diseñador gráfico afincado en Edimburgo, declaró: "Recibimos una llamada telefónica del ministro solicitándonos si nos era posible cambiar la celebración a otro lugar y permitir así que Zara y Mike se casen allí". Ella, la otra novia, añadió: "No hubo ningún incentivo económico ni nada por el estilo. Nada aparte de nuestra buena voluntad. Nosotros estamos felices de modificar nuestra boda por ellos".

 

VER GALERÍA

 

Si el príncipe Guillermo y Kate Middleton celebrarán su matrimonio por todo lo alto con varias recepciones, Zara y Mike lo harán discretamente. La pareja, que convive en Cheltenham (donde Mike pidió la mano en matrimonio a Zara), brindará después de la ceremonia religiosa por su nueva vida en común como recién casados en un banquete de bodas en el Palacio de Holyroodhouse. Fuentes de palacio informan de que este enlace será un acontecimiento de carácter privado y que los costes correrán a cargo de las familias. Pero para nosotros siempre será la otra boda real de Inglaterra.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie