Leonor y Sofía, inseparables de su abuela en su último plan por Palma

Esta es una de las últimas ocasiones que tiene la Princesa para estar con la familia antes de irse a Gales

Por Belén Nava M.

La estancia de la Familia Real en Palma de Mallorca, que previsiblemente ha llegado ya a su fin, ha dejado algunas imágenes para el recuerdo como el encuentro de los Reyes y sus hijas con el medallista olímpico Joan Cardona, su ruta por la Sierra de Tramontana o la cena de la que han disfrutado en compañía de doña Sofía. Precisamente esta salida nos ha permitido ver uno de los momentos más cariñosos con la princesa Leonor, la infanta Sofía y la madre del monarca como protagonistas. En un ambiente íntimo y distendido, sin el protocolo que exigen los actos institucionales a los que habitualmente acuden, hemos visto gestos de profundo cariño entre las tres. Abuela y nietas han derrochado complicidad y entendimiento en esta cita que ha supuesto su primera aparición conjunta en la isla desde que comenzaron sus vacaciones.

VER GALERÍA

-De las transparencias de doña Letizia a los vestidos con truco de Sofía y Leonor: los looks de la Familia Real en Palma

-'Felipe, ¿dónde está tu corona?': La divertida anécdota del Rey con un niño

Al salir del restaurante Ola de mar de Portixol, cuyo menú incluye recetas de la cocina mediterránea como pescados de la costa balear, arroces y calderetas, la princesa Leonor agarró de la mano a doña Sofía. Comenzaron a caminar juntas en dirección al coche que los trasladaría al Palacio de Marivent, su residencia estival en Baleares y escenario habitual de un tradicional posado familiar que lleva sin producirse dos años consecutivos. Iban unos pasos por detrás de los Reyes, pero poco después los alcanzaron y se colocaron en línea con ellos. La heredera al trono, de camino al coche con su abuela, intercambiaba miradas de entendimiento y charlas con ella.

En las inmediaciones del local, en cuya terraza estuvieron hasta pasada la medianoche, la infanta Sofía compartía impresiones con Irene de Grecia y el matrimonio formado por Tatiana Radziwill y Jean Henri Fruchaud, quienes también les acompañaron durante la velada. Sin embargo, a los pocos segundos se acercó a doña Sofía muy sonriente y la cogió del brazo izquierdo. A partir de ese momento las tres comenzaron a caminar agarradas, demostrando lo mucho que les gusta compartir tiempo, hacer planes y aprovechar estos últimos días en los que pueden estar juntas. Cabe recordar que a lo largo de este mes de agosto se espera que la princesa de Asturias inicie el primer curso de Bachillerato en el UWC Atlantic College de Gales, un internado en el que por primera vez no tendrá cerca a sus seres queridos aunque sí estará rodeada de nuevos amigos y compañeros como Alexia de Holanda.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

Sus intereses comunes

Habitualmente, durante los veranos en Mallorca, doña Sofía y sus nietas salen a recorrer las calles de la isla, hacen compras en negocios locales o hacen planes de ocio como sesiones de cine (en 2019 estuvieron viendo El Rey León en Palma). Las tres son aficionadas al mundo del arte y les gusta ver películas, asistir a actuaciones de baile... Otra de las cosas que tienen en común es la apuesta por la conservación del entorno natural. En este punto la madre de Felipe VI ha sido un gran ejemplo para sus nietas puesto que está muy implicada en todo lo que tiene que ver con la protección del medio ambiente. Recientemente Leonor y Sofía seguían sus pasos en esta línea. A mediados de julio plantaron varios árboles en el Hayedo de Montejo (Madrid), durante la clausura de la campaña 'Un árbol por Europa'. Esta jornada fue además muy significativa ya que era la primera vez que la Princesa y la Infanta acudían a un acto solas, sin la compañía de sus padres.