Princesa Leonor

Leonor se prepara para su gran día: recordamos otros momentos en los que también fue protagonista

La primera visita oficial de la Princesa a Asturias se suma a otros muchos actos en los que también acaparó todas las miradas

por hola.com

El 2018 está siendo un año muy significativo para la Casa Real. Al 80 aniversario de los Reyes Juan Carlos y Sofía y el medio siglo de Felipe VI se suma ahora la primera visita oficial de la princesa Leonor a Asturias con motivo de los actos por el I centenario de Covadonga y el XIII Centenario del Reino de Asturias. Un viaje en el que estará acompañada por sus padres y por su hermana, la infanta Sofía, y en el que será la auténtica protagonista ya que el Principado es una tierra histórica vinculada a la Corona y el título de Princesa de Asturias es el principal que ostenta el Heredero al trono de España, según reconoce la Constitución. El del próximo sábado supondrá un nuevo paso en las tareas institucionales que Leonor, que tiene 12 años, va poco a poco asumiendo, coincidiendo con su entrada en la adolescencia. Desde que era un bebé, ha habido multitud de ocasiones en los que la Princesa ha acaparado el foco de atención con sus apariciones.

VER GALERÍA

Un verano atípico en Palma

El de este año ha sido un verano atípico para la Familia Real en Palma, en el que la princesa Leonor ha acaparado gran parte del protagonismo. Después de permanecer con su hermana durante el mes de julio en un campamento infantil en Estados Unidos, posó en el tradicional posado veraniego. Este año, cono novedad, don Felipe, doña Letizia y sus hijas cambiaron Marivent por el Palacio de La Almudaina para la sesión de fotos. Una elección que pone de relieve la importancia que la Corona quiere dar a este lugar. Además, se dio la circunstancia de que fue la primera vez que la Princesa de Asturias pisó este enclave. Allí, Leonor mantuvo una extensa conversación con los periodistas congregados a los que relató cómo había sido su verano en Norteamérica junto a su hermana Sofía. “Ha sido muy divertido. Hemos hecho mucho deporte y hemos conocido chicos de otros países”, comenzó diciendo sobre esta experiencia para después revelar que también habían practicado inglés.

VER GALERÍA

La imposición del Toisón de Oro

Si hay una condecoración importante para los Borbones, esa es, sin duda, el Toisón de Oro. El Rey, en el marco de los actos con motivo de su 50º cumpleaños, impuso a su hija mayor la mayor distinción que otorga la Corona española. Además, es un reconocimiento que es “un elemento de tradición, continuidad e institucionalización en la figura de la princesa de Asturias como heredera de la Corona”.  El solemne acto de imposición del vellocino de oro tuvo lugar el mismo día que el aniversario del Monarca y estuvo cargada de mucho simbolismo familiar e institucional. Leonor estuvo arropada por la Familia Real al completo y por otros familiares y autoridades en un acto que se desarrolló en el salón de Columnas del Palacio Real, que ha albergado algunos de los actos más importantes de la historia reciente de España como la abdicación del rey Juan Carlos o la firma del Tratado de Adhesión de España a las Comunidades Europeas el 12 de junio de 1985, entre otros. Aunque no habló, Leonor acaparó todas las miradas en un acto en el que ella era por primer vez la protagonista absoluta y nos sirvió para ver sus primeras reverencias en público.

VER GALERÍA

En la intimidad de Zarzuela

Días antes de festejarse el medio siglo de Felipe VI, la Casa Real compartió con todos los españoles imágenes inéditas sobre la vida del jefe del Estado como padre de familia. Además de poder ver cómo es una comida en Palacio de los Reyes y sus hijas, un día cualquiera yendo al colegio, se pudo ver cómo el Soberno y su heredera visionaban juntos, acompañados por Jaime Alfonsín, jefe de la Casa del Rey, el tradicional discurso de Navidad. Gracias a este vídeo descubrimos que la Princesa coge los cubiertos con la mano izquiera, lo que hace pensar que es zurda o en todo caso ambidiestra. 

VER GALERÍA

Su primer retrato oficial en solitario

El 31 de octubre de 2017 con motivo de su 12 cumpleaños, Leonor de Borbón lo celebró con un nuevo y esperado retrato oficial, su primer posado en solitario. La fotografía fue tomada unos días antes, el 12 de octubre, día de la Fiesta Nacional. En esa ocasión posó con una gran sonrisa y llevó un vestido rojo de Carolina Herrera. La excepcionalidad de este retrato vino marcada porque hasta ahora, salvo con motivo de su primer año de vida, no se había enmarcado su cumpleaños con una sesión fotográfica.

VER GALERÍA

Su acto oficial preferido

Precisamente, a Leonor le encanta el 12 de octubre, día de la Fiesta Nacional. Especialmente el desfile de la Legión y siempre quiere saber el nombre de la cabra de esta fuerza militar, aunque según han ido pasando los años lo pregunta con mayor disimulo. La primera vez preguntó directamente al Rey: “Papá ¿Cómo se llama la cabra?” “Pablo”, respondió el Rey. De pequeña, solía acompañar la música militar de esta parada castrense moviendo su cabeza y cuando pasaba la mascota de la legión no podía evitar las carcajadas.

VER GALERÍA

“Muy nerviosa” en su Primera Comunión

El 20 de mayo de 2015, la Princesa recibió la Primera Comunión en la parroquia de la Asunción de Nuestra Señora de Aravaca (Madrid). Vestida con el uniforme de gala del colegio Santa María de los Rosales, comentó entonces que estuvo “muy nerviosa” y que tras la ceremonia lo iba a celebrar “en casa”. Con ella estuvieron los reyes Felipe y Letizia; sus abuelos paternos, los reyes Juan Carlos y Sofía; sus abuelos maternos, Jesús Ortiz -acompañado por su mujer Ana Togores- y Paloma Rocasolano, y su bisabuela materna Menchu Álvarez del Valle.

Regañina por no seguir el protocolo

Hace dos años, Leonor y Sofía acompañaron a sus padres a la XII apertura de la legislatura. Un acto solemne, en el que el Rey llamó la atención de su hija por no seguir a rajatabla el protocolo. Mientras estaban en una sala del Congreso, Leonor quedó rezagada, despistada por los abovedados y dorados techos, y perdía el paso de sus padres y su hermana, que tuvieron que esperarla. 

VER GALERÍA

Buscando caramelos en un trofeo y viendo al Atlético de Madrid

Tanto Leonor como Sofía han mostrado su entusiasmo por el fútbol. En el verano de 2012 cuando la Selección Nacional visitó el Palacio de la Zarzuela las niñas estaban adorables y vistieron la equipación de La Roja. Leonor no pudo evitar curiosear el trofeo de la Eurocopa en busca de caramelos en su interior. Después le enseñó a su padre lo que había encontrado. Años más tarde se la vio en su primer partido de fútbol con su padre, en abril de 2016, en el estadio Vicente Calderón durante la semifinal de la Chmapios League entre el Atlético de Madrid y el Bayern de Munich. En el palco estuvo muy emocionada y mostró una gran curiosidad por todo mientras no perdía detalle de todo lo que acontecía en el terreno de juego mientras escuchaba, muy atenta, las explicaciones de don Felipe.

La visita al 'abuelito'

Siempre espontánea, la hija mayor de don Felipe y doña Letizia dio muestras de su naturalidad y simpatía cuando acudió, el 27 de septiembre de 2013, con sus padres, su hermana y la reina Sofía al hospital Quirón de Pozuelo de Alarcón (Madrid) para visitar a su abuelo, el rey don Juan Carlos, que estaba ingresado tras someterse a una operación para reemplazarle la prótesis de la cadera izquierda. Tras el encuentro, la Princesa informó a los medios del estado de salud del entonces Monarca con un: “Está muy bien el abuelito”.

Inseprable de su mochila

Con tres años, Leonor se convirtió en el centro de atención durante su primer día de colegio. Después de haber pasado un año por la Guardería Real en El Pardo, comenzó una nueva etapa, la primera de su formación académica en su actual colegio, el Santa María de los Rosales. Acompañada de sus padres conquistó a todos al hacer sus primeras declaraciones: “Ya voy al cole de mayores”. Precisamente en la escuela infantil y pese a su corta edad (estaba a punto de cumplir los dos años) decidió arrastrar ella misma su mochila escolar, de color celeste, a juego con las bermudas del uniforme de la escuela infantil, en lugar de que se la llevaran sus padres.

VER GALERÍA

Descalza en el bautizo de su hermana

Leonor nos volvió a conquistar en el bautizo de su hermana. La ceremonia religiosa, que se celebró en los jardines del palacio de la Zarzuela fue un acto familiar en el que la pequeña, quizá molesta con sus zapatos y de lo más decidida, optó por quitárselos y permanecer descalza durante parte del acto.

Jugando con los micrófonos

El 29 de abril de 2007 nació la infanta Sofía y días después, cuando doña Letizia abandonó la clínica Ruber donde había dado a luz, nuevamente Leonor, que entonces tenía año y medio, acaparó todas las miradas. Con un vestido en tonos rojos y chaqueta de punto a juego, la primogénita de los entonces Príncipes de Asturias agarró el micrófono que se había instalado para que los felices padres informaran sobre los detalles del alumbramiento. Incluso hubo un momento, cuando su padre la dejó en el suelo, en el que Leonor hizo alguna carrera hacia los periodistas allí apostados y, de paso, también se llevó un juguete.

Con las gafas de su abuela

En el verano de 2007 en Palma de Mallorca, Leonor hizo las delicias de su abuela y su madre cuando “robó” las gafas de sol de doña Sofía a bordo de la embarcación Somni. Como toda niña de su edad, la pequeña princesa- entonces infanta- se mostró inquieta quitándose constantemente la gorra que le cubría y poniéndose el complemento de su abuela.

Sus anécdotas más simpáticas

La princesa Leonor siempre dio muestras de ser una niña de lo más simpática y con respuestas para todo. Con la naturalidad que la caracteriza respondió de manera sorprendente cuando le preguntaron por qué salía tanto en las revistas. “Porque vivo en la casa de un Príncipe”, dijo con toda naturalidad. Célebre es también la anécdota que reveló un científico español a quien doña Letizia explicó cómo Leonor le decía a su hermana: “Come verdura, que tiene antioxidantes”.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie