rey-cristo

esta costumbre se remonta a finales del siglo XVII

El Rey cumple con la tradición de la Familia Real ante el Cristo de Medinaceli

Cientos de fieles acuden el primer viernes de marzo a la basílica madrileña de Jesús de Medinaceli

por hola.com

Con el primer viernes de marzo ha llegado la tradición de venerar la imagen de Cristo en la basílica madrileña de Jesús de Medinaceli. En torno a las 10:30 de la mañana, y a pesar de que la capital ha amanecido gris y lluviosa, Felipe VI ha acudido para cumplir con esta costumbre en la Familia Real y ha sido recibido a las puertas de la iglesia entre gritos de “Viva el Rey”.

VER GALERÍA

Don Felipe ha saludado a su llegada a los representantes de la Orden de los frailes capuchinos, que custodian la imagen de Jesús Nazareno desde 1895, ante de entrar en la basílica para besar, según es costumbre, el pie derecho de la talla que data de 1640. De este modo, el jefe del Estado ha cumplido con una tradición de tres siglos en la Familia Real.

A lo largo de las últimas décadas la Familia Real ha ido alternando su presencia en este "besapiés" para el que cientos de personas han hecho cola desde la madrugada. Hay que recordar que doña Sofía acudió el primer viernes de marzo de 2013 al encuentro con la imagen de Jesús Nazareno, que tiene fama de ser milagroso, cuando faltaban tan solo a cuarenta y ocho horas de la nueva intervención quirúrgica de don Juan Carlos.

VER GALERÍA

VER GALERÍA

El 2017 fue la infanta Elena la que cumplió con la tradición que se remonta a finales del siglo XVII, cuando la imagen fue recuperada a los musulmanes el viernes de Cuaresma de 1682. Este año, en el que a pesar del mal tiempo muchos feligreses han aguardado su turno desde hace días, la expectación por la presencia de Felipe VI ha sido máxima, ya que si bien no es la primera vez que acude a esta cita -siendo príncipe de Asturias acudió en varias ocasiones- sí es la primera vez que lo hace desde que fue proclamado soberano en las Cortes Generales. 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie