Doña Sofía disfruta de una velada musical en Mallorca

Asistió anoche al concierto solidario a beneficio de Proyecto Hombre Baleares y la organización Mater Misericordiae junto a su hermana Irene

por hola.com
VER GALERÍA


Doña Sofía sigue disfrutando del verano en Mallorca. La Reina es una enamorada de la isla y anoche acudió al recital benéfico que ofrecía la soprano Ainhoa Arteta en la Torre de Canyamel, en el municipio mallorquín de Capdepera. Doña Sofía, la única de la Familia Real que permanece en Mallorca, acudió al concierto solidario a beneficio de Proyecto Hombre Baleares y la organización Mater Misericordiae junto a su hermana Irene. La madre del Rey Felipe VI es una asistente habitual a las actividades relacionadas con Proyecto Hombre en las islas, organización sin ánimo de lucro, de la que es presidenta de honor, dedicada a atender a personas con problemas de adicciones.

VER GALERÍA


Ainhoa Arteta, acompañada al piano por Rubén Fernández, deslumbró con su voz a los más de 600 asistentes. Los conciertos solidarios son una constante en la carrera de la soprano, quien ya actuó el pasado 9 de agosto en el 53 Festival de Pollença.

VER GALERÍA



El verano de doña Sofía

Mientras la Reina asistía al concierto, los reyes Felipe y Letizia disfrutaron de una noche de cine en Madrid tras unos días de descanso en un destino desconocido.

Este año, doña Sofía fue la primera en aterrizar en Palma de Mallorca y será la última en abandonarla, dado que sigue allí. Gracias al relevo de don Felipe y doña Letizia como soberanos, la reina Sofía ha podido tener una agenda estival más relajada, lo que le permitió llegar a Mallorca antes de lo acostumbrado –a mediados de julio- e instalarse muy pronto en el palacio de Marivent para disfrutar de su destino vacacional favorito.

Durante su estancia allí hemos podido descubrir la faceta más cariñosa y familiar de doña Sofía, que se ha mostrado como una abuela orgullosa y entregada. En varias ocasiones ha acompañado a sus nietos al Club náutico de Calanova, donde han estado tomando clases de navegación, y ha participado en la entrega de los diplomas de vela del club, algo que ya ha hecho otros años. Muchos gestos cariñosos y una permanente y radiante sonrisa símbolo de lo mucho que doña Sofía ha disfrutado este verano en la isla por la que siente debilidad y rodeada de familia.

A principios de agosto, los reyes Felipe y Letizia llegaban también a Mallorca para disfrutar de unos pocos días de descanso en medio de su ajetreada agenda estival, repleta de compromisos oficiales desde la proclamación del Rey en junio. Allí presidieron, por primera vez como soberanos, la tradicional recepción en Palma, una ocasión que tampoco quiso perderse doña Sofía, mostrando su apoyo a los nuevos Reyes y estando junto a ellos en todo momento.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie