La Familia Real española, una vez más con el deporte español

Los Reyes, los Príncipes de Asturias y la infanta Elena entregaron en el Palacio Real de El Pardo los galardones "del año más brillante de la historia del deporte español"

por hola.com

VER GALERÍA

 

El palacio real de El Pardo ha abierto sus puertas a lo más granado del deporte español. Los Reyes, los Príncipes de Asturias y la infanta Elena, acompañados por el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, han presidido una nueva entrega de los Premios Nacionales del Deporte, convocados anualmente por el Consejo Superior de Deportes y que distinguen a los deportistas más destacados en la competición o en el apoyo a la promoción del deporte español a lo largo del año.

Deportistas y entidades se dieron cita en palacio para recibir tal  honor de manos de los miembros reales, que a su vez homenajearon a sus invitados incluyendo en sus conjuntos prendas de color rojo español, como la corbata del príncipe Felipe o el pantalón de doña Elena. Nadie quería perderse la señalada ocasión. La montañera Edurne Pasaban, primera mujer que ha ascendido los catorce "ochomiles" del planeta, y el piloto Jorge Lorenzo, campeón del mundo de MotoGp, recibieron los premios Reina Sofía y Felipe de Borbón, respectivamente, que los distinguen como los deportistas españoles más destacados del año; el piloto Marc Márquez, campeón del mundo de 125 centímetros cúbicos, recibió el segundo premio Princesa de Asturias, que distingue al deportista menor de 18 años más destacado por su progresión; la Federación Andaluza de Fútbol obtuvo el premio infanta Elena, en reconocimiento a la persona o entidad que más se haya destacado durante el año por un gesto especialmente relevante de nobleza o juego limpio en la práctica deportiva, o que haya prestado una contribución especial a la erradicación de la violencia en el deporte, y el saltador de longitud Eusebio Cáceres, récord de Europa júnior de longitud (8,27), se hizo con el premio infanta Cristina que reconoce al deportista revelación del año.

 

VER GALERÍA

 

La selección española de fútbol, representada por su seleccionador, Vicente del Bosque, recientemente nombrado marqués por el Rey, y su capitán, Íker Casillas, recogió la Copa Barón de Güell que reconoce al mejor equipo del año, después del título mundial logrado el pasado julio en Sudáfrica; el ex tenista Manuel Santana, dos veces ganador de Roland Garros (1961 y 1964), del Abierto de Estados Unidos (1965) y de Wimbledon (1966) y capitán en dos ocasiones del equipo español de Copa Davis (1981 y 1985), recogió la tercera edición del premio Francisco Fernández Ochoa que ya obtuvieron Ángel Nieto y Severiano Ballesteros; la jugadora de hockey argentina Luciana Aymar, elegida siete veces como la mejor del mundo, el Trofeo Comunidad Iberoamericana que consiguieron en anteriores ediciones futbolistas como Lieonel Messi o Sergio Agüero, y la Fundación para la Promoción del Deporte Ecuestre, la Organización Campeonatos Internacionales de España El Espinar, el Ayuntamiento de Leganés, la Universidad Camilo José Cela y la Agencia de Publicidad Villa Rosás completaron el elenco de premiados.

Tras la entrega, el Rey dio "una enhorabuena muy especial y afectuosa" a los premiados de esta edición, "el año más brillante de la historia del deporte español" . "El deporte, en su más noble y amplia expresión, debe concitar el esfuerzo y la colaboración de todos" y "no solo en las disciplinas de equipo y más populares, -en las que España es hoy el primer país del mundo-, sino también en las individuales y en las menos extendidas". También resaltó "hasta qué punto nuestro deporte nos proyecta como país en el mundo entero", antes de dar las gracias a los premiados "y a tantos otros que han venido abriendo camino desde hace años" porque "España es hoy una potencia deportiva de primer orden". Y el apoyo de la Familia Real, también.

 

  VER GALERÍA

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie