Lejos de las restricciones del Palacio Imperial

Mako de Japón y su marido disfrutan de la vida en Manhattan como dos neoyorquinos más

La pareja se instaló en Estados Unidos el pasado noviembre, un mes después de su boda

Por hola.com

Mako de Japón, después de haber perdido hace dos meses su título de Princesa, intenta vivir una vida anónima en Nueva York, tal como han hecho muchas otras exprincesas japonesas que abandonaron la corte del emperador por amor. Mako, de 30 años, como su tía Sayako Kuroda o su prima lejana Ayako Moriya, se vieron en la obligación de apartarse de la Corte Imperial al elegir casarse con plebeyos. Lejos de los lujos a los estaba acostumbrada, la sobrina del emperador Naruhito trata de pasar desapercibida y ser una neoyorkina más en Mahattan. Hemos podido verla junto a su marido Kei Komuro, el hombre por el que renunció a su título, a su asignación y a su país, paseando como dos enamorados más por las calles de Nueva York.

Del palacio imperial a la tienda de toallas, la nueva vida de Mako de Japón

VER GALERÍA

El padre de Mako de Japón explica por qué su hija no tuvo una boda tradicional

El matrimonio caminaba por la Gran Manzana como cualquier otra pareja de recién casados tratando de pasar desapercibidos entre la multitud. Con ropa informal y muy conjuntados, Mako lucía un jersey de punto de color gris claro, con una falda larga fluida en gris oscuro, el mismo tono que eligió su esposo para el cárdigan que combinó con unos jeans en color negro, ambos optaron por un calzado cómodo para recorrer las amplias avenidas de la ciudad que nunca duerme.

Mako y Kei comenzaron su nueva vida en Nueva York el pasado 15 de noviembre, cuando se mudaron juntos a Estados Unidos tras su boda el 26 octubre de 2021 después de tres años postponiéndola. Los recién casados residen en un apartamento que han alquilado en Hell’s Kitchen, un barrio de Manhattan situado a un paso de Times Square y de algunas de las zonas más frecuentadas del centro de Nueva York. Se trataría de un piso de solo un dormitorio ubicado en un edificio que ofrece comodidades para sus residentes tales como un estudio de yoga, spa, un gimnasio equipado con bicicletas, mesas de ping pong y una terraza al aire libre con barbacoa, entre otras, por el que pagarían alrededor de 4.500 dólares al mes (cerca de 4.000 euros), según informó Daily Mail.

VER GALERÍA

La hija del príncipe Fumihito y su marido se instalaron en Manhattan con la idea de que Kei pueda desarrollar su carrera profesional en Estados Unidos. El marido de Mako de Japón terminó en junio la carrera de Derecho en la Universidad de Fordham de Nueva York y trabaja como abogado en un bufete de Nueva Jersey. Sin embargo, para ejercer en Nueva York algunas funciones de su profesión tenía que presentarse a un examen estatal en el que participaron un total de 9.227 personas, una prueba que no superó, pero a la que parece que se volverá a enfrentar el próximo mes de febrero. Por su parte, y según informan desde el Palacio Imperial, la Princesa, quien ha adoptado el apellido de su marido, habría renunciado al millón de euros que le correspondía tras haber salido de la Familia Imperial japonesa, ya que su intención es encontrar un trabajo una vez que consiga el visado para poder trabajar en la Gran Manzana. Mako es graduada en Arte y Patrimonio Cultural en la universidad Cristiana Internacional de Tokyo y se especializó en museología en la universidad de Leicester.

Haz click para ver “Mako y Kei Komuro, los “Meghan y Harry” de Japón”, un documental donde esbozamos un retrato de la princesa Mako, sobrina mayor de Naruhito, actual emperador de Japón, y su pareja Kei Komuro. Una pareja que se comprometió hace cuatro años y que ha tenido que posponer su enlace en varias ocasiones. Tras la boda, la pareja comenzará una vida en Estados Unidos, lejos de su país natal, lo que les ha valido el apodo de los “Meghan y Harry” de Japón.

Loading the player...