Cherie Blair se recupera de su intervención en un castillo de Francia

por hola.com

El primer ministro británico, Tony Blair, y su esposa, Cherie Blair, llegaron ayer al suroeste de Francia para disfrutar de sus vacaciones estivales en compañía de sus hijos. Los Blair se encontraron con su familia -los niños estaban con su abuela en el magnífico castillo desde el pasado martes-, justo un día después de que Cherie hubiera abandonado el hospital tras sufrir un aborto natural.

Viaje tranquilo
Después de un viaje tranquilo e íntimo en la parte delantera del avión -los demás pasajeros, que se encontraban a bordo, fueron advertidos discretamente que no se acercaran a ellos-, Cherie, que el próximo mes de septiembre cumplirá 48 años, apareció cabizbaja y pálida, a su llegada al aeropuerto de Toulouse-Blagnac.

Vestida con una chaqueta azul oscura y camiseta y pantalón de color blanco, Cherie y su marido se dirigieron, después de que éste hubiera saludado a los funcionarios que esperaban su llegada y escoltados por oficiales de protección y guardias civiles, a Moulin, la casa de campo con piscina y pista de tenis, que han alquilado a una amiga suya en la región de Vernet.

Se reunieron con sus hijos
Allí les esperaban, sus hijos. Los tres más pequeños: Nicky, de 16 años; Catherina, de 14, y Leo, de 2, que volaron a Tolouse el pasado martes con su abuela. Por el momento, el mayor, Euan, de 18 años, no pasará las vacaciones con sus padres. Unos días de descanso en el pueblo de Vernet -dos semanas-, que la familia, reunida, desea disfrutar "en calma". "Los Blair comprenden el interés que este suceso despierta en la prensa -refiriéndose a la pérdida del que hubiera sido su quinto hijo-, pero ellos desean disfrutar de sus vacaciones con la máxima tranquilidad", manifestó ayer un portavoz de Downing Street.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie