Niña aprendiendo con una tablet el abecedario.©AdobeStock

Educación

¿Y si los cuadernos de verano empiezan a ser digitales?

El uso de la tecnología está cada vez más presente en todos los procesos educativos y, en el recomendado repaso de verano, no iba a ser menos. Pero, no te asustes, los expertos aseguran que tiene beneficios.

Repasar lo aprendido durante el curso escolar, ya hemos visto, es importante, siempre que se haga con mesura (no llenando a los niños de tareas las 24 horas del día) y buscando, a ser posible, un punto divertido y diferente. Es decir, no se trata de hacer el clásico dictado de siempre, como en clase, sino de encontrar alternativas en las que se practique de la misma forma la comprensión y la escritura. Un ejemplo, ya hemos dicho en alguna ocasión, es pedirles que resuman con detalle cómo han pasado sus vacaciones o un día de playa con su familia. Una diversidad de métodos educativos a los que este año se suma con fuerza uno más: el cuaderno digital de verano.

Muchos padres, al escuchar la palabra digital lo que ven es una pantalla y, por tanto, lo descartan por completo. Sin embargo, contar con actividades en formato electrónico puede tener grandes ventajas. Así lo confirma, Fran García Fernández, profesor de secundaria en Alicante y asesor de Kahoot!, la plataforma global de aprendizaje basada en juegos, “este tipo de herramientas tiene un gran potencial y pueden llegar a jugar un papel fundamental en la educación de los chicos, ya que responden y se adaptan mejor a la realidad educativa en la que vivimos. Les permite trabajar en cualquier lugar y en cualquier momento y, normalmente, presentan los contenidos de una manera más dinámica y entretenida”. Por tanto, bien utilizados, se pueden convertir en grandes aliados para el refuerzo de los conocimientos aprendidos el curso anterior.

Ventajas de un cuaderno de verano digital

Para repasar los contenidos dados durante el curso, los cuadernos de actividades de verano se han posicionado siempre como una de las opciones preferidas por los padres. Sin embargo, muchas veces no hay tiempo de elegir uno apropiado, son muchas las materias a repasar o el que habíamos comprado se nos acaba en medio de las vacaciones. “Al ser importante la no desconexión completa del ambiente educativo, los cuadernos de verano digitales son una herramienta estupenda para trabajar la lectura, la comprensión lectora, los idiomas o cualquier otro tipo de materias”, nos dice el profesor.

Es más, el último informe anual de Qustodio 2020 sobre los hábitos digitales de los menores destaca que el uso de las aplicaciones educativas aumentó un 54% a lo largo del año y España se sitúa en uno de los puestos en los que más se ha incrementado. Y aunque debamos vigilar el tiempo dedicado a una pantalla y el uso que le dan nuestros hijos, dejarles un rato con este tipo de actividades puede tener, como nos dice el profesor, algunas ventajas. Para él, las más importantes son:

1. Se puede aprender en cualquier lugar. Durante el verano es bastante complicado encontrar un hueco para que los niños repasen aquellas asignaturas que les han dejado como deberes en el colegio. Las familias viajan, cambian los lugares habituales de estudio y trabajo, por la casa de los abuelos, por ejemplo, y las rutinas se trastocan. Por ello, los cuadernos o aplicaciones digitales de aprendizaje hacen que sea mucho más fácil y accesible el poder dedicar un rato a ese repaso, durante un viaje en coche o en el hotel, por ejemplo.

2. Les ofrece una mayor motivación. Los juegos interactivos, retos digitales o las actividades online suelen resultar mucho más motivadoras y llamativas para los niños, ya que les permiten cierto desafío con ellos mismos y competir entre amigos. Se lo tomarán más como un juego. “Se ha demostrado”, nos dice el profesor, “que la gamificación en el aprendizaje tiene un impacto positivo en el comportamiento, la motivación y la preparación de los alumnos”. ¿Por qué? Porque este tipo de herramientas estimulan la superación y las ganas de aprender.

3. Aumenta la interacción social y les ayuda a mantener el contacto con sus compañeros. Consecuencia de lo anterior, los niños consiguen no sentirse del todo separados de sus amigos, pues este tipo de aplicaciones les permiten interactuar entre ellos, ejecutar actividades de aprendizaje en grupos e impulsar la cooperación y el intercambio de conocimientos.

4. Aprender jugando. La diversión en verano es importante, porque hacer las tareas escolares no debe ser sinónimo de aburrimiento. Con estas aplicaciones, nos explica el profesor, “se pueden escoger diferentes formas de estudio y un sin fin de actividades, evitando la monotonía. Las posibilidades de seguir trabajando y reforzar contenidos aumentan”.