Madre paseando a su bebé por el parque, en cochecito, en verano.©AdobeStock

Bebés

Por qué no es recomendable tapar el cochecito de bebé con tu muselina

Es un error que todos cometemos y que, según los expertos, no está recomendado. Hay otras opciones mucho mejores

El verano implica  salir a pasear, a disfrutar del tiempo libre y de la naturaleza . Implica que pasemos muchas más horas fuera de casa y, si tenemos niños pequeños,  que sus horas de sueño o su siesta nos pille en medio , por ejemplo, de una comida entre amigos o en el chiringuito de la playa. La luz, el sol y  la inminente picadura de un mosquito  no son la mejor compañía para que nuestro bebé duerma en estos momentos, por lo que muchos padres deciden cubrir el carrito o cochecito con lo que tienen a mano. ¿Lo más recurrente? La muselina, pero también con una toalla de playa, con la mantita que nos hemos acostumbrado a llevar o con una sábana que, previamente, hemos utilizado para recostar a nuestro bebé sobre el césped. En definitiva, con cualquier cosa. Y esto es un error.

Hace apenas unas semanas, muchos medios de comunicación europeos se hacían eco  un estudio elaborado por el pediatra Svante Norgren, del Hospital Astrid Lindgren de Estocolmo, en el que señalaba el gran peligro que tiene esta práctica para los más pequeños , ¿por qué? Porque se eleva en gran medida la temperatura interna del carrito, “creamos una especie de horno en su interior que aumenta, entre otras cosas, el riesgo de que el niño sufra un golpe de calor”. Es decir, se produce una especie de efecto invernadero que impide la correcta ventilación y regulación de temperatura del ambiente en el que está durmiendo nuestro bebé.

Y es que, los niños y los bebés son muy sensibles al calor y a la temperatura corporal. En su caso, esta última puede aumentar hasta cinco veces más rápido que la de los adultos y, además, no sudan tanto como nosotros, por lo que no suelen conseguir bajar su temperatura con la misma velocidad. Si le sumamos que los bebés no hablan y no pueden decirnos si tienen o no calor, consigue crear un caldo de cultivo dentro de ese cochecito que puede llevarles, por ejemplo,  a la deshidratación . De hecho, el  Síndrome de Muerte Súbita Infantil (SIDS)  se incrementa exponencialmente en el caso de que un bebé sea expuesto a un calor intenso.

Consecuencias de cubrir con cualquier tejido el carrito de tu bebé

El pediatra sueco explicaba que “si un niño se caliente demasiado, puede llegar a pensar que está de vuelta en el útero materno y, por tanto, creer que la respiración puede detenerse”. Es más, poco después, un grupo de periodistas suecos decidieron realizar un experimento con dos carritos puestos al sol, uno cubierto y otro sin cubrir. El primero alcanzó los 22 ºC tras casi dos horas de exposición, mientras que el primero alcanzó nada menos que 37 ºC y en tan solo una hora. En definitiva, una media de 15 ºC más por hora.

Por ello, la Dra. Esther Martínez, especialista en Pediatría en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona y miembro de Top Doctors, desaconseja por completo el tapar el cochecito del bebé con una muselina, una manta, sábanas o pañuelos.

La muselina, en concreto, nos explica, “deja pasar los rayos del sol prácticamente en su totalidad, porque es una gasa de algodón súper ligera,  por lo que ni siquiera les llega a proteger del sol ”. Nos confirma, además, que “al tapar completamente al bebé, no podemos ver cómo está ni comprobar si el aire atrapado en su interior y el propio calor ambiental están haciendo que la temperatura aumente todos esos grados que refieren el estudio sueco”. Las consecuencias son, especialmente, “la posibilidad de provocar un golpe de calor al bebé o la deshidratación”.

Alternativas para cubrir el cochecito

Sabiendo ya la importancia que tiene el cubrir correctamente el carrito de nuestro bebé, nos cuenta la pediatra que “es mucho más recomendable utilizar dispositivos que dejen circular el aire por su interior, además de dejar visible al niño para poderle controlar que se encuentra bien en todo momento”. Por eso, lo más recomendable es utilizar “las sombrillas y capotas que vienen con los carritos, además de evitar los paseos en las horas más calurosas del día y, en verano, si se puede evitar el sol, mejor quedarse en la sombra”. Porque la sombra es, sin duda, la mejor herramienta.

© ¡HOLA! Prohibida la reproducción total o parcial de este reportaje y sus fotografías, aun citando su procedencia.