Veronica Blume: un refugio en la montaña

Hace casi 20 años descubrió el yoga y la meditación y, poco a poco, se fue nutriendo de sus virtudes hasta convertirse en instructora. A día de hoy, es para ella una filosofía de vida que practica y comparte en su lugar favorito, una masía en plena naturaleza donde es plenamente feliz

HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume
Fotografía: Darío Aranyo/ Realización y texto: Lola Delgado

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Enero es el mes de las nuevas oportunidades, entre ellas, la de romper con todo aquello que no nos hace felices. De eso sabe, y mucho, la modelo e instructora de yogaVeronica Blume. Esta disciplina llegó a su vida para quedarse y, precisamente, es en la masíaLa Garriga de Castelladral donde, hace más de siete años, comenzó a impartir sus conocidos retiros, a los que invita a todo aquel que quiera conocerse, conectar con su interior y disfrutar de la naturaleza.

HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
Acceso a la versión digital
HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
Volver a empezar: Arriba, la fachada del edificio, que se remonta al siglo XII. Sobre estas líneas, Veronica recibe enero como más le gusta, en la masía La Garriga de Castelladral, donde imparte retiros de yoga.

-Según el dicho: año nuevo, vida nueva. ¿Qué propósitos tienes para este 2023 que acaba de entrar?

-He terminado el 2022 con la sensación de que ha sido un año intenso en el que he aprendido una barbaridad y mucho de ello se ha asentado en mi vida. De cara al 2023, mi propósito es crear más retiros, cursos y experiencias con los que acompañar a las personas hacia una vida más consciente a través del yoga y la meditación, entre otras herramientas. Tengo la suerte de haber encontrado una vocación profesional que es, además, un camino personal.

HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
HOLIVING 37 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
HOLIVING 37 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
Tiempo de relax: Arriba, Veronica leyendo mientras estira la pierna, demostrando entre risas lo flexible que es. Sobre estas líneas, un salón con paredes de piedra y vigas de madera en el techo es el sitio ideal para las frías tardes de invierno.

-Hace casi 20 años el yoga llegó a tu vida para quedarse. ¿Cómo se convirtió en una filosofía transversal?

-Todo empezó estando embarazada. En aquel momento mi vida se transformó por completo; muchas de las cosas que formaban parte de ella, dejaron de tener sentido. Fue uno de esos momentos que te invitan al cambio. Modelo y profesora de yoga pueden parecer dos polos totalmente opuestos, pero la verdad es que, en mi caso, este salto es de lo más coherente que me ha pasado en la vida. De una experiencia “de fuera hacia dentro” pasé a una vivencia “desde dentro hacia fuera”.

HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo

-¿Qué te ha aportado el yoga?

-Aprender a respetar mi autenticidad y mi cuerpo; estar más presente conmigo misma y con los demás; saber que existe un lugar dentro de mí al que siempre puedo volver para encontrar la calma que tantas veces había buscado fuera, y una sensación de conciencia que para mí es calidad de vida y crecimiento. En realidad, el yoga es un camino. Sin duda, ser madre y descubrir esta disciplina han sido los dos momentos más importantes en mi evolución como persona.

“Modelo y profesora de yoga pueden parecer dos polos totalmente opuestos, pero la verdad es que, en mi caso, este cambio es de lo más coherente que me ha pasado en la vida”
HOLIVING 37 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
HOLIVING 37 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
Cálido y acogedor: descansar en un dormitorio abuhardillado y bañarse con vistas al campo es un sueño que, aquí, Verónica hace realidad.

-¿Y cómo te han marcado todos esos años como modelo?

-Coincidieron con mi adolescencia, así que todas aquellas vivencias han influido mucho en cómo he aprendido a entender la vida. Me han hecho independiente y más valiente de lo que me creo a veces, me han permitido explorar diferentes facetas y a desenvolverme en un mundo con el que, a menudo, no me sentía identificada. Pero también supusieron una desconexión total conmigo misma, que es la base del camino que estoy recorriendo ahora. La búsqueda de esa conexión, respeto, equilibrio y paz que nace dentro de mí es consecuencia de este bagaje y, por ello, tiene tanto sentido mi vínculo con el yoga.

“Entiendo la alimentación como una forma de nutrirme física y energéticamente. Como ecológico y de cercanía. Y tomo muchas verduras, legumbres, sopas y zumos frescos”
HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo

-Sigues igual de radiante, ¿qué haces para cuidarte?

-Estoy más tranquila que nunca. Vivo cerca de Barcelona, pero en la naturaleza. Mis paseos por el bosque y la montaña se han convertido en parte de mi práctica de yoga. Además, hace años que he dejado de usar cosmética que contenga sustancias tóxicas y eso se nota mucho. He simplificado mi rutina y cuidarme de manera consciente, desde todas las áreas (lo que hago, lo que como, lo que pienso, con quién paso tiempo…), es la filosofía de vida que elijo.

HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
HOLIVING 37 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
A primera hora: cada mañana, Veronica hace su práctica de yoga y disfruta de un buen desayuno a base de alimentos frescos y ecológicos. La fruta y la verdura siempre están presentes en su dieta.

-¿Cómo te alimentas?

-Gracias al yoga he aprendido a escuchar a mi cuerpo. Cada vez que lo practico me encuentro conmigo misma y, cuando no estoy alimentándome bien, el cuerpo me lo hace saber. He probado todo tipo de dietas, pero el verdadero bienestar me ha llegado cuando he aprendido a soltar toda esa locura y a escucharme. Entiendo la alimentación como una forma de nutrirme a nivel físico y energético. Compro producto ecológico y de cercanía. No como carne roja desde mis 16 años. Tomo mucha verdura (me encanta al horno), legumbres, sopas y, cada día, me hago un zumo fresco con un montón de frutas y verduras.

HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
Al aire libre: Arriba, Veronica, sentada sobre varios troncos de madera.

-¿Qué consejos le darías a aquellas personas que quieren iniciarse en el yoga?

-Hay muchísima gente que me dice eso de “lo tengo pendiente”. Se limitan, porque hay demasiadas creencias sobre lo que “necesitamos” para hacer yoga. Me dicen “no soy flexible” o “soy muy nerviosa”. En realidad, la flexibilidad y la calma mental no son requisitos, sino consecuencias de una práctica regular. Siempre digo lo mismo: ¡pruébalo! Busca un lugar que te resulte cómodo y date la oportunidad. El yoga siempre llega a nuestra vida en el momento oportuno.

-En este reportaje nos recibes en esta espectacular masía, ¿qué significa para ti?

-La masía La Garriga de Castelladral es un lugar muy especial para mí. Aquí di mi primer retiro hace unos siete años y he compartido momentos inolvidables que me van a acompañar para siempre. El entorno natural y la casa lo hacen todo. Tienen una energía muy especial. La belleza inunda cada rincón y, después de muchos retiros, puedo decir que es un espacio que saca lo mejor de las personas.

HOLIVING 37 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
HOLIVING 37 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo

-¿Y qué es lo que más te gusta de ella?

-El respeto y la forma tan armoniosa en la que se juntan naturaleza y el cuidado por los detalles. Lo que la hace tan hermosa es el mimo y gusto exquisito con los que la familia que la lleva la han creado.

“Aquí bajo el ritmo, paseo por el campo, hago baños de bosque, duermo como nunca y observo cómo la belleza del entorno se va instalando en mí”

-Háblanos de la historia de esta casa.

-Sus piedras llevan el sello del tiempo y muestran cómo el edificio se ha ido adaptando a las necesidades de cada época. La construcción data del siglo XII. Empezó como una casa medieval; más tarde, en el siglo XVIII, fue un centro de producción de vino, aceite de oliva y cereales y, finalmente, volvió a ser una vivienda con un encantador hotel.

HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
Celebrando un delicioso pícnic con mantel de cuadros y bajo plato de Tana & Co.

-¿Qué te gusta hacer cuando estás aquí?

-Gozar, en mayúsculas. Bajar el ritmo, pasear por el campo, hacer un baño de bosque -que es una experiencia guiada increíble-, dormir como nunca, darme un masaje, disfrutar de la comida y observar cómo, poco a poco, la belleza del entorno se va instalando en mí.

-Además está en plena montaña. ¿Qué te proporciona rodearte de la naturaleza?

-Volver a la naturaleza ha sido lo más grande que me han aportado los últimos años. Me permite escucharme y calmar el sistema nervioso, que suele estar expuesto a tantos estímulos. No hay nada como pasear en silencio, con los sentidos despiertos y recibiendo toda la energía.

HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo

-Es evidente que el cambio climático está afectando al planeta y hemos de replantearnos la manera en la que vivimos. ¿Qué crees que podemos hacer cada uno de forma individual?

-Lo primero es aprender a respetar el mundo en el que habitamos. Aprovecha ahora que empieza un nuevo año para reflexionar sobre cómo te cuidas a ti y al entorno y para proponerte cambios.

“Volver a la naturaleza ha sido lo más grande que me han aportado los últimos años. No hay nada como pasear en silencio, con los sentidos despiertos”

-¿Cómo se ve Veronica Blume en un futuro?

-Satisfecha. En paz conmigo misma y con el entorno que me rodea. Me veo compartiendo mi propio camino de crecimiento en diferentes formatos.

-Para terminar, ¿estás con algún proyecto entre manos?

-Estoy creando una agenda bonita de retiros para el año que viene. Además, se vienen cursos online y presenciales que me emocionan y me llenan de gratitud.

HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo

El universo Blume

  • Autocuidado: La suya es una vida saludable y llena de energía en la que el interior se mima igual (o más) que el exterior.
  • Yoga y meditación: Funcionan como un eje central. Además de ser profesora, también imparte retiros. Uno de los más significativos es el que organiza en la masía La Garriga de Castelladral.
  • Alimentación: Consume productos ecológicos y de cercanía, y muchas frutas, legumbres, sopas y zumos frescos.
  • Hobbies: Le encanta pasear por el bosque y la montaña cada mañana, algo que se ha convertido en parte indispensable de su práctica de yoga.
  • Belleza: Hace tiempo que la modelo dejó de usar cosméticos con sustancias tóxicas y entendió que el mayor cuidado es dedicar tiempo y espacio al interior.
HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Darío Aranyo
Entre el cielo y la tierra: los árboles, el olor a tierra mojada, el canto de los pájaros... Estas pequeñas cosas son las que llenan a Veronica y le permiten abrazarse y conectar consigo misma y con el entorno en el presente.

El bosque encantado

Los colores y materiales de la naturaleza nos hacen volar a un universo de calma y a un estado de ánimo zen para desconectar del estrés diario a través de piezas sencillas y bellas.

HOLIVING 38 Verónica Blume casa©El Corte Inglés
Sillón, de El Corte Inglés (595 €).
HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Zara Home
Lámpara, de Zara Home (c.p.v.).
HOLIVING 38 Verónica Blume casa©Westwing
Cojín, de Westwing (26,99 €).
HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Sklum
Bote de almacenaje, de Sklum (39,95 € el set de 6).
HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Zara Home
Copa de cristal, de Zara Home (c.p.v.).
HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©lampara.es
Lámpara, de lampara.es (215 €).
HOLIVING 38 Verónica Blume©La fiesta de Olivia
Plato, de La fiesta de Olivia (6,20 €).
HOLIVING38 Verónica Blume©Vista Alegre
Cuenco, de Vista Alegre (23 €).
HOLIVING 38 Verónica Blume casa©La Redoute
Cómoda, de La Redoute (1.069 €).
HOLIVING 38 Verónica Blume©Beliani
Sofá, de Beliani (1.259 €).
HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©H&M
Delantal, de H&M (19,99 €).
HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Amazon
Cesta de huevos, de Amazon (32,45 €).
HOLIVING 38 Casa Verónica Blume©Westwing
Mesa, de Westwing (399 €).
HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©H&M
Cesta, de H&M (24,99 €).
HOLIVING 38 Verónica Blume casa©Venta Única
Bañera, de Venta Única (730 €).
HOLIVING 38 Casa de Veronica Blume©Zalando
Esterilla, de Zalando (23,95 €).

Fotografía: Darío Aranyo

Realización y texto: Lola Delgado

Maquillaje y peluquería: Alba Guillén para Kasteel Artist Management

Ayudante de fotografía: Aonia Espigares

LOOK 1: falda, top y chaqueta de Cortana; fular de Yerse; botas de Jimmy Choo

LOOK 2: vestido de Ten Twelve

LOOK 3: mono de Born Living Yoga; chaqueta de TCN

LOOK 4: mono de Born Living Yoga; jersey de Marella

LOOK 5: chaleco de Sandro; camisa de Designers Society; pantalón y bufanda de Yerse; cinturón de BA&SH; botas de Jimmy Choo

LOOK 6: vestido de Cortana; chaqueta de Marella; botas de Jimmy Choo.

LOOK 7: gabardina de All That She Loves; pantalones y gorra de Yerse; botas de Jimmy Choo