Malales Martínez Canut, aires rococó

La interiorista Malales Martínez Canut y su marido, José Antonio Revuelta,nos reciben en familia en su casa palacio de Cantabria. Un refugio del siglo XVII que la decoradora ha revisado recuperando su esencia rococó

Malales Martínez familia LIVING34

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

La prestigiosa interiorista Malales Martínez Canut nos recibe en su palacio cántabro acompañada por su marido, José Antonio Revuelta; uno de sus hijos, Juan Mateu de Ros; su nuera Concha Sánchez-Ocaña Pareja-Obregón (casada con Rafael, su otro hijo) y su sobrina y ahijada María Mas, también interiorista y mano derecha de la anfitriona durante la reforma de la vivienda. Juntas le dieron un aire rococó, propio de la decoración de principios del siglo XVIII en toda Europa. A este lugar de ensueño, que combina elegancia y lujo con maestría, Malales se retira con su familia a reponer fuerzas.

Casa cantabria LIVING34©Fede Cardenal
Acceso a la versión digital
piscina LIVING34©Fede Cardenal
Fotos del patio y de la piscina exterior.

-¿Cuál es la historia de esta casa?

-Se trata de un palacio cuya construcción data del siglo XVII y la cual se terminó en el XVIII. Sus cuatro fachadas son de sillería y conserva elementos originales como los suelos de madera de roble y olmo, los techos con artesonado y la gran escalera de piedra con el escudo de la familia Ceballos.

“Al visitarlo me contaron que fue del Virrey de Perú. Me hizo gracia, ya que yo desciendo de la hija del virrey de Nueva España. Le había pedido a la Virgen María una señal para comprarlo, y fue esta”
Malales Martínez familia LIVING34©Fede Cardenal
En esta imagen, un bonito retrato familiar: en el sofá, María Mas, sobrina y ahijada de Malales; de pie, Malales Martínez Canut y José Antonio Revuelta; en la butaca, Concha Sánchez-Ocaña, nuera de Malales por parte de su hijo Rafael, y Juan Mateu de Ros, el otro hijo de Malales.

-¿Alguna anécdota vinculada a su adquisición?

-Al visitarlo me contaron que pertenecía al virrey de Perú, quien lo mandó construir para quedarse en él a su vuelta a España. Me hizo mucha gracia, ya que yo desciendo de la hija del virrey de Nueva España, Ana Agustina Berenguer de Marquina Anzoatégui y Fitzgerald, nieta de los condes de Devon, casada con Gabriel Císcar. Yo le había pedido a la Virgen María una señal para comprarlo, y fue esta.

casa Cantabria LIVING34©Fede Cardenal
comedor LIVING34©Fede Cardenal
Alrededor, el jardín y uno de los comedores.

-Has vivido a caballo entre Madrid e Ibiza, ¿a qué se debe la elección de Cantabria?

-Pasaba mucho tiempo en Ibiza porque, aunque mi estudio de arquitectura e interiorismo estaba en Madrid, multitud de clientes me encargaban su casa en la isla. Durante bastante tiempo disfrutamos de ella y de sus maravillosas playas, pero, al llegar mis nietos, el avión empezó a suponer un problema y decidimos buscar un sitio dentro de la península donde reunirnos. Queríamos una casa grande y relativamente cerca. Somos una familia numerosa y pasamos mucho tiempo juntos. Nos encanta recibir y compartir.

“Queríamos una casa grande y relativamente cerca donde pudiéramos reunir a toda la familia. Pasamos mucho tiempo juntos”
Malales Martínez LIVING34©Fede Cardenal
Arriba, alrededor, el jardín y uno de los comedores. En la imagen: María (izquierda) y Concha (derecha) nos reciben en la casa palacio que Malales ha reformado con la ayuda de ambas, entre otras personas.

-¿Cuántos hijos y nietos tenéis?

-Junto con mi marido, ambos viudos, sumamos seis hijos -cuatro suyos y dos míos-, dos nietos y otra más en camino.

Malales Martínez familia LIVING34©Fede Cardenal
salón LIVING34©Fede Cardenal
Arriba, imagen de Juan, Concha, Malales y María en el salón principal. Abajo, una de las múltiples salas de estar de la vivienda.

-Háblanos de la decoración de esta casa. ¿En qué te has inspirado?

-Decidimos salirnos de nuestro estilo habitual y optar por algo más atrevido. Darle una vuelta de tuerca a la tradición y devolver al palacio cierto aire rococó. Uno de los motivos fue reutilizar el mobiliario antiguo y varios retratos heredados que guardaba en un trastero, mezclándolos con tejidos e iluminación moderna. Además, el palacio contaba con grandes salones donde desarrollar un escenario de época.

despacho LIVING34©Fede Cardenal
cocina LIVING34©Fede Cardenal
Arriba, detalle de un escritorio de época. Abajo, a la derecha, un coqueto rincón dominado por un busto, reflejo de la pasión por el arte y el coleccionismo incansable que tiene la anfitriona; y a la izquierda, vista parcial de la cocina.

-Aparte de tu sobrina María, también interiorista, ¿has contado con más ayuda?

-Mi hijo Juan se encargó de crear un relato que vinculara a las dos familias y en el que me inspiré para el diseño. Mi nuera Concha fue fundamental para organizarnos. Leo Otegui, diseñadora y gran amiga, y mi marido también participaron. Me encanta trabajar en equipo. Y como queríamos realizar una restauración concienzuda, contacté con Emilio Pardo, arquitecto santanderino y gran conocedor de este tipo de casonas cántabras. Usamos materiales y artesanos de la zona, y la dotamos de la categoría energética que necesitaba.

“Se trata de un palacio del siglo XVII. Las fachadas son de sillería y conserva elementos originales como los suelos de roble y olmo, los techos con artesonado y una gran escalera de piedra con el escudo familiar”
decoración mesa cantabria LIVING34©Fede Cardenal
salón LIVING34©Fede Cardenal
Arriba, detalle de la vajilla, cristalería y cubertería ya dispuestas e imagen de otra sala de estar, de impronta clásica y caldeada por una chimenea.

-¿Quién ha diseñado el paisajismo?

-En cada proyecto me gusta mimetizarme con el entorno. En este caso, me sumergí en los Valles Pasiegos de Cantabria, con su variedad de verdes, que sirvieron de hilo conductor. Para el paisajismo contacté con Javier Guerra, quien rescató el planteamiento original de Luis González Camino, devolviendo su esplendor a los tapices de azaleas y hortensias y a los recovecos con flores de temporada.

“Devolvimos al palacio cierto aire rococó. Reutilizamos el mobiliario antiguo y varios retratos heredados. Además, contábamos con grandes salones para desarrollar un escenario de época”
María y Malales Martínez, presidiendo una mesa profusamente decorada LIVING34©Fede Cardenal
María y Malales, presidiendo una mesa profusamente decorada. Arriba, izquierda, detalle de la vajilla, cristalería y cubertería ya dispuestas e imagen de otra sala de estar, de impronta clásica y caldeada por una chimenea.

-¿Cómo pasáis aquí el rato?

-Hacemos planes muy variados: excursiones en todoterreno, paseos en bicicleta bordeando el río Pas, jornadas en la playa… y yo, que adoro cocinar, disfruto mucho de los productos de la zona.

dormitorio LIVING34©Fede Cardenal
baño LIVING34©Fede Cardenal
dormitorio LIVING34©Fede Cardenal
Imágenes de dos de los dormitorios y dos de los baños que posee la residencia; decorados ambos con mimo, desde el papel pintado de las habitaciones a las pilas de los lavabos.

En pocas palabras

  •  Un referente 

“Admiro a mi madre, que es incansable. A sus 92 años es pura alegría y siempre va dando gracias por la vida”.

  • Una pieza clave

“Una escultura de bronce del Sagrado Corazón de Jesús del siglo XVIII. La encontré en una subasta de París y me enamoré de ella. La tengo colocada en un sitio privilegiado de nuestra casa palacio”.

  • Un artista soñado

“¡Muchos! Desde Tiziano hasta Cecily Brown. Jaume Plensa me apasiona; cuando visito una ciudad donde hay una escultura suya, me quedo largo tiempo contemplándola sin darme cuenta. Tengo una gran sensibilidad para apreciar la belleza en las cosas”.

María y Concha posando en la antigua escalera de piedra del palacio LIVING34©Fede Cardenal
María y Concha posando en la antigua escalera de piedra del palacio.

FOTOGRAFÍA: FEDE CARDENAL

REALIZACIÓN Y TEXTO: ANA FERNÁNDEZ DE CÓRDOBA CENDRA Y CRISTINA LORA ALARCÓN

MAQUILLAJE: ANA MIRONES ORTIZ / PELUQUERÍA: ANA MARÍA SAIZ

LOOK 1: MARÍA (IZQUIERDA), CON VESTIDO DE SANDRO; BOTAS DE MICUIR; SOMBRERO DE CASTAÑER. CONCHA (DERECHA), CON CAMISA DE WOMAN EL CORTE INGLÉS; BOTAS DE ZENDRA

LOOK 2: JUAN, CON TRAJE DE JIAN CARLO; CAMISA DE LINDA WHITE ;ZAPATOS DE CROCKETT & JONES; CINTURÓN DE BURBERRY. CONCHA (CENTRO IZQ.), CON CORPIÑO DE OSCAR DE LA RENTA; PANTALÓN DE VALENTINO; TACONES DE JIMMY CHOO. MALALES(CENTRO DERECHA.), CON FALDA DE PURIFICACIÓN GARCÍA; CAMISA DE LINDA WHITE; ZAPATOS DE MANOLO BLAHNIK; COLLAR DE CHANEL. MARÍA (DERECHA), DE GOOP NY; TACONES DE CHRISTIAN LOUBOUTIN

LOOK 3: MARÍA (DE PIE), CON VESTIDO DE MISSONI; ZAPATOS DE JIMMY CHOO. MALALES (DERECHA), DE LORENZO CAPRILE; ZAPATOS DE JIMMY CHOO

LOOK 4: MARÍA (DELANTE), DE PRADA. CONCHA (DETRÁS), CON VESTIDO DE MARÍA MAS; ZAPATOS DE JIMMY CHOO