La princesa Magdalena de Suecia cumple cuarenta años: así han sido sus cuatro décadas de ‘reinado’ en las páginas de ¡HOLA!

Considerada una de las princesas más bellas del contienente europeo, la hija pequeña de los reyes Carlos Gustavo y Silvia ha acaparado, en numerosas ocasiones, la portada de nuestra revista

Magdalena de Suecia

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Aunque nació siendo tercera en la línea de sucesión a la Corona Sueca, Magdalena de Suecia ha acaparado, desde bien pequeña, todos los focos. Considerada una de las princesas más guapas del continente europeo, la hija pequeña de los Reyes de Suecia ha demostrado ser una mujer todoterreno, muy involucrada con causas humanitarias -siguiendo la estela de su madre, la Reina Silvia-, que siempre ha luchado por forjarse su propio camino.

Casada con el empresario británico Chris O’Neill, en 2015 dejó atrás su Suecia natal para instalarse en Londres, y, después, en Miami (Florida), donde el matrimonio reside junto a sus tres hijos: Leonore, Nicolas y Adrienne.

The Wedding Of Princess Martha Louise Of Norway And Ari Behn©GettyImages

Pero antes de conocer a su príncipe azul, Magdalena protagonizó una sonada historia de amor con el abogado Jonas Bergström que no tuvo final feliz. A un paso del altar, el 24 de abril de 2010, los rumores de crisis que rodeaban en aquel momento a la pareja se confirmaban, y la Casa Real sueca anunciaba que su relación había terminado. El compromiso matrimonial quedaba roto.

Recordamos algunas de las portadas que ha protagonizado en ¡HOLA! el día que celebra su 40 cumpleaños.

Magdalena de Suecia©Hola

Una princesa muy solidaria

Magdalena de Suecia nació el 10 de junio de 1982, y creció en el palacio de Drottningholm junto a sus hermanos, la princesa Victoria y Carlos Felipe. Ella, a diferencia de Victoria, no estaba llamada a ser Reina, y eso se reflejó en su carácter. De hecho, de pequeña se referían a ella como ‘viento huracanado’ porque era un auténtico torbellino, y, según se ha comentado, era el ‘ojito derecho’ de su padre, el rey Carlos Gustavo.

En cuanto terminó sus estudios secundarios, la princesa decidió comenzar su aventura internacional, realizando un curso intensivo de inglés en Londres. Allí intentó pasar desapercibida, pero su condición real no se lo permitió. Magdalena no logró ser una más entre la gente, y, años más tarde volvería a intentarlo en la Gran Manzana, donde hizo unas prácticas para la UNESCO.

A Royal Christmas Portrait©GettyImages

El teatro, la danza y el arte son algunas de sus pasiones, pero ha seguido los pasos de la reina Silvia embarcándose en la Fundación Mundial para la Infancia (World Childhood Foundation). ¡HOLA! tuvo la ocasión de acompañar a la princesa en un viaje a Nueva York y a Moscú para conocer su labor en la organización creada por su madre para ayudar a los niños en situación de peligro.

“Hay muchas maneras de ayudar a los demás. Lo más importante es que uno se comprometa de alguna manera y que intente mostrar apoyo a aquellos que están en situación de necesidad. No siempre se trata de dinero. Se puede ser voluntario o mentor, por ejemplo. A través de la ayuda a los demás, a veces puedes ayudarte a ti mismo. Sentirse necesitado y hacer bien al prójimo es una sensación maravillosa”, nos confesaba.

Magdalena de Suecia H+©Hola
Magdalena de Suecia H+©Hola
Magdalena de Suecia H+©Hola
Magdalena de Suecia H+©Hola
Magdalena de Suecia H+©Hola
Magdalena de Suecia H+©Hola
Magdalena de Suecia H+©Hola
Magdalena de Suecia H+©Hola
Magdalena de Suecia H+©Hola
Magdalena de Suecia H+©Hola

Su cuento de hadas sin final feliz

En su viaje con la Fundación Mundial para la Infancia (World Childhood Foundation) también nos hablaba de su entonces prometido, el abogado Jonas Bergström.

“No es exactamente un príncipe, pero es mi príncipe”, aseguraba. Lo suyo fue un flechazo a primera vista. Dos amigos comunes los presentaron en otoño de 2022 y, al instante, se fijaron el uno en el otro. Empezaron su noviazgo, se fueron a vivir juntos… Pero su compromiso se retrasó. Y es que Magdalena tuvo que andar un paso por detrás de su hermana, la princesa Magdalena. Aunque no hay ninguna regla escrita, debía esperar a que su hermana mayor pasase por el altar para ella poder hacer público su compromiso oficial.

Cuando Victoria anunció la fecha de su enlace, la Casa Real Sueca dio a conocer el compromiso de Magdalena y Jonas.

Magdalena de Suecia©Hola

“Ahora mismo la atención está en la boda de Victoria y Daniel, y estoy deseando que llegue. Tengo mis propias ideas respecto a mi boda, como el vestido que quiero llevar, cuándo deberíamos casarnos, en qué iglesia… pero eso tendrá que esperar por el momento. Ahora mismo estoy concentrada en mi trabajo con Childhood y disfrutando de mi compromiso”.

El ‘sí, quiero’, sin embargo, no llegaría. A principios de abril de 2010 surgieron fuertes rumores de que la pareja estaba atravesando una crisis que, finalmente, se hizo oficial. El 24 de abril de ese mismo año, se confirmaba la ruptura de Magdalena y su novio. Tras el escueto comunicado, Magdalena voló al otro lado del charco, y en Nueva York encontró un refugio lejos de su tierra natal.

Magdalena de Suecia©Hola

Su boda soñada con Chris O’Neill

Un año más tarde, 2011, Magdalena volvió a encontrar el amor. Fue en Nueva York donde se cruzó en su camino Chris O’Neill, un agente de Bolsa con el que inició una relación que, esta vez sí, acabaría en una gran boda.

El ocho de junio de 2013, se daban el ‘sí, quiero’ ante más de trescientos invitados en la capilla Real de Estocolmo.

Haakon y Mette-Marit de Noruega; la princesa Marta Luisa y su entonces marido, Ari Beghn; Joaquín y Marie de Dinamarca; Pablo y Marie-Chantal de Grecia; Charlene de Mónaco, que asistió sin el príncipe Alberto; Luis Medina, que fue el único representante español en la boda real; Nicolás y Tatiana de Grecia… “Todo un mundo de glamour y elegancia”.

Magdalena de Suecia©Hola

“Hermosa como una reina de cuento”, llevaba un vestido firmado por Valentino en organza de seda plisada con encaje de Chantilly y cola de cuatro metros. Un velo también en organza de seda, rematado con pequeño encaje de azahar y su tiara favorita, la diadema ‘fringe’ que el Rey Carlos Gustavo regaló a la reina Silvia por su décimo aniversario, adornada con flores de azahar.

Y, tras convertirse en marido y mujer, se dirigen con sus invitados al palacio de Drottningholm, donde se celebró la gran fiesta.

A las cinco de la mañana, los recién casados tomaron un vuelo para poner rumbo a su luna de miel en una isla en el Océano Índico.

Prince Julian's Baptism In Stockholm©GettyImages

Su vida lejos de Suecia

Tres meses después de su enlace, la feliz pareja anuncia que está esperando su primer hijo. Leonor Lilian María llegó al mundo el 20 de febrero de 2014 en Nueva York. Tras el nacimiento, el matrimonio cambia su residencia de vuelta a Estocolmo donde el 15 de junio de 2015 dieron la bienvenida a Nicolás Pablo Gustavo.

El 9 de marzo de 2018, la princesa cumple su sueño de formar una familia numerosa con la llegada de Adrienne Josephine Alice, nacida también en la capital sueca, pero en 2018, deciden dejar, de nuevo, Suecia, instalándose en Florida (Estados Unidos).

Pese a la distancia, Magdalena no se olvida de sus raíces ni del amor que siente hacia su querida Suecia. No son pocas las veces en las que rinde homenaje, a través de sus redes sociales, a su país, donde regresa cuando tiene ocasión.