El día que Lady Di no pudo más: la portada histórica en la que ¡HOLA! anunció su crisis con el príncipe Carlos

En 1992, su matrimonio con el príncipe de Gales se resquebrajaba, los rumores sobre su distanciamiento eran constantes y la presión iba en aumento

Diana de Gales no pudo más H+

Te quedan x días gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Te quedan pocas horas gratis. Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Estás en tu periodo de prueba gratuita. Sigue disfrutando de ¡HOLA!+.

HOLA.com, tu revista en internet

Tu período de prueba gratuita en ¡HOLA!+ se ha activado con éxito

Disfruta de todo el contenido totalmente gratis durante 7 días.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Ya tienes una suscripción activa.

Recuerda navegar con tu sesión iniciada.

Diana de Gales ha pasado a la historia como la princesa del pueblo. Un preciado título que se ganó gracias a su naturalidad y a esa empatía que siempre mostró con los más vulnerables. No era extraño que, a cada visita, la siguiesen numerosas personas deseosas de saludar a la flamante princesa de Gales. Tampoco lo era, por tanto, el gentío que aguardaba su salida de una clínica de Liverpool en junio de 1992.

Diana de Gales había ido a visitar a los pacientes con cáncer del centro. Al abandonar el edificio, se aproximó como tantas otras veces a saludar a las personas que se habían acercado hasta allí para verla. Nada hacía presagiar lo que sucedería a continuación. Una pancarta con un cariñoso mensaje, ‘Diana, te queremos’, fue suficiente para que la princesa se rompiese. Diana no pudo contener las lágrimas, “no pudo más”, como tituló ¡HOLA! entonces.

Cada vez eran más los rumores que apuntaban a una crisis en su matrimonio y la presión aumentaba. Todo lo que rodeaba a los príncipes de Gales estaba envuelto en un halo de especulaciones. Lo que parecía evidente era que ya no eran esa pareja enamorada que posaba ante los medios al principio. Algo había cambiado entre ellos, y en eso indaga la película Spencer, dirigida por Pablo Larraín. Aunque la vida de Lady Di ha sido llevada en muchas ocasiones tanto a la pequeña como a la gran pantalla, el director chileno nos ofrece un nuevo retrato de la princesa y, sobre todo, de esos días en los que el cuento de hadas con el que había soñado se desvaneció.

Diana de Gales no pudo más H+©Hola

El libro que hizo temblar a Buckingham

“Hay una gran tristeza en estas fotografías que nosotros podemos ofrecer a nuestros lectores. ¿Deben llorar en público las princesas que un día pueden ser Reinas? Asediada, cercada duramente por tantas noticias, rumores, especulaciones, la princesa rompió a llorar. En esas lágrimas hay una mezcla de dolor y de agradecimiento. Pero hay más dolor, no cabe duda. Es mayor la tristeza. Dolor por el sitio constante”. Así explicó ¡HOLA! la reacción de la princesa de Gales aquel mes de junio de 1992.

El día 15 de ese mismo mes, se publicó el libro que hizo temblar a Buckingham. Diana: her true story (Diana: su verdadera historia), escrito por el periodista Andrew Morton, hablaba de todo. Desde el trastorno de conducta alimenticio de la princesa hasta sus sospechas de que su marido mantenía una relación con Camila (aún tendrían que pasar tres años para que, durante la famosa entrevista que concedió a la BBC, pronunciase aquella frase que dejó helado al pueblo británico: ‘Éramos tres en nuestro matrimonio’).

Diana de Gales no pudo más H+©Hola

En un principio, el autor insistió en que la princesa ni había promovido ni había autorizado la obra. Pero lo cierto es que su “polémico contenido” (como se refirió al libro la popular cadena de supermercados Tesco tras anunciar que, finalmente, no lo vendería en sus establecimientos) produjo un gran impacto en la Familia Real británica. Y condujo al punto y final de su relación.

Morton detalló que tenían previsto que el libro viese la luz en septiembre. Sin embargo, se vieron obligados a adelantarlo tres meses porque “creemos que para entonces Diana ya habrá sido excluida de alguna forma de la Familia Real”. Se equivocaba. Al menos, de forma oficial. Tuvieron que transcurrir siete meses más. En diciembre de 1992, después de una intensa gira por Corea del Sur, se anuncia la separación de los príncipes de Gales.

Diana de Gales no pudo más H+©Hola
Diana de Gales no pudo más H+©Hola
Diana de Gales no pudo más H+©Hola
Diana de Gales no pudo más H+©Hola

Un matrimonio que se desintegraba

La separación de los príncipes de Gales era la crónica de una crisis anunciada. Antes incluso de que el libro de Morton viese la luz, ya se percibían señales (y rumores constantes) de que su matrimonio se resquebrajaba.

Quizá, una de las más recordadas por el gran público fue aquella imagen de Diana, sola, con el Taj Mahal de fondo. En febrero de 1992, durante una gira por la India, la princesa de Gales protagonizó esta fotografía que quedó para la posteridad. El príncipe Carlos se encontraba en una reunión que no pudo cambiar, así que ella posó para los reporteros en este mausoleo sagrado, considerado una de las siete maravillas del mundo, y símbolo del amor eterno.

Parecía el preludio del final de su historia, tras quince años de matrimonio.

Diana de Gales en el Taj Mahal©GettyImages
En 1992, Diana de Gales posó sola con el Taj Mahal de fondo, el monumento al amor más conocido del mundo.

1992, el ‘annus horribilis’

1992 no es un año que recordaré con placer intenso” porque “se ha convertido en un annus horribilis”, aseguró la reina Isabel. Aquel fue un año para olvidar. Y no sólo por la separación de los príncipes de Gales o la publicación del libro de Andrew Morton.

A la gran crisis desatada por el fin del matrimonio de Diana y Carlos, se sumaron la separación del príncipe Andrés y Sarah Ferguson, así como un incendio afectó a buena parte del Castillo de Windsor, la fortaleza de la Familia Real británica desde hace más de mil años. Varias estancias y obras de gran valor artístico fueron pasto de las llamas, y se necesitó la actuación de más de 200 bomberos.

Después de los escándalos, a imagen de los Windsor y de la Familia Real británica quedó seriamente dañada. El 12 de julio de 1996, tras cuatro años separados, se anunció el divorcio del príncipe Carlos y Diana. Con la ‘disolución amistosa’, la princesa perdió el tratamiento de Alteza Real, aunque continuó siendo considerada como un miembro de la Familia Real, y siguió trabajando por los más desfavorecidos hasta el final.

Diana de Gales y el príncipe Carlos en Seúl en 1992©GettyImages
Los príncipes de Gales en su visita a Seúl en 1992, el año de su separación.