Estos deportes de invierno son los que más calorías queman

Aprovecha el frío para ponerte en forma y quemar más grasa

1/6 © Adobe Stock

Cada año, por estas fechas, te hablamos de los múltiples beneficios de los deportes de invierno. El esquí, el de fondo o de travesía, el snowboard son algunas de las actividades que levantan pasiones y que practicamos para estar en forma y divertirnos, a pesar de las bajas temperaturas.

 

Este año, sin embargo, no sabemos si abrirán las pistas y si podremos disfrutar de algunos de ellos. Lo que sí está claro es que, de no decretarse un nuevo confinamiento domiciliario, podemos aprovechar para hacer deporte y quemar más calorías. Y es que, como afirman los estudios, hacer ejercicio al aire libre cuando hace frío eleva el gasto calórico porque el cuerpo necesita quemar más grasa para generar calor. Eso sí, también supone un esfuerzo extra para el corazón, por lo que si nos sentimos mal, debemos parar de inmediato. 

- Leer también: Perder peso: ejercicios con salto para adelgazar y quemar calorías

 

¿Qué deportes de invierno queman más calorías?

Aunque la quema de calorías depende del sexo, la edad y la intensidad del ejercicio, que hace que la frecuencia cardiaca sea más o menos alta, en general, podemos decir que en una hora practicando estos deportes de invierno se pueden quemar estas calorías: 
 

-Esquí de fondo: 800 calorías por hora

-Correr con frío: 550 calorías por hora 

-Raquetas de nieve: 500 calorías por hora

-Snowboard: 470 calorías por hora

-Esquí alpino: 400 calorías por hora

-Patinaje sobre hielo: 380 calorías por hora

 

Practica ejercicio, pero con sentido común 

Si tenemos la fortuna de poder practicar alguno de estos deportes de invierno, debemos hacerlo con todas las precauciones, puesto que al entrenar en frío tenemos más riesgo de lesionarnos y, además, el aire, el sol y las bajas temperaturas puede perjudicarnos. Por ello, antes de ponerte los esquís, las raquetas o lanzarte a correr por la nieve para quemar más calorías, sigue estas recomendaciones. 

- Leer también: Los 8 ejercicios para adelgazar que más calorías queman

2/6 © Adobe Stock

Antes de entrenar o practicar un deporte, calienta 

Cuando hace frío y, sobre todo, cuando practicamos deportes como el esquí, debemos dedicar tiempo al calentamiento, nos recuerdan desde Sanitas. "Tanto en la práctica del esquí como en la del snowboard, el tren inferior es la parte de nuestro cuerpo que resulta más afectada. A nivel muscular, son los glúteos, cuádriceps y gemelos los que más tienden a lesionarse y si hablamos de articulaciones, la rodilla es la más propensa a tener molestias por toda la carga biomecánica que soporta” apunta Fernando Dorrego, fisioterapeuta y entrenador personal de Blua de Sanitas.

 

 Al deslizarnos, ya sea sobre tabla o esquís, mantenemos las rodillas semiflexionadas y una activación abdominal, que nos ayuda a mantener el equilibrio, por periodos de tiempo muy superiores a lo que nuestras piernas y cuerpo están acostumbrados en el día a día.

“Por este motivo, realizar previamente un entrenamiento específico donde se combinen ejercicios de miembro inferior como sentadillas o zancadas junto con un trabajo de core, como las planchas o puente, hará que estas zonas tengan un tono óptimo para poder realizar la actividad deportiva, evitar lesiones y tener una menor fatiga al día siguiente de la práctica”, apunta Dorrego. “Un trabajo muscular adecuado, tanto a nivel abdominal como de miembro inferior, hará que sea fácil mantener el equilibrio y sobre todo nos protegerá las articulaciones de las vibraciones de los esquís o tablas”, concluye.

 

 Y si es importante preparar el cuerpo antes de lanzarnos a la nieve, no lo es menos hacerlo al término de la práctica deportiva. Realizar una pequeña sesión de recuperación con estiramientos es la mejor manera de evitar las sobrecargas y las temidas agujetas. Tampoco debemos descuidar el descanso, sobre todo si al día siguiente pretendemos realizar otra jornada de nieve.

Alimentarse debidamente, así como respetar las horas de sueño entre jornada y jornada, además de permitirnos disfrutar más de la actividad, nos ayudará a que nuestro cuerpo se recupere debidamente.

3/6 © Adobe Stock

Protege tu piel 

La práctica de deporte en invierno, especialmente en la nieve, puede afectar a la piel, ya que el frío y el viento pueden resecarla. Por ello, es importante protegerla utilizando crema hidratante en cara, manos, codos, rodillas y pies. Y no olvidar aplicar siempre un protector solar adecuado a nuestro tipo de piel en todas las partes del cuerpo que vayan a estar expuestas. Tenemos que prestar especial atención a los labios, puesto que se resecan mucho en invierno. Para protegerlos, debemos usar un bálsamo labial con protección solar, nos advierten desde la Asociación para el Autocuidado de la Salud (anefp).

- Leer también: Acelera el metabolismo y quema más calorías con estos ejercicios

4/6 © Adobe Stock

Equípate bien

Utiliza varias capas de ropa, preferiblemente prendas térmicas y no muy ajustadas para no dificultar la circulación y mantener una temperatura corporal constante. Es importante utilizar un calzado adecuado para la actividad que vayamos a realizar (esquí, snowboard, montañismo, etc.).

5/6 © Pixabay

Escoge un horario adecuado 

Elige los horarios menos fríos: al igual que en verano se suele practicar deporte a primera o última hora del día, en invierno es mejor elegir las horas centrales, ya que las temperaturas serán más suaves. Si tus horarios te lo permiten, haz deporte en las horas del día que hace algo de más calor y en las que podemos aprovechar un poco el sol,  nos recuerdan desde los Laboratorios Quinton. 

- Leer también: Ejercicios para quemar calorías y marcar abdominales 

6/6 © Adobe Stock

Lleva agua u otros líquidos y un botiquín

Recuerda que debes beber antes de tener sed, para evitar la deshidatación. Y si estás practicando un ejercicio intenso, es importante que ingieras líquidos ricos el electrolitos para mantener en balance hídrico. Por otro lado, como nos advierte desde ANEFP, si vas a practicar senderismo en la montaña, no olvides llevar en la mochila un pequeño botiquín básico con material de cura como tiritas, gasas, esparadrapo y desinfectantes para tratar posibles pequeñas heridas y cortes superficiales. 

Más sobre: