¡Plántale cara al invierno con estas vitaminas!

Los nutrientes que necesitas para que tu sistema inmunológico funcione bien y pueda luchar contra los virus de invierno

Por hola.com

La bajada de temperaturas se estaba haciendo de rogar, pero este fin de semana, el mercurio ha empezado a avisarnos de que tenemos el invierno a la vuelta de la esquina y con él las infecciones de invierno. Para evitar gripes, COVID o resfriados nos jueguen una mala pasada, los expertos sugieren combinar diferentes vitaminas para mantener nuestras defensas inmunológicas en buen estado. 

- Leer más: ¿Por qué necesitas más vitamina D en invierno?

¿Por qué nos cogemos más infecciones en invierno? 

Muchos piensan que nos acatarramos por coger frío. Y aunque tiene que ver, la realidad es que las bajas temperaturas no son las causantes de los contagios. El invierno es uno de los factores que influyen en el sistema inmune, ya que las temperaturas más frías pueden afectar a su rendimiento y dar lugar a las típicas molestias en garganta y nariz. En esta época es normal sentir que las defensas no están a punto. Así, algunas de las señales principales pueden ser: cansancio excesivo, falta de vitalidad, caída del cabello o molestias digestivas.

Como nos explica el Dr. Luis Gutiérrez Serantes, colaborador de Marnys, una buena alimentación es primordial para el buen funcionamiento de nuestro sistema inmune. En este sentido, la dieta nos debe proporcionar las vitaminas necesarias para que nuestras defensas puedan combatir las infecciones. “Las vitaminas son esenciales para que el sistema inmune sea eficiente. Es por ello por lo que incluso hoy en día tenemos resultados de nuevas investigaciones que subrayan la especial importancia de combinar diferentes vitaminas en el mantenimiento del sistema inmunológico”, indica el experto. Entre algunas de las vitaminas que se debe procurar incorporar están: vitamina A, vitaminas del grupo B, vitamina D y la vitamina C.

La forma de que nos aseguremos este grupo de nutrientes es que consumamos una gran variedad de alimentos, fundamentalmente, frutas y verduras. La dieta mediterránea, por ejemplo, es la más rica en estas sustancias. 

- Leer más: El pomelo: una fruta de invierno

Ejercicio y descanso, los otros pilares

Si la alimentación es la base de un buen sistema inmunitario, el ejercicio es otro pilar fundamental. Según añade el Dr. Gutiérrez Serrantes, "puede ayudar a eliminar bacterias en las vías respiratorias y reducir las probabilidades de contraer resfriados". 

No debe faltar un buen descanso, ya que mientras dormimos, el sistema inmune aprovecha para regenerarse. No dormir lo suficiente, de hecho, debilita nuestras defensas y aumenta el riesgo de que enfermemos. 

- Leer más: Alimentos saludables: frutas y verduras de invierno que te ayudan

¿Debo tomar más vitamina C?

Otro de los aspectos que tenemos que tener en cuenta a la hora de reforzar nuestro organismo para la llegada del frío es que la vitamina C sí nos ayuda. Cierto es que no 'sube' las defensas, pero sí contribuye al buen funcionamiento del sistema inmunológico. 

La vitamina C es una vitamina hidrosoluble, lo que significa que no es almacenada en nuestro cuerpo, y debe ingerirse regularmente. Esta contribuye a la normal función inmunológica, y actúa, además, en salvaguarda del daño oxidativo de las células. “Al ser una vitamina tan importante para el sistema inmune, es vital tener en consideración algunos factores que podrían entorpecer su absorción. El tabaco, por ejemplo, destruye la vitamina C, por lo que un fumador necesitará cantidades más altas de esta”, expresa el Dr. Gutiérrez Serantes.

En cuanto a los amantes del café, deberán esperar por lo menos media hora antes de ingerir complementos con vitamina C, ya que la cafeína interfiere con su correcta absorción.

Las personas mayores, los individuos expuestos a sustancias químicas y los deportistas que practican ejercicios de intensidad deben elevar la ingesta de vitamina C, ya que estas actividades requieren de una mayor capacidad anti-oxidativa, indica la EFSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria).

De forma paralela, además de la vitamina C, también se pueden incorporar a la dieta complementos alimenticios con formulaciones a base de propóleo y jalea real, que ejercen un efecto positivo sobre el sistema inmune, aconsejan desde Marnys. 

- Leer más: Defensas bajas: Cómo reforzar el sistema inmunológico