Suplementos de colágeno, ¿son realmente eficaces?

Con el paso de los años, nuestro cuerpo comienza a producir menos cantidad, por lo que hay ocasiones en las que es necesaria la suplementación

Por Pilar Hernán

El colágeno es uno de los suplementos que están en boca de todos. Cada vez cuenta con más adeptos, que no dudan en aprovechar sus bondades. Pero, ¿realmente es eficaz? “Desde hace un tiempo algunas personas se empeñaban a indicar que tomar colágeno no valía la pena, que no se absorbía y que era una pérdida de dinero tomarlo. Sin embargo, hay varios motivos por los que actualmente ya está demostrado que sí es conveniente tomarlo”, nos adelanta la farmacéutica Meritxell Martí.

Lo primero de todo es entender qué es el colágeno. Se trata de una proteína que vamos a encontrar en todo el organismo y que forma parte de la estructura y de la firmeza de los órganos del cuerpo. Esta proteína se encuentra de forma natural en el organismo, mantiene los tejidos conectivos, las articulaciones, los tendones o los ligamentos que aportan soporte a todo el esqueleto. La doctora Marta Hermosín, especialista en dermocosmética y nutrición del Instituto de Dermatología Integral, lo compara con un elemento que conocemos muy bien: “Básicamente, su función va a ser como la de un pegamento. Nos va a ayudar a través de diferentes mecanismos a generar elasticidad. Y se va a mezclar con otros componentes para conseguir diferentes funciones. Va a actuar como un elemento de sostén para conseguir que un tejido esté unido al cuerpo. Su función  va a ser la formación de fibras a partir de las cuales se van a crear las estructuras en el cuerpo. Va a ser el responsable de la firmeza, de la elasticidad, así como de la hidratación de todo el tejido”, nos cuenta la especialista, que destaca la capacidad que tiene de mezclarse con otro tipo de sustancias y de minerales.

Lee también: Los mejores trucos para activar el colágeno de manera natural

VER GALERÍA

Actúa junto con otras sustancias, como vitaminas o minerales

Meritxell Martí incide en este aspecto. “Es tan importante el colágeno como la fórmula completa con todos los ingredientes, que van a hacer sinergia. Es ahí donde vemos  la diferencia de un producto u otro. Por ejemplo, es ideal añadir vitamina C, silicio o zinc para que el producto sea más efectivo”, nos dice. 

Así, por su parte, la doctora nos pone algunos ejemplos: “Junto con el calcio, consigue que el hueso tenga una estructura dura y rígida. En el caso de la piel, el colágeno se mezcla con la elastina y genera una red con mucha elasticidad. En el caso del cartílago también se mezcla con esta elastina y otras sustancias y va a conseguir generar ese efecto en las articulaciones. Y es que, como decíamos, es un componente que es lo más parecido a un pegamento, una sustancia de unión, de sostén”, nos detalla.

"Se suele tomar en polvo o incluso en comprimidos. El colágeno con magnesio va a ayudar mucho a nivel muscular y de los ligamentos. Sin embargo, cuando hablamos de colágeno con ácido hialurónico, también es importante a nivel de la articulación, para lubricar, proteger, para recuperar la elasticidad y que haya menos dolor. También podemos encontrar colágeno con hialurónico y vitamina C, que va a favorecer la producción de este colágeno y que este sea de buena calidad. En función del déficit y las necesidades, se hará una sinergia correcta de este colágeno, que se entrelaza con moléculas consiguiendo el efecto deseado”, explica la doctora de IDEI.

¿Cuándo comenzamos a perder colágeno?

"A partir de los 25 años lo perdemos a un ritmo del 1,5 % anual. Nacemos con él, de hecho, el colágeno constituye hasta el 75% de la piel, pero el porcentaje va disminuyendo con la edad", detalla Sanja Zivanovic, doctora en Biomedicina y fundadora de Skin Molecule X. Algo que se nota, sobre todo, a partir de los 40 años o incluso antes, cuando el organismo empieza a producir mucha menos cantidad de colágeno. “De hecho, se estima que a los 40 años se produce la mitad que a los 20 años. Cuando disminuye la producción, se empieza a perder esa elasticidad, esa flexiblidad de la piel, los huesos no tienen la misma firmeza, las articulaciones empiezan a doler, incluso los músculos. El deterioro propio de la vejez tiene un gran componente de base de falta de colágeno”, nos explica la doctora Hermosín.

“A partir de una edad nuestro cuerpo produce mucho menos colágeno y, además, este es de peor calidad. Por eso hay nutrientes que nos va a ayudar a producirlo. Nuestro cuerpo, a través de ciertas moléculas necesarias va a ser capaz de formar su propio colágeno, pero para que esto suceda hay algunos nutrientes esenciales que se tienen que adquirir a través de la dieta. Por ejemplo, la vitamina C es fundamental, la prolina que está muy presente en lácteos y en el huevo, la glicina, también un aminoácido esencial fundamental, que estaría más en el pollo o en el cerdo. Incluso el cobre, que también se ha visto que es fundamental y que está presente en la casquería”, nos explica la doctora Hermosín.

Pero de la misma forma que hay sustancias que nos ayudan a que este colágeno sea de una buena calidad, también hay moléculas que lo van a estropear, que lo van a dañar, como son los azúcares refinados, el sol, el tabaco… hay estudios que hablan sobre cómo hay ciertas moléculas que ayudan a su producción y otras que lo disminuyen.

Lee también: Todos estos factores influyen en la pérdida de colágeno

VER GALERÍA

¿Por qué es importante añadir suplementos nutricionales a nuestra dieta incluyendo el colágeno?

“Por supuesto, la primera premisa es la alimentación, nadie va a dudar que una alimentación correcta, equilibrada y sana va a repercutir en nuestra salud, en el equilibrio de nuestro metabolismo”, nos cuenta la farmacéutica, que añade que lo más adecuado es comer sano y son cuatro las premisas que van a permitir que nuestra dieta sea la correcta

  • Cantidad.
  • Continuidad.
  • Calidad.
  • Variedad.

“Por desgracia, no siempre podemos conseguir que se cumplan siempre estas premisas, y es cuando entran en juego los suplementos nutricionales. Como la propia palabra dice son sustancias que van a formar parte de nuestra nutrición, para que podamos alcanzar ese equilibrio en nutrientes necesarios”, nos detalla. “La calidad en la nutrición se refleja en la piel, en los cambios hormonales, por ejemplo el equilibrio, y el buen estado de la flora bacteriana y del tracto digestivo afectará directamente a la buena absorción de estos nutrientes”, añade Meritxell Martí.

Colágeno hidrolizado

A nuestra disposición tenemos el colágeno hidrolizado. "Mediante el proceso de hidrolización se rompen las grandes cadenas de colágeno para obtener moléculas de este péptido, mucho más pequeñas. De esta manera, el colágeno es absorbido mejor por parte del organismo y sus péptidos pueden atravesar, sin problema, la barrera intestinal y llegar a los tejidos en los que cumplen su misión", detalla Sanja Zivanovic, doctora en Biomedicina y fundadora de Skin Molecule X.

“En el caso de los suplementos, nos van a ayudar a aumentar la masa muscular (siempre que haya un entrenamiento de fuerza), a nivel de la artritis (es un buen protector a nivel de las articulaciones), también en lo referente a la elasticidad de la piel, por su función de pegamento de todos los tejidos conectivos. Si las moléculas necesarias no están presentes en una correcta cantidad en la alimentación, las tendremos que suplementar. Como decíamos, el colágeno se mezcla con minerales es por eso que los suplementos que vamos a encontrar muchas veces se presentan junto con minerales, para mejorar esa función”, nos resume la doctora Hermosín.

“Al final una de las claves para que el colágeno tenga mayor función es la fórmula magistral en la que se encuentra, la galénica de este colágeno, porque es verdad que parte del beneficio del colágeno, cuando por ejemplo es bebible, es la formulación, que hace que su efectividad sea mayor porque se absorbe mejor, y, por lo tanto, tenemos una mayor biodisponibilidad del mismo. En el caso del colágeno hidrolizado, al conseguir una hidrólisis de este colágeno, y poderlo fragmentar en moléculas más pequeñas, conseguimos que atraviese mejor las paredes del intestino, se absorba mejor y que por tanto llegue de forma más efectiva y en mayores concentraciones. Siempre se suele recomendar, de hecho, tomarlo precisamente en esta formulación, para que se consiga absorber más”, nos comenta la doctora Marta Hermosín.

Colágeno y piel

Meritxell Martí añade, en relación a la piel, un dato importante: para mejorar la calidad de la piel en general, podemos actuar por fuera con cosméticos, pero será mucho más efectivo si a la vez actuamos por dentro, estimulando los fibroblastos donde no llegan los cosméticos. “Parece lo más lógico, actuar sobre estas células desde dentro y la mejor manera es con la dieta y los suplementos nutricionales que se ocuparán de completar o suplementar esa dieta”, apunta. “También tenemos claro que con el paso de los años o diferentes circunstancias, aparecen diferentes carencias y otras necesidades, en las que es posible que necesitemos suplementos extras, como podría ser el embarazo, periodos de cansancio o estrés o incluso solo después de una operación para ayudar a cicatrizar. Además simplemente con el paso del tiempo, disminuye nuestra capacidad de reparación celular o el sistema inmunitario se debilita”, nos explica la propietaria de Farmacia Meritxell.

Colágeno y aparato digestivo

"En el sistema digestivo, el colágeno forma parte de los mismos órganos del aparato digestivo, previene el síndrome de intestino permeable y con ello logramos absorber todos los nutrientes y evitar las carencias metabólicas. Además, hemos de tener en cuenta que en el sistema digestivo se relaciona directamente con el estado de salud físico y mental", nos explica Meritxell Martí, que incide en que el colágeno mejora la pared intestinal disminuyendo esta permeabilidad y mejorando el tránsito intestinal gracias a que la pared intestinal se vuelve más elástica y flexible. "Otro de los aminoácidos que contiene el colágeno es la glicina, ese tiene acciones antiinflamatorias. De hecho, se han relacionado niveles bajos de colágeno con problemas digestivos, relacionados con efecto inflamatorio, como ocurre con el colon irritable", puntualiza la farmacéutica.

Lee también: ¿Tienes dolor o vientre hinchado? Podría ser colon irritable

Beneficios del colágeno

Meritxell Martí resumen los que son, en su opinión los beneficios de tomar colágeno:

  • Para el sistema digestivo, como antiinflamatorio y protector del intestino.
  • Para la piel, pues mejora su fortaleza y evita su flacidez.
  • Para el cabello y uñas, pues mejora la dureza y la densidad del cabello.
  • Para las articulaciones y la capacidad ósea.
  • Mejora la musculatura y resistencia.
  • Para proteger las paredes de los diferentes órganos como puede ser el corazón.

Tres consejos extra

Sanja Zivanovic apunta tres consideraciones más que tenemos que tener en cuenta:

1. Desconfía del mensaje si te dice que actúa el primer día. La constancia es la clave del éxito, depende mucho de la piel, de su estado y del estilo de vida de la persona. Los estudios muestran efectos positivos en la salud de piel y articulaciones dentro de las primeras tres semanas y máximos beneficios después de tres meses de ingesta diaria. Si te dicen lo contrario es que no ha sido sometido a test clínicos de eficacia.

2. El colágeno no engorda. El colágeno es una proteína con un bajo valor calórico. Siempre comprueba que el suplemento de colágeno que estés tomando no contenga azúcares añadidos. Puede encajar perfectamente en cualquier dieta.

3. No es necesario descansar. Al tratarse de un complemento alimenticio y no de un medicamento, no es necesario descansar después de finalizar el tratamiento, por lo que no hay posibilidad de sufrir un “exceso de colágeno''. Es más, está demostrado que, al dejar de tomar colágeno, los niveles de este comienzan a disminuir de nuevo.