Estos son los motivos para incluir el pimiento en tu dieta diaria

Son muchos los alimentos que contribuyen a mejorar el funcionamiento de todo nuestro organismo y capear las infecciones de invierno. Esta hortaliza, muy rica en vitamina C y otras sustancias, es uno de ellos.

Por Nuria Safont

Cuando pensamos en un alimento para mantener un sistema inmunológico fuerte y una salud de hierro en invierno nos viene a la cabeza la naranja, una fruta rica en vitamina C, con propiedades antioxidantes que ayudan al cuerpo a controlar el daño oxidativo. También otros cítricos, como las mandarinas o los limones, son ricos en este nutriente. O la granada, uno de los alimentos más apreciados en otoño e invierno. Pero hay una hortaliza que destaca por su riqueza en esta sustancia: el pimiento, un ingrediente muy saludable y muy versátil en la cocina. Te explicamos por qué es tan importante que consumas productos ricos en vitamina C y cuáles son los otros beneficios del pimiento. 

- Leer más: Vitamina C: todos sus beneficios y los posibles riesgos

Beneficios de la vitamina C 

Si nos preguntan cuál es el principal beneficio de este nutriente, rápidamente contestamos que previene los resfriados aunque esta no es la principal virtud de la vitamina C. De hecho, tampoco está claro que esta sustancia pueda evitar la aparición de estas infecciones.

"Las investigaciones que sostienen esta hipótesis son conflictivas y fuente de controversia. La vitamina C no actúa ni como curativa, ni como preventiva del resfriado común, pero en un estudio resultó que el grupo que se reforzaba con cantidades de al menos 1g de vitamina C/día, veía reducida la duración del resfriado en un día con respecto al grupo de control. Como posibles explicaciones, podría señalarse que en situaciones de congestión nasal, la vitamina C actuaría como un antihistamínico, desactivando la histamina, responsable de desencadenar todo este proceso, y modificando de este modo los síntomas del resfriado", señalan las Dras. Rosa Mª Muela Raventós y Cristina Andrés-Lacueva, del Departamento de Nutrición y Bromatología, CERTA, de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Barcelona. Ahora bien, sí sostienen que la vitamina C puede prevenir otras enfermedades. 

- Leer más: Vitamina C, un nutriente que no puede faltar en tu dieta si haces ejercicio 

Síntesis de colágeno: 

"La participación de esta vitamina es necesaria en la formación del colágeno. El colágeno es la principal proteína de la que depende la integridad de los tejidos fibrosos (tejido conjuntivo, cartílago, matriz ósea, dentina, piel y tendones), puesto que mantiene unidas las células. Este hecho es especialmente importante en la formación de las paredes arteriales, que deben contraerse y expandirse con cada latido del corazón, o los capilares, que mantienen el pulso de la sangre cada segundo", explican. 

Reduce los efectos del estrés: 

Además de su papel antioxidante y de su intervención en la síntesis de colágeno, la vitamina C "desempeña otras funciones que en muchos casos son poco conocidas. En situaciones de estrés, las glándulas adrenales contienen más vitamina C que cualquier otro órgano en el cuerpo humano, y en estas situaciones dichas glándulas liberan hormonas a la sangre, juntamente con dicha vitamina. El papel exacto que desempeña en esta situación es incierto. El ácido ascórbico también participa en la hidroxilación de determinados esteroides que se sintetizan en el tejido suprarrenal. La concentración de vitamina C se reduce cuando la actividad de la hormona suprarrenal de la corteza es intensa", añaden. 

Cuando las células del sistema inmune se activan, utilizan gran cantidad de oxígeno, lo que produce oxidantes que pueden ser perjudiciales para ellas. En estas situaciones, la vitamina C actúa como antioxidante, con una acción protectora. En situaciones de máximo estrés se segrega más hormona tiroxina (formada con la ayuda de la vitamina C), que regula el gasto metabólico y la temperatura corporal.

- Leer más: Vitamina D, A, C... señales que indican que tienes déficit

Otros beneficios de la vitamina C, como añaden los expertos de Arkopharma, son: 

  • Facilita la absorción del hierro de la dieta, contribuyendo a evitar la anemia y la fatiga causada por los niveles bajos de hierro.
  • Estimula la síntesis de carnitina, un aminoácido que transporta los ácidos grasos al interior de las células para transformarlos en energía. Este proceso causa una pérdida de grasa corporal, reduce la fatiga muscular y acelera la recuperación tras el ejercicio físico.
  •  Facilita el funcionamiento del cerebro promoviendo la síntesis de algunos neurotransmisores, las sustancias que permiten la comunicación entre las neuronas.
  • Su déficit puede contribuir al desarrollo de muchas enfermedades como cáncer, enfermedad cardíaca y procesos inflamatorios como la artritis.  Además, hay otros signos de la deficiencia de vitamina C: sequedad del cabello, gingivitis, encías sangrantes, formación de hematomas, sangrados nasales, etc.

Ahora que has visto cuáles son las propiedades de esta sustancia, veamos por qué es tan saludable incluir pimientos en tu dieta. 

Beneficios del pimiento 

Esta hortaliza está compuesta, principalmente, de agua. También contiene hidratos de carbono y su aporte calórico es bajo. Es rica en fibra y apenas tiene grasas. También cuenta con carotenos como la capsaicina, que son antioxidantes naturales. Además, es un alimento rico en otras vitaminas además de la C. También contiene vitamina E y provitamina A (que el organismo transforma en vitamina A según sus necesidades), y en menor cantidad, vitaminas del grupo B como son la B6, B3, B2 y B1, según la la Asociación de Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas de Andalucía (APROA),

Además, como decíamos, es un alimento muy versátil. En primer lugar, hay varios tipos de pimientos (pimiento de California, italiano, Lamuyo o chocolate) y se puede cocinar de muchas formas, lo que le convierte en uno de los alimentos más populares de la dieta mediterránea. Resulta imprescindible para preparar sofritos, bases de guisos, salsas, arroces y se pueden consumir crudos o en cocciones muy breves. Por último, no hay que olvidar que el pimiento se puede consumir todo el año, nos recuerdan desde Cute Solar, por lo que no tenemos excusas para incluirlo en nuestra dieta y enriquecer nuestros platos con una fuente de vitaminas muy valiosas para nuestro organismo. 

- Leer más: Disfruta de 10 deliciosas recetas con pimientos del piquillo