certificado energético

Medio ambiente

¿Sabes en qué consiste el certificado energético en España?

El objetivo es conseguir viviendas más eficaces, que nos permitan ahorrar energía y, por lo tanto, sean más sostenibles y respetuosas con el medio ambiente

por hola.com

Hoy en día, cuando nos planteamos la compra de un inmueble, hay que tener muy en cuenta un factor al que, hasta ahora, no le dábamos tanta importancia: la eficiencia energética. Una labor que no es sencilla, pues en la actualidad, aproximadamente el 75% del parque inmobiliario de la Unión Europea es ineficiente desde el punto de vista energético, tal y como comentan los expertos de la compañía Casavo, que trabaja para aumentar hasta en un 60% la eficiencia energética de los inmuebles que adquiere, mejorando así el uso de la electricidad de los inmuebles reformados. Y este es un factor de gran importancia, pues los inmuebles de todo tipo, como las viviendas, se encuentran entre los principales emisores de dióxido de carbono, según la UE.

Lee también: 10 trucos para ahorrar energía (y dinero) en casa

¿Sabes qué es el certificado energético? Desde 2013, estamos familiarizados con este concepto, un documento en el que se detalla la eficiencia energética de un edificio o parte del mismo, con el objetivo de que los futuros propietarios o inquilinos puedan comprobar los valores de referencia que permitan valorar la eficiencia energética de un edificio, con una validez de 10 años. Esta certificación dispone de una escala que va de la A a la G, siendo A la calificación más eficiente, y la G, la menos eficiente. Asimismo, es necesario destacar que los pisos en fincas con una antigüedad superior a 30 años pueden obtener como máximo una calificación “D”, por lo que no sería posible su mejora hasta la certificación más eficiente.

Y los datos no son muy alentadores si nos fijamos en nuestro país: según datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), el 84% de las viviendas con etiquetado energético en España están en los tres últimos puestos de la tabla, con letras E, F y G. Asimismo, si nos centramos en el caso concreto de Madrid, tan solo 937 de los más de 500.000 registrados en consumo de edificios existentes alcanzaba la letra A.

Lee también: Claves para ser energéticamente más eficientes

Mejorar nuestros hogares

Por este motivo, es importante que, cuando adquirimos una vivienda, nos preocupemos, entre otras mejoras, de cambiar por completo las instalaciones y el cuadro eléctrico de los mismos, además de comprar electrodomésticos eficientes, fijándonos muy bien en su etiqueta de certificación cuando los adquirimos. Pero aún hay más aspectos que son de gran importancia: conviene revisar y cambiar en el caso de que sea necesario la instalación individual de gas natural incluyendo tanto la caldera como los radiadores. Eso sí, desde la compañía insisten en que para que todas estas mejoras tengan un impacto real en la eficiencia energética, es fundamental la colocación de aislante térmico en los muros, así como sustituir las ventanas antiguas por unas de doble acristalamiento con el fin de conseguir el mayor grado de aislamiento térmico. Hay datos de la UE que reflejan que la renovación de los edificios en uso podría rebajar un 5% las emisiones de dióxido de carbono.

Lee también: El fin de las emisiones de dióxido de carbono está más cerca de lo que pensamos

¿Estamos cambiando nuestros hábitos?

Poco a poco, se trata de ir cambiando nuestros hábitos, haciéndolos más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente. Nos lo agradece también nuestro bolsillo. Y es que, sin duda, la pandemia junto con la variación de la factura de la luz ha provocado que los consumidores se preocupen más por el uso de la energía y el ahorro de esta. Por ello es fundamental mejorar la eficiencia y sostenibilidad energética de las casas. “Damos así respuesta a una creciente conciencia medioambiental que influye cada vez más en las decisiones de consumo y estilo de vida de los ciudadanos. Si además tenemos en cuenta las nuevas realidades como el teletrabajo o el constante encarecimiento del precio de la luz que se sitúa en máximos históricos, se trata de un factor decisivo a la hora de comprar una vivienda", apunta Francisco Sierra, Director General de Casavo en España.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie