pareja haciendo ejercicio en un parque

¿Entrenamiento en exterior o en interior? Todo lo que tienes que tener en cuenta para elegir

Ambas opciones tienen ventajas e inconvenientes, y es importante tenerlas en cuenta a la hora de decantarse por una u otra

por Pilar Hernán

Con la crisis sanitaria motivada por el coronavirus fueron muchas las personas que se animaron a hacer deporte tanto en casa como, en el momento en el que fue posible, al aire libre. Pero, poco a poco, hay quien ha retomado también su rutina en el gimnasio. Lo cierto es que partimos de que lo realmente importante es moverse, mantenerse activo: correr en el parque, montar en bicicleta, nadar en el mar o en la piscina; o acudir a tu centro deportivo y seguir un entrenamiento guiado pueden parecer lo mismo al ofrecer beneficios a nuestra salud y repercutir en el estado de nuestro cuerpo. Todo es cuestión, tal y como nos cuentan los especialistas de Reto 48 de adaptar la forma en la que entrenamos en función del lugar elegido. Si lo hacemos, obtendremos resultados independientemente de si es en exteriores o en interior.

Ventajas e inconvenientes en ambos casos

Todo depende, por supuesto, de una elección personal, pero tal y como nos explica la entrenadora personal Ana Ginto (@anitaginto), hay ventajas e inconvenientes en ambos casos. Y nos pone ejemplos concretos. "Si entrenas en interior, es evidente que la climatología no te va a afectar tanto, pero por ejemplo para deportes como la carrera, se ve limitado al uso de la cinta", nos cuenta, añadiendo que es más fácil en cuanto a esfuerzo correr en interior. Pero es que, además, en el exterior nos sentimos más seguros con respecto a la COVID-19, y a nivel mental, muchas personas se benefician de entrenar en un entorno más amplio. 

"Si eliges un buen terreno, como el césped, puedes realizar ejercicios con menos impacto, comparado con dar saltos en la tarima del gimnasio, mientras haces zumba u otra clase colectiva. Puedes usar elementos del medio urbano si no vas al gimnasio para hacer fuerza con tu propio cuerpo, aunque el inconveniente es que es más complicado cuantificar la carga, saber cuánto peso estás cogiendo. En cambio, si haces máquinas, el movimiento va a estar más guiado y vas a ser más consciente de cuánto peso estás cogiendo y de cómo progresas", nos cuenta la entrenadora personal.

Lee también: Ejercicios al aire libre que te ayudan a perder peso y quemar calorías

Entrenar al aire libre

Como decíamos, entrenar al aire libre tiene múltiples beneficios. Tal y como nos cuentan los expertos de Reto 48, nos da la luz, el aire y estamos en contacto con un entorno natural, por ejemplo aprovechando los parques. Todo ello, en opinión de los expertos del centro, provoca en nosotros beneficios metabólicos como la síntesis de vitamina D gracias al sol, la bajada de la presión arterial gracias al relax que nos infunde la naturaleza y la mejora de nuestra coordinación y equilibrio a la que obligan los entornos irregulares. No hay duda de que la calle nos ofrece muchas opciones de entrenamiento y todo es cuestión de saber maximizarlas. Eso sí, es importante cambiar de localización para variar y amenizar cada entrenamiento y, sobre todo, protegernos adecuadamente e hidratarnos, evitando las horas más calurosas del día.

Hay muchas personas que recurren al ejercicio al aire libre como complemento a sus rutinas habituales de entrenamiento. Pero desde el centro nos resumen también algunos posibles inconvenientes que tenemos que tener en cuenta:

  • Exceso o defecto de entrenamiento: Los entrenamientos al aire libre por nuestra cuenta con frecuencia pecan en exceso o defecto, del tiempo que invertimos en los mismos, algo que puede tener un impacto negativo para nosotros.
  • Factores exteriores: En la calle hace sol, aire, puede hacer mucho frío o demasiado calor. Son factores que tenemos que tener muy en cuenta. Un ejemplo: el entrenamiento en exteriores puede favorecer que las radiaciones UV, incluso protegiéndonos, agreda nuestra piel con todos los inconvenientes para la misma que esto le supone. Y de igual manera, el frio o el calor extremo, los cuales no percibimos de la misma manera al aumentar la temperatura corporal debida al entrenamiento, pueden hacer que no los valoremos debidamente, favoreciendo lipotimias o golpes de frío.

Por eso, recomiendan un entrenamiento exterior, pero guiado, por lo que si lo tuyo es entrenar al aire libre, puedes hacerlo sin renunciar a los puntos fuertes de un entrenamiento profesional.

Lee también: Estos son los errores que puedes cometer al retomar la rutina en el gimnasio

Entrenar en interior

Sin duda, uno de los aspectos más positivos de entrenar en interior es la opción de poder seguir una rutina guiada, bien en el gimnasio o bien en nuestra casa, gracias a las nuevas tecnologías. Así, podemos aprovechar los siguientes beneficios:

  • Efectividad: Entrenar en el interior nos permite concentrarnos más, pues se eliminan todos los agresores externos de un plumazo. Hay que tener en cuenta que en muchos centros regulan y filtran el aire de su interior, mejorando y estabilizando nuestra temperatura y permitiéndonos respirar más y mejor, factor determinante para mantener la resistencia durante el entrenamiento.
  • Guiado: Tenemos la opción de contar con entrenadores personales y coaches que acompañan el entrenamiento, optimizando de esta forma el tiempo empleado y los ejercicios que realizamos de forma correcta, por lo que los resultados siempre son los mejores.
  • Personalizado: Una cosa es entrenar solo y otra, de manera personalizada. Lo ideal es conseguir una rutina de entrenamiento personalizada, que se adapte a nuestras necesidades particulares, ya que no hay otra forma de conseguir los resultados que queremos, los que sabemos que podemos conseguir, pero que el entrenamiento auto dictado puede no ofrecer.

Lee también: Volver al gimnasio, una forma de recuperar la sensación de normalidad y reforzar la autoestima

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie