mujer rascando su piel

¿Notas que tu piel pica más en los meses de verano?

Es un problema que puede incrementarse en los meses de calor, por lo que hay que buscar soluciones para tratar de aliviar este incómodo síntoma.

por Pilar Hernán

Si padeces picor en tu piel, seguro que sabes que en verano, este problema puede empeorar, lo que, sin duda, tiene una influencia negativa en la calidad de vida. Por eso, en estos meses, que son especialmente complicados, hay que tratar de buscar soluciones para intentar mitigar esos picores. “Debido a que el picor o el prurito suele presentarse en una piel irritada o que padece alguna patología como la dermatitis atópica o la xerosis (piel muy seca y deshidratada), que cursan con una inflamación subcutánea y un alto grado de deshidratación, este tipo de pieles puede sufrir este síntoma los meses de verano con mayor frecuencia”, nos detalla Iván Lorenzo, director científico del Laboratorio Olyan Farma, que añade que hay que tener en cuenta que una piel sensible o sensibilizada por cursar con alguna patología sufre más por acción de la radiación UV, si nos excedemos en la exposición solar e incluso si pasamos demasiado tiempo a remojo en la playa o en la piscina, ya que debilitamos la barrera cutánea natural, lo que puede ocasionar esa irritación y a su vez producir picor.

Lee también: Enfermedades de la piel que mejoran con la llegada del calor

Causas que hacen que aumente el picor

Tal y como nos anticipaba el experto, en esta época y debido al calor extremo, es más normal que la piel se irrite, esto es debido al sol, al sudor, al cloro de la piscina o la arena de la playa entre otros motivos. Las causas por las que puede picar la piel en verano son múltiples, puede ser por tener la piel seca, reactiva, padecer algún tipo de dermatitis como la atópica o producirse por picaduras de insectos y reacciones alérgicas de distinto tipo, bien producidas por la radiación solar u otros motivos. El picor se incrementa con la sudoración, por acciones indirectas que resecan la dermis como los cambios bruscos de temperatura. “Hay que tener muy en cuenta que, tras los baños en la playa o en la piscina, es necesario ducharse con agua dulce. Las pieles irritadas pueden ver incrementado el picor con el cloro o el salitre y deben evitar en lo posible rascarse, pues este acto incrementa más la irritación de la piel y produce una sensación aún mayor de picor”, nos cuenta. “Lo normal es que esto les suceda a las personas que cursan con piel sensible, como niños y bebés o con alguna patología dermatológica como la dermatitis atópica. Esta irritación en la piel no solo presentara la típica rojez, sino que también puede cursar con inflamación, sequedad y, sobre todo, picor”, detalla.

Lee también: Seca, grasa, sensible... ¿qué conviene comer según tu tipo de piel?

Así debes cuidar tu piel

Nos planteamos cuál debe ser el protocolo de cuidados de una persona con problemas de picor en la piel. “La rutina durante estos meses va a ser algo fundamental para controlar este tipo de pieles, pero sobre todo lo más importante es saber qué tipo de productos debemos utilizar”, nos explica el experto, que matiza que siempre deben ser productos específicos y enfocados a calmar las irritaciones y la sequedad epitelial, que son las responsables de generar ese picor. “Por eso, productos que contengan azulenos, ectoína, extracto de miel pura o ácido glicirretico van a ayudar a reparar y calmar la piel por tener propiedades antiirritantes, así como urea o ácido hialurónico para mejorar la hidratación de la piel”, explica el portavoz de los laboratorios. 

Lee también: Remedios caseros contra la piel seca

Cambio de hábitos

¿Deberían cambiar sus hábitos de higiene en estos meses de más calor las personas que sufren picores, así como los productos que utilizan? “En principio, si están realizando un mantenimiento de su piel con los productos adecuados para mantener una hidratación correcta y con los ingredientes específicos no deberían cambiar su pauta, pero las vacaciones pueden conllevar traslados a otras residencias, viajes a hoteles y otros lugares, lo que nos puede hacer olvidarnos de nuestros cuidados personales”, comenta.

¿Solo las pieles sensibles?

Una duda es si estos cuidados solo deben realizarlos las personas que cursan con una piel sensible. “La respuesta es no, nadie está libre de sufrir una irritación en verano, una de las estaciones donde nuestra piel se puede ver más agredida a causa de la radiación y de la deshidratación que puede provocar el calor extremo, el agua salada y el cloro de las piscinas, por lo que en verano todos debemos extremar el cuidado de nuestra piel para evitar problemas futuros. ¿Cómo? Con una terapia hidratante y evitando utilizar productos con detergentes muy agresivos, perfumes, alcohol o mucha concentración de ácidos en nuestros cosméticos sin aplicar posteriormente un hidratante”, cuenta el experto.  “Principalmente, debemos empezar a cuidar la piel realizando ciertos hábitos como: evitar llevar mucho tiempo ropa mojada o húmeda, enjuagarse con agua dulce después de estar en la playa o en la piscina para eliminar el cloro, la sal, la arena que podamos y, al mismo tiempo, no pasar mucho tiempo seguido dentro del agua. Por otro lado, al hacer tanto calor, el uso del aire acondicionado ya sea en establecimientos o en casa, también puede perjudicar a este tipo de pieles al aumentar su deshidratación. Y, por último, pero no menos importante, el uso del factor solar es absolutamente necesario para evitar irritaciones inducidas por la incidencia de la radiación solar”, añade.

Lee también: Guía para un uso saludable del aire acondicionado en los meses de verano

Remedios caseros para los picores

No son pocas las ocasiones en las que recurrimos a la ayuda de remedios caseros que nos echen una mano para aliviar problemas de la piel, y también sucede en el caso de los picores. “Existen y llevan utilizándose durante mucho tiempo, como por ejemplo el vinagre de manzana. El vinagre es ácido acético y ayuda a regular el pH de la piel, disminuyendo molestias como el escozor y el ardor que se produce después de una quemadura solar, actuando como desinfectante natural, lo que previene de posibles infecciones que puede generar el rascado continuo. Existen otros, como el aloe vera, pero la concentración del activo debe ser la correcta y no sirve aplicarlo de cualquier manera, por eso recomendamos siempre utilizar cremas y geles específicos para el problema que presenta cada tipo de piel, siendo necesario acudir al dermatólogo en los casos de necesidad o a pedir consejo a la farmacia, donde podrán consultar y recibir explicación a su problema por parte de un profesional cualificado que le recomendara el mejor producto para el cuidado de su dolencia”, concluye el experto.

Lee también: Aloe vera: la planta que te cuida por fuera y por dentro

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie