chica-ropa-espejo

Test de personalidad

Cómo superar el síndrome de la crisis de aceptación

Se da en mujeres de mediana edad y la pandemia lo ha empeorado. Los expertos te dan las claves para reconocerlo y para aprender a quererte más, algo que te aportará mayor bienestar

por Nuria Safont

La crisis de aceptación es un síndrome cada vez más común en mujeres de entre 40 y 65 años, una experiencia vital que se añade, este año, al estrés y la angustia provocada por la COVID-19. Los expertos, de hecho, advierten de que cada vez más personas acuden a terapia para tratar este problema. Verónica Rodríguez Orellana, psicóloga y directora de Coaching Club explica que "uno de los efectos de la pandemia tiene que ver con la apariencia física". La experta señala que el impacto delen los cuerpos que ha generado este año, así como el distanciamiento social ha generado en muchas mujeres de mediana edad una crisis de aceptación. ¿Lo sufres? Averígualo respondiendo a las preguntas de este test de personalidad.

Así está cambiando nuestra autoestima por los 'selfies'

Síntomas de la crisis de aceptación y baja autoestima

Existen algunas características que definen a una persona que sufre una crisis de aceptación y baja autoestima. Si contestas afirmativamente a tres o más preguntas deberías adoptar medidas que sirvieran para que incrementarla y mejorar tu calidad de vida. Debes recordar, sin embargo, que este test es tan solo orientativo y carece de valor diagnóstico.

  1. ¿Te cuesta emprender un proyecto o te rindes a la primera? 
  2. ¿Sientes tanto miedo al fracaso que te cuesta decidirte? 
  3. ¿Tiendes a desconfiar de los demás aunque no tengas motivos?
  4. ¿Preguntas constantemente a los demás para obtener su aprobación? 
  5. ¿Te preocupan tanto las opiniones de los demás que condicionan tu vida? 
  6.  ¿Sueles compararte y pensar que los demás siempre lo hacen mejor que tú? 
  7.  ¿Sientes celos infundados? 
  8. ¿Te cuesta manifestar tu opinión?  
  9. ¿Alguna vez sientes que nadie te quiere? 
  10. ¿Crees que eres una persona con mucha dependencia afectiva? 
  11.  Ante un fracaso amoroso o una pelea con tus amigos, ¿piensas siempre que la culpa es tuya?

Así nos ayuda la música a mejorar nuestra autoestima

Aceleración de los ciclos personales

La crisis de aceptación es un síndrome que durante el último año se ha multiplicado por 10 en este perfil de mujeres que ven cómo la pandemia ha acelerado algunos ciclos personales que tienen que ver tanto con la apariencia física, el paso de la edad, el cambio de ciclo, el crecimiento de los hijos o incluso de los padres expuestos a más riesgos de la vida como el coronavirus.

"Ha crecido el número de mujeres que acuden a terapia porque no soportan la carga y el peso cultural de no tener pareja o no haber sido madre", indica la psicóloga, que aconseja trabajar en que la vida vale la pena más allá de si estás o no con un hombre al lado o si decides o no tener hijos. Para ello, la experta en psicología recomienda trabajar la aceptación, que no es lo mismo que resignarse, para vivir con normalidad aquellas cosas que conforman la realidad psicosocial. 

"Se promueve la autoestima independientemente de la estatura, el peso, el tipo de pelo o si se ha decidido depilarse o no. Se promueve el autoapoyo en aquellas decisiones que la mujer ha tomado que no van en sintonía con los mandatos culturales. Y,  sobre todo, se promueve la aceptación de la forma de vivir como un mecanismo que potencia el cambio, un concepto que se debe transmitir a futuras generaciones para que las chicas puedan liberarse de la presión o de estar encorsetadas en unas cifras o unos convencionalismos que pueden condicionar su vida. 

El deporte puede ayudarte a mejorar tu autoestima

Body Positive, la respuesta de las mujeres jóvenes a este síndrome

Uno de los fenómenos que ha detectado Verónica Rodriguez como una respuesta a esta crisis de aceptación es el denominado como movimiento "Body Positive" que defiende que cualquier cuerpo es bonito independientemente de su tamaño, su forma, su color de piel, etc.

Este movimiento promueve todo tipo de emociones positivas e intenta desarrollar la autoestima y la autoimagen. Enseña a querernos por dentro y a aceptar nuestros defectos. 

Cuando tenemos la autoestima baja nos sentimos menos que los demás, podemos estar desmotivados, evitamos hacer cosas, no nos sentimos atractivos, evitamos tener relaciones sociales, somos perfeccionistas, etc. Todo esto hace que nuestra vida no sea plenamente satisfactoria. "Aunque es un movimiento que ha comenzado a asentarse especialmente entre los jóvenes, especialmente en el perfil femenino, cada vez cobra mayor auge entre las mujeres de mediana edad", explica la directora de Coaching Club.

Tener un perro puede ayudar a tu autoestima

Claves para quererte más 

Si bien movimientos como estos pueden ayudar a muchas personas a quererse, para otras puede resultar más difícil. Aída Rubio, psicóloga de Therapychat te da estos consejos para ayudarte: 

Hazte preguntas, conócete mejor: no pases por encima de las situaciones que te afectan, no te evites a ti mismo. Dedica tiempo a reflexionar en paz haciéndote preguntas como:

  •  ¿Qué siento? ¿Y por qué?
  • ¿Qué es lo que quiero? ¿Qué es lo que necesito?
  • ¿Cuáles son mis miedos? ¿De dónde vienen? ¿Los estoy afrontando?
  •  ¿Me quiero? ¿En qué ocasiones sí? ¿Cuándo no?
  • ¿Dejo que esto afecte a mi relación con los demás? Etc.

Si te cuesta mantener la atención, te puede ayudar ponerte frente a un espejo mientras respondes estas preguntas, tratando de evitar, eso sí, los juicios negativos sobre ti mismo.

Pasa tiempo de calidad contigo misma: seguramente pasas tiempo a solas pero este tiempo no es siempre positivo para tu relación contigo mismo. Estar tirado en el sofá haciendo zapping no está mal, pero dedicar un tiempo para descubrir lo que te apetece hacer, lo que disfrutas y lo que hace que tu tiempo pase volando, es mucho más nutritivo para tu autoestima. Pasar tiempo contigo te ayudará a cuidarte y mimarte, y a conectar con tus intereses.

Sé amable contigo misma: piensa en algo crítico que te haya sucedido hace poco, algo que te hizo sentir culpable o fracasado o mal contigo. Si le hubiera sucedido a un amigo, ¿habrías hecho leña del árbol caído? ¿le habrías llevado a mantener su sensación de malestar consigo? ¿O hubieras utilizado palabras amables que le animaran a continuar y mejorar? ¿o incluso a perdonarse o hacerles ver lo equivocados que están evaluándose de manera tan negativa? Hazte consciente de lo diferente que tratas a los demás y a ti, y cambia la forma en que te diriges a ti mismo.

Estate dispuesta a cambiar: analiza en qué difiere tu situación actual y quién eres a día de hoy, de tu yo ideal. Mirar a otro lado o no hacer nada es cómodo, pero no ayuda a conectar con lo que te importa y valoras y, por tanto, a crecer. Para quererse hay que aceptarse pero también estar dispuesto a mejorar. Si tienes claro el lugar hacia el que quieres dirigirte, plantéate pequeños cambios que te aproximen a tu meta. No esperes cambios bruscos y grandes. Te sorprenderás al saber que se ha comprobado que la autoestima no depende tanto del resultado como de haberlo intentado. Así que la moraleja es que te abras a experiencias, afrontes retos y simplemente haz, con miedo, pero hazlo.

Busca y encuentra tus puntos fuertes: una última reflexión te ayudará a valorarte y sacarte más partido: ¿Cuáles son mis capacidades? ¿En qué me considero bueno? ¿Qué virtudes sustentan estas capacidades? Te puede ayudar recordar qué cualidades te han elogiado las personas de tu entorno, así como recordar los logros que has tenido en tu vida y qué habilidades tuviste que mostrar para ello.

Haz otros test de personalidad: 

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie