Chica relajada

Descubre si te has vuelto una persona más solitaria con este test

Las primeras semanas de confinamiento, las restricciones, el teletrabajo... la pandemia nos ha obligado a un aislamiento y a una soledad que puede afectar a tu salud. ¿Es tu caso?

por Nuria Safont

No es lo mismo ser una persona que disfruta de la soledad o tener una personalidad solitaria. Tampoco se vive igual el aislamiento obligado que el buscado ni si te has visto forzada a vivir en soledad. Hay personas que siempre han tendido a buscar esos momentos de soledad. Y otras los detestan y se inventan cualquier excusa para interactuar con familiares, amigos o vecinos si es que tienen que estar solas. ¿Y a ti? ¿Te gusta la soledad o le tienes miedo? Para averiguarlo, puedes realizar este test de personalidad que determinará si tienes una eres una personalidad solitaria o cómo te afecta la soledad. 

Psicología: estos son los diferentes tipos de soledad que existen

Test de personalidad ¿cómo te afecta la soledad?

 
 

Test de personalidad: averigua si tienes ansiedad

¿Qué es la soledad?

Tal y como indica la palabra, la soledad es un sentimiento, muy común cuando una persona se siente triste, cuando tiene la percepción de aislamiento social, o bien cuando una persona carece de apoyo social durante un periodo de tiempo determinado. Esta sensación se convierte en algo patológico cuando se presenta con una intensidad elevada y desproporcionada en relación a la situación, cuando se presenta con mucha frecuencia, o cuando la realidad es muy diferente a la percepción que está experimentando la persona. A menudo sucede que esta sensación es una consecuencia de un estado emocional, como es la tristeza, y la percepción está distorsionada. Otras veces, podemos tener dificultades en las relaciones, y no hemos conseguido ese apoyo social que todos necesitamos, como seres humanos, gregarios, sociales por naturaleza, explica la psicóloga Laura Raya de Mundopsicologos.com

Por otro lado, hay quien busca la soledad y otras personas huyen de ella, ¿a que se debe esta diferencia de comportamientos? Como continúa la experta, "la complejidad del funcionamiento cerebral, en el que cuenta nuestra personalidad, y experiencias previas, nos lleva a buscar la soledad o huir de ella. Algunas personas, y por su personalidad, tienen más tendencia a buscar experiencias sociales, otras a buscar más momentos de soledad, de “estar con uno mismo”, o “sociabilizarse con uno mismo”. Me gusta mucho pensar en nosotros mismos como una relación más, como alguien con quien sociabilizarnos. De hecho, pienso que es la relación que mejor debemos cuidar, o mejor debemos aprender a cuidar, ya que de ello depende en gran parte nuestro bienestar", afirma la experta. 

Aunque este disfrute de la soledad es un concepto poco cercano a algunas personas, sigue Raya. De hecho, es frecuente a que tengan miedo a estar solas, o que no han aprendido a disfrutar de ello, que no saben qué hacer cuando están solas, o no lo disfrutan, o al estar solas conectan más con un “yo mismo que no apruebo o no me gusta”, y se dedican a buscar la compañía de forma “desesperada”, huyendo de las sensaciones que les genera, o bien dedican mucho tiempo a relaciones o actividades en las que “se sienten acompañadas”, aunque no sean lo suficientemente satisfactoria. 

Test de personalidad para averiguar por qué te cuesta empatizar

'Tips' para que el aislamiento no te afecte si teletrabajas 

La pandemia ha traído el teletrabajo y con este, llegaron multitud de ventajas, pero también riesgos que hay que prevenir a nivel psicológico. Está en nuestra mano contrarrestar el potencial aislador del teletrabajo. Quizá te sientas muy feliz si estás teletrabajando. Sin embargo, a algunas personas les cuesta más esta modalidad laboral. Si es tu caso, sigue los consejos que te dan los expertos de iFeel.

Visión ecuánime. Compara, teniendo en cuenta lo bueno y lo malo de ambas situaciones y pon el foco en las ventajas del teletrabajo porque eso es lo que va a tener un impacto favorable en nuestra actitud hacia la tarea y hacia las interacciones con los compañeros, y también en nuestro estado de ánimo. Por ejemplo, el tiempo que ahorras para poder dedicarlo a tus cosas. Pero considera esta ventaja en términos de salud física y mental. 

Céntrate en el presente. La vieja normalidad quedó atrás. No sabemos si volverá o si lo hará de manera diferente. Así como si la modalidad de teletrabajo será la que se impondrá. Por eso, debes poner el foco en el momento actual. Hay que recordar que ni el pasado ni el futuro son perfectos y que también este momento pasará, con todo lo que tiene de bueno y todo lo que tiene de malo.

Valorar nuevos aprendizajes. Descubrir una nueva manera de relacionarse con el trabajo pero también una nueva manera de habitar la casa, de consumir, de distribuir el tiempo, de enfocar las relaciones. No edulcorar los inconvenientes que te puede traer el teletrabajo, y sí fijarnos en sus aportaciones. 

Visión panóramica. Aunque la pandemia no ha acabado y seguimos viviendo una realidad muy distinta a la que vivíamos antes de que irrumpiera el coronavirus, Pero también es diferente a lo acontecido al inicio del estado de alarma. Y hoy quizá puedas ir a al oficina o puedas realizar algunas actividades que antes no podías. Todo avanza despacio, pero hay que mirar en global y ver los progresos. 

Test de personalidad: averigua si sufres dependencia emocional

El aislamiento es una experiencia subjetiva. No es lo mismo estar aislado por una causa justificada y temporalmente, que sentirse aislado y excluido. El teletrabajo es una circunstancia que puede promover ese aislamiento, es decir, esa experiencia emocional de no estar integrado y permanecer al margen de una estructura de relaciones interpersonales. Sin embargo, no es determinante: no estamos destinados al aislamiento solo por no ir a la oficina y quedarnos en casa. Podríamos ir a la oficina y sentirnos aislados, es decir, excluidos.

Mantén una buena actitud. Esfuérzate por mantener una comunicación de calidad con tus compañeros de trabajo -aunque tenga que ser a través de los canales de comunicación interna de la empresa-. Pon afecto en las interacciones pero, sobre todo, en las relaciones. Implícate, pregunta a la gente qué tal está, sé amable cuando chatees, escribas mails o mantengas videoconferencias.

Aprovecha el tiempo libre. Haz cosas que te gusten en tu ocio, pero intenta que se compensatorio. Es decir, si tienes un trabajo que implica pocas interacciones y que te hace estar muy concentrado en ti mismo, no estés en el mismo modo cuando dejes de trabajar. Queda con gente, pasa tiempo al aire libre, mantén interacciones cara a cara, con distancia de seguridad.

Test de personalidad: ¿Sabes si tienes el síndrome de Wendy?

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie