masaje facial con cucharas

El masaje facial con dos cucharas para tonificar tu piel (y que se ha hecho viral)

Ayuda a estimular el riego sanguíneo, dando lugar a una mayor nutrición y oxigenación de todos los tejidos, así como el drenaje del sistema linfático de escote, cuello y rostro

por hola.com

El poder y la influencia de las redes sociales es innegable. Vivimos en una época en la que cuando algo se hace viral, su dimensión se magnifica, y hablamos incluso de determinados tratamientos, tablas de ejercicios o sugerencias nutricionales, que se convierten en populares gracias a que son compartidos en estas plataformas. Una de las últimas que ha batido récords es un automasaje facial realizado con la ayuda de dos cucharas que ha conseguido más de 101k de visualizaciones, y que tiene como objetivo ayudarnos a conseguir una piel más tonificada y radiante. La creadora de este Reels es Yvette Pons, terapeuta y facialista con más de 30 años en el sector de la estética y la salud, directora del Institut que lleva su nombre y gran amante de las terapias manuales para tratar el envejecimiento, la salud, la belleza, la relajación, la energía y el bienestar general.

Lee también: Los ejercicios de yoga facial que necesitas para parecer más joven

¿Qué conseguimos con este masaje?

Uno de los objetivos principales de este masaje que propone es trabajar las fascias, un tejido conectivo, presentes en todo nuestro rostro y cuerpo, que protegen y recubren las estructuras internas, como los músculos, para ayudarles en su movilidad y protegerlos para que no se rocen entre ellos. Y es que no podemos olvidar que las fascias, debido a factores como la edad, la postura corporal, las tensiones o el estrés, en muchos casos, se tensan y acortan, y esto repercute en un mal drenaje de las toxinas, acumulando más acidez. Es ahí donde entra en juego este masaje viral para el que solo necesitas la ayuda de dos cucharas soperas frías (puestas previamente en la nevera o congelador) y un sérum o aceite vegetal (oliva, coco, girasol). Lo que consigues es relajar las fascias, haciendo un masaje más superficial y suave. Una de las claves es que conseguimos estimular el riego sanguíneo, dando lugar a una mayor nutrición y oxigenación de todos los tejidos, así como el drenaje del sistema linfático de escote, cuello y rostro. Ese es su principal beneficio, pero hay más, entre los que los expertos destacan los siguientes:

• Tonificar la piel.

• Ayudar a remodelar el óvalo facial.

• Elevar los pómulos y las cejas.

• Mejorar la zona complicada del doble mentón.

• Suavizar el surco nasogeniano y las comisuras de la boca.

• Drenar el sistema linfático.

• Activar la oxigenación y la luminosidad de la piel

Lee también: Tu cara también necesita un 'entrenador personal'

El masaje, paso a paso

  • Así, con ambas cucharas en la mano, tienes que empezar a realizar un masaje ascendente por ambos lados del cuello, en dirección hacia la parte baja de la mandíbula.
  • Después, mantienes una cuchara presionando el pómulo izquierdo, mientras con la otra, realizas un círculo alrededor de las comisuras de la boca. Hay que repetir después alternando las manos.
  • Después hay que trabajar con ambas cucharas la zona de los pómulos, hacia las orejas, para descender de nuevo por ambos lados del cuello.
  • A continuación, toca trabajar los dos lados de la nariz, extendiendo el movimiento hacia las sienes.
  • El siguiente paso es trazar la línea, primero, del párpado inferior, y posteriormente del superior.
  • Para finalizar se marcan ambos lados de la frente con las cucharas, y se desciende por ambos lados del rostro hacia la parte baja del cuello, donde finalizamos el masaje.

Lo ideal es realizar 3 veces cada movimiento para un masaje completo, y la duración es de entre 5 y 7 minutos, dependiendo, claro está, de la velocidad. Ten en cuenta que es un masaje sin contraindicaciones, por lo que lo ideal es realizarlo a diario, para relajar la musculatura y evitar las contracciones diarias causantes del descolgamiento. Pero sabemos que no siempre se tiene tiempo, con las prisas del día a día, por lo que, si es tu caso, puede realizarse de 2 a 3 veces por semana para disfrutar de sus beneficios, a cualquier hora del día, debido a su sencillez.

Lee también: Recupera tu equilibrio interno gracias al shiatsu

Claves para sacarle partido

Eso sí, ten en cuenta que no hay que aplicar exceso de producto, porque si no las cucharas resbalarán demasiado, y también ten en cuenta que es importante limpiar la piel antes de aplicar el producto. Para sacar partido al masaje, tienes que apoyar las cucharitas siempre por la zona más cóncava. Y pon especial cuidado en los puntos linfáticos de los párpados inferiores, pues hay que trabajarlos con suavidad, sin demasiada presión. Mientras, al masajear los párpados superiores, hacerlo siempre sobre el hueso superciliar, donde se encuentran las cejas, nunca encima de las zonas blandas de los párpados.

Activa las alertas de ¡HOLA! y entérate de todo antes que nadie